Cervezas estadunidenses cautivan a los británicos

Producción artesanal de ale, el impulso.
Sierra Nevada, en el gusto británico.
Sierra Nevada, en el gusto británico. (Shutterstock)

De acuerdo con su estereotipo, las cervezas estadunidenses son débiles, insípidas y solo para beber cuando ya no hay otra opción.

Sin embargo, las exportaciones de cerveza de EU a Reino Unido se han incrementado 10 veces durante la última década y desde 2002 son altamente apreciadas, de acuerdo con los datos de comercio de EU. La tendencia en parte se debe al aumento de pequeñas cervecerías artesanales que fabrican bebidas con un sabor más fuerte.

Las pequeñas cervecerías que prometen un alivio de las débiles cervezas lager comerciales han pasado del ámbito de los aficionados a tener 15% del valor de mercado en Estados Unidos, de acuerdo con la Brewers Association(Asociación de cerveceros). Ahora existen más de 4 mil 500 cervecerías en Estados Unidos, más del doble que en 2004.

“La escena de la ale artesanal en EU es increíblemente vibrante”, dice Simon Emeny, director ejecutivo de Fuller’s, una cervecera británica. En marzo de este año, la compañía se convirtió en el distribuidor en Reino Unido de Sierra Nevada, el segundo productor de cerveza artesanal más grande de Estados Unidos.

Reino Unido ocupa el tercer lugar de destino de la cerveza artesanal estadunidense, después de Canadá y Suecia.

El Reino Unido tiene su propio y más antiguo movimiento a favor de la cerveza “real ale”, generalmente definida como cerveza que se sigue fermentando en el barril o en la botella.

También se distingue por su sabor fuerte y porque no tiene la efervescencia artificial de las cervezas lager. Camra, el grupo británico que defiende y promociona la ale genuina, deja en claro que gran parte de las cervezas artesanales estadunidenses no cumplen con sus estándares.

Sin embargo, los defensores de los dos tipos de cerveza comparten el mismo desprecio por las cervezas comerciales. “La mayoría de las ale genuinas, entre las cervezas artesanales estadunidenses, que están llegando, literalmente no tienen nada de publicidad que las apoye. Es casi como un movimiento subterráneo”, dice Colin Valentine, presidente de Camra.

El impulso de las cervezas artesanales se ha dado por el cambio en los hábitos de beber. Aunque Reino Unido tiene la reputación de un consumo excesivo de alcohol, el número de personas que dicen que beben frecuentemente ha ido cayendo desde 2005.

Al mismo tiempo, los bebedores se han vuelto más exigentes y dispuestos a pagar más por cervezas premium, de acuerdo con Mintel, una empresa de investigación de mercados.

“Bebe un poco más lento, quizás bebe un poco menos, pero saborea realmente y explora los sabores que estás experimentando”, dice Bob Pease, presidente de la Asociación de Cerveceros.

Cuando empezó a promover las cervezas artesanales estadunidenses a compradores en el extranjero a principio de los 2000, se burlaban de él.

“Ahora no se están riendo”, dice.

 



Kadhim Shubber
De acuerdo con su estereotipo, las cervezas estadunidenses son débiles, insípidas y solo para beber cuando ya no hay otra opción.
Sin embargo, las exportaciones de cerveza de EU a Reino Unido se han incrementado 10 veces durante la última década y desde 2002 son altamente apreciadas, de acuerdo con los datos de comercio de EU. La tendencia en parte se debe al aumento de pequeñas cervecerías artesanales que fabrican bebidas con un sabor más fuerte.
Las pequeñas cervecerías que prometen un alivio de las débiles cervezas lager comerciales han pasado del ámbito de los aficionados a tener 15% del valor de mercado en Estados Unidos, de acuerdo con la Brewers Association (Asociación de cerveceros). Ahora existen más de 4 mil 500 cervecerías en Estados Unidos, más del doble que en 2004.
“La escena de la ale artesanal en EU es increíblemente vibrante”, dice Simon Emeny, director ejecutivo de Fuller’s, una cervecera británica. En marzo de este año, la compañía se convirtió en el distribuidor en Reino Unido de Sierra Nevada, el segundo productor de cerveza artesanal más grande de Estados Unidos.
Reino Unido ocupa el tercer lugar de destino de la cerveza artesanal estadunidense, después de Canadá y Suecia.
El Reino Unido tiene su propio y más antiguo movimiento a favor de la cerveza “real ale”, generalmente definida como cerveza que se sigue fermentando en el barril o en la botella.
También se distingue por su sabor fuerte y porque no tiene la efervescencia artificial de las cervezas lager. Camra, el grupo británico que defiende y promociona la ale genuina, deja en claro que gran parte de las cervezas artesanales estadunidenses no cumplen con sus estándares.
Sin embargo, los defensores de los dos tipos de cerveza comparten el mismo desprecio por las cervezas comerciales. “La mayoría de las ale genuinas, entre las cervezas artesanales estadunidenses, que están llegando, literalmente no tienen nada de publicidad que las apoye. Es casi como un movimiento subterráneo”, dice Colin Valentine, presidente de Camra.
El impulso de las cervezas artesanales se ha dado por el cambio en los hábitos de beber. Aunque Reino Unido tiene la reputación de un consumo excesivo de alcohol, el número de personas que dicen que beben frecuentemente ha ido cayendo desde 2005.
Al mismo tiempo, los bebedores se han vuelto más exigentes y dispuestos a pagar más por cervezas premium, de acuerdo con Mintel, una empresa de investigación de mercados.
“Bebe un poco más lento, quizás bebe un poco menos, pero saborea realmente y explora los sabores que estás experimentando”, dice Bob Pease, presidente de la Asociación de Cerveceros.
Cuando empezó a promover las cervezas artesanales estadunidenses a compradores en el extranjero a principio de los 2000, se burlaban de él.
“Ahora no se están riendo”, dice.