Chevron-Texaco llega a México con Fullgas

La segunda mayor petrolera de Estados Unidos evalúa en cuáles estaciones de servicio permitirá la utilización de su marca a la distribuidora mexicana.
Sebastián Figueroa, presidente de Fullgas.
Sebastián Figueroa, presidente de Fullgas, dijo que los impuestos complican un menor precio en las gasolinas. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

Chevron, una de las petroleras más grandes del mundo y la segunda de Estados Unidos, llegará con su filial Texaco a las gasolineras de México en el segundo trimestre de 2017, mediante la cadena mexicana Fullgas.

Sebastián Figueroa, presidente y director de Fullgas, dijo que el próximo año Chevron habrá de determinar cuáles de las 60 estaciones de servicios (50 en operación y 10 en construcción) con las que cuenta van a operar bajo la marca Texaco.

Fullgas ya opera en Guatemala y Honduras con la franquicia estadunidense en 30 estaciones. Bajo la franquicia extranjera utilizará la imagen de Texaco y vendiendo sus combustibles.

“Estamos en la parte de contratos, se está aterrizando, hay muchos valores, como el tipo de cambio, que está jugando un poco en contra; estas empresas tienen contabilidades estadunidenses”.

El costo de la franquicia es similar a la de Pemex, de alrededor de un millón de dólares. A la fecha hay gasolineras nacionales que ya operan con su propia marca, como Hidrosina, La Gas y Oxxo Gas; además, la estadunidense Gulf también está en proceso de entrar al mercado mexicano.

“Lo que el consumidor quiere, y justamente por eso la toma de decisiones de trabajar con Chevron-Texaco, es tener de dónde probar y conocer otras ofertas, experimentar con nuevas calidades de producto y nuevas tecnologías”, explicó Jesús Montoya, director de operaciones de Fullgas.

Fullgas tiene presencia en Yucatán, Quintana Roo y Campeche; el próximo año empezará a operar una gasolinera en el Estado de México.

Figueroa dijo que sería ideal tener todas sus estaciones de servicio con la franquicia Chevron-Texaco, pero será ésta la que evalúe y decida.

Sin embargo, no está cerrada a trabajar con otras franquicias, pero dependerá de las condiciones que ofrezcan en precio, tecnología y suministro.

El plan es abrir 10 gasolineras al año; otras entidades atractivas son Baja California y Nuevo León. Para Centroamérica la firma prevé abrir de tres a cinco estaciones anuales.

Respecto a la aprobación, por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados de la liberación de los precios de la gasolina para 2017, dijo que aunque esto sea posible es difícil bajarlos, por el factor impuestos.

“El país tiene un impuesto especial, ese IEPS es 50 por ciento del precio del combustible; tú puedes bajar la oferta de curva o demanda de los precios internacionales, llega el precio barato del refinado, pero llega a México y te cobran ese impuesto”, comentó.

Confió en que es un tema que los legisladores están tomando en cuenta, por lo que hay que tener paciencia para saber qué pasará con los precios una vez que sean liberados.

PREOCUPAN LAS REFINERÍAS

Debido a la falta de recursos en Pemex, la capacidad de procesamiento de crudo en sus seis refinerías ha caído drásticamente.

La Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (Untypp), aseguró que el Sistema Nacional de Refinación opera a 66.9 por ciento de su capacidad, el más bajo en lo que va del sexenio.

En el Diagnóstico de la industria de petrolíferos en México, elaborado por la Secretaría de Energía, consta que la capacidad de procesamiento de las seis refinerías es de un millón 615 mil barriles diarios.

Los último datos de Pemex indican que en julio y agosto el procesamiento de crudo bajó del millón de barriles diarios a 928 mil 991 y 848.611, respectivamente; es decir, en agosto se operaba a 52 por ciento de capacidad.

El secretario de la Untypp, Moisés Salmerón, dijo que se está dejando de procesar el equivalente a casi dos refinerías, por lo que la importación se ha disparado; datos “extraoficiales” apuntan que en septiembre solo se procesaron 749 mil barriles diarios.

“Las refinerías de Pemex no son chatarra, todas tienen control distribuido y tecnología de vanguardia, tres de ellas acaban de ser reconfiguradas; sin embargo, les falta mantenimiento y no se les ha proporcionado la materia prima suficiente para producir más gasolina y otros destilados”.

Pemex aceptó que el procesamiento ha bajado pero es debido a paros programados preventivos para mantenimiento. Señaló que en breve estarán presentando su plan de negocios donde se incluyen medidas para mejorar la eficiencia operativa de sus refinerías y aumentar la rentabilidad.

Para Silvia Ramos, secretaria de análisis y estudios petroleros de la Untypp, es de suma importancia aumentarle el presupuesto a Pemex para el mantenimiento de toda su infraestructura y para adquirir los insumos necesarios.

Para 2017 se tiene previsto un presupuesto de 391 mil 900 millones de pesos, y Ramos considera que el óptimo sería de 600 mil millones.