Piden acereros eliminar Certificados de Energía Limpia de Sener

Para el sector acerero, es un incentivo innecesario para mayor uso de combustibles renovables, por lo que pide eliminar dicha figura.
El acero que se fabrica en México es el comercial -el planchón, placa, lámina, varilla y alambrón-, el que sí ha sido afectado por el decremento de precios.
Industria acerera.

Ciudad de México

La industria acerera considera que la compra de Certificados de Energías Limpia (CEL), impuestos por la Secretaría de Energía (Sener) en la Ley de Transición Energética (LTE), es un incentivo innecesario para el mayor uso de renovables, por lo que pide eliminar esa figura.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), Guillermo Voguel, explicó que los CEL causan incertidumbre sobre las inversiones del sector manufacturero, pues éstos pueden causar un encarecimiento de la electricidad, dado que no se aseguran los suficientes proyectos para abastecerlos en los próximos años, y si no se compran las multa tiene un amplio rango.

“El gran problema es la incertidumbre, porque te obligan a comprar Certificados de Energía Limpia cuando tienes fósil, que es la principal fuente de energía en el país; cuando nos metimos a esa discusión nuestra posición fue de apoyo total a las renovables, pero sentimos que debemos tener un equilibrio entre competitividad y medio ambiente; el costo de las renovables es muy atractivo, no necesita un incentivo, solito va entrar porque tiene mucha competitividad”.

Ante eso hay alrededor de 16 empresas que han presentado amparos contra la LTE, de las cuales cuatro son del sector acerero.

“Para nosotros es fundamental tener claridad de cuál es la expectativa de costo de energía, porque nuestras inversiones son muy grandes y las recuperamos en muchos años; entonces, sí queremos tener un análisis que abarque un periodo largo del costo de uno de nuestros principales insumos”, dijo Voguel.

Si el gobierno decide no quitarlos, lo que piden entonces es que ponga un tope “considerable a la multa que van a tener que pagar las empresas en caso de no adquirir estos CEL.

Reiteró que no se necesitan, y la subasta de largo plazo realizada por el gobierno a finales del mes pasado lo demuestra; “es una cuestión de política industrial de dar certeza al inversionista y al mismo tiempo dejar el espacio suficiente para asegurarnos que entren las renovables”.

Es un ordenamiento que obliga a consumir un nivel desproporcionado de energía renovable, misma con la que el país no cuenta y no regula de manera efectiva el valor de los CEL, que se deberán adquirir en caso de no alcanzar los límites de la LTE, lo que impactaría la competitividad de la industria nacional y, por ende, se convertiría en un obstáculo para alcanzar niveles de desarrollo y bienestar similares a los de nuestros socios comerciales, denunció la Cancero.

Desde principios de año la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), comenzaron a prestar el servicio de preparar amparos para las empresas en contra de la LTE.

La estimación de los industriales es que la medida puede encarecer las tarifas eléctricas hasta 15 por ciento.

El vicepresidente del comité de energéticos de la Canacintra y socio director de Lara Navarrete Abogados, Octavio Lara Hernández, mencionó que la LTE determina como obligación que el suministrador adquiera al menos 5 por ciento de energía limpia a través de estos certificados en 2018.

Las empresas tienen que comprarlos aunque no los necesite y de no ser así serán acreedores a multas, y aunque se paguen dichas sanciones esto no los exime de esa obligación.