¿Alguna vez ha pensado invertir en Cetes?

Antes de comprarlos conozca lo bueno y lo malo de invertir en estos instrumentos de bajo riesgo en el mercado.
El rendimiento de los cetes es de 3.5 por ciento.
El rendimiento de los cetes es de 3.5 por ciento.

Ciudad de México

Los Certificados de la Tesorería (Cetes), son instrumentos de inversión a corto plazo que pueden comprar empresas y personas físicas en cualquier institución bancaria.  

Actualmente comprar estos instrumentos de inversión implica conocer aspectos a favor y en contra, explicó Isaac Velasco, analista económico de banco Ve por Más.

Un aspecto negativo de estos instrumentos de inversión es que actualmente ofrecen un bajo rendimiento anual. Si a esto se le suma que a dicho rendimiento se le descuentan 60 puntos base, el rendimiento es todavía menor.

Esto se puede entender de la siguiente manera: si la tasa de rendimiento del Cete es de 3.50 por ciento, a la hora de descontar esos puntos base, se tiene que el rendimiento real fue de 2.90 por ciento.

En el mercado este rendimiento de 2.90 por ciento es considerado como poco favorable ya que a la hora de compararlo con el índice de inflación de 4.0 por ciento, el rendimiento desaparece al ser menor; es debido a esta razón que en este momento invertir en Cetes no es la mejor opción, explicó.

Sin embargo, también existen aspectos positivos que pueden alentar la inversión en Cetes y es que,  al ser instrumentos respaldados por el gobierno están protegidos contra la volatilidad al ser instrumentos de bajo riesgo.

Entre más riesgo decida correr un inversionista obtendrá mayores rendimientos por su dinero. Pero a mayor riesgo, dijo el analista, significa que el dinero está expuesto a las tendencias de la volatilidad del mercado.  

El analista recomendó a quienes estén interesados en comprar Cetes, hacerlo a corto plazo, a máximo tres meses.

La razón de invertir a corto plazo, explicó, se debe a que el rendimiento de los Cetes está ligado a la tasa de referencia que determina el Banco de México (Banxico), y en cualquier momento el banco puede cambiarla ya sea al alza o bajarla.

Por ejemplo, si una persona decidió, en enero, invertir en Cetes a un plazo de seis meses (hasta junio) recibiendo una tasa de rendimiento de 3.5 por ciento; y en abril el Banco de México aumentara la tasa de referencia a 4.5 por ciento, la inversión de esa persona no será beneficiada al haber firmado un contrato de inversión con una tasas de 3.5 por ciento durante seis meses.