Casas de cambio, de fiesta por el dólar

El año pasado las entidades autorizadas por la CNBV revirtieron las pérdidas que registraron en 2014; este año se augura mejor.
50 centavos por cada dólar puede ser la ganancia que obtienen las casas de cambio y centros cambiarios en momentos de alta volatilidad.
50 centavos por cada dólar puede ser la ganancia que obtienen las casas de cambio y centros cambiarios en momentos de alta volatilidad. (Mauricio Ledesma)

La fuerte depreciación que acumula el peso frente al dólar producto de la intensa volatilidad de los mercados financieros, tiene preocupados y ocupados a empresas, gobierno y a la población en general, pero entre las sombras y sin hacer mucho ruido se esconden algunos pocos afortunados que ven cómo florece su negocio, entre ellos, las casas de cambio.

Una casa de cambio es una institución financiera que se dedica a comprar, vender o cambiar divisas y, según el último dato de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en el tercer trimestre de 2015 el sector registró una ganancia neta de 41 millones 690 mil pesos, para un acumulado de 78 millones 625 mil pesos en los primeros nueve meses del año, cifra considerable si se toma en cuenta que cerraron 2014 con una pérdida de 8 millones 228 mil pesos.

De hecho, en el cuarto trimestre de 2014 las pérdidas sumaron 18 millones 71 mil pesos, que se vieron amortiguadas por las ganancias de los dos primeros trimestres.

Diversos especialistas consultados, explicaron que en tiempos de turbulencia financiera es posible que la moneda mexicana se deprecie frente a la estadunidense tal y como ha sucedido desde hace algunos meses, esto provoca que la diferencia entre el precio de compra y venta del dólar (spread) aumente, lo que se traduce en un mayor margen de ganancia para las firmas que adquieren dólares para posteriormente venderlos.

El mercado de divisas está fragmentado en casas de cambio y centros cambiarios. La principal diferencia entre ambos es que solo los primeros están regulados y supervisados por la CNBV; además, solo existen nueve instituciones en el mercado mexicano, en contraste, los centros cambiarios son miles en todo el país, pero tienen un límite de operaciones de 10 mil dólares diarios.

El “spread” manda

Rafael Castellot, especialista de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, explicó que una casa de cambio es un intermediario financiero que siempre va buscar obtener dólares al más bajo precio para posteriormente venderlos más caros. Debido a que no cobran comisión, su ganancia depende de la diferencia entre la compra y la venta.

Dependiendo el nivel del tipo de cambio, la brecha entre el precio de un dólar a la compra y a la venta al menudeo, puede ir de los 20 a los 50 centavos.

La Asociación de Instituciones Financieras Autorizadas en Divisas ha expresado que un tipo de cambio elevado es conveniente para toda aquellas instituciones involucradas en el negocio de intercambios de moneda, toda vez que es cuando más amplio queda el spread, lo que les permite obtener mejores ganancias.

De acuerdo con cifras del Banco de México, a inicios de 2015 el tipo de cambio estaba en 14.8 pesos por dólar, mientras que ahora se encuentra en aproximadamente 18.5 pesos, lo que significa que en tan solo un año, el peso ha tenido una depreciación de 25 por ciento.

Algunos especialistas coincidieron en que el actual contexto económico internacional abre mayores oportunidades de crecimiento a los negocios de intercambio de monedas en México, e inclusive consideran que este año obtendrán aún más ganancias que durante 2015, dado que también se espera un aumento en el envío de remesas desde los Estados Unidos, impulsadas por una recuperación de la mayor economía del mundo.

“El mercado se divide en el interbancario y de ventanillas, que es el del público en general; el spread en ventanilla es mayor que el interbancario y en tiempos de turbulencia se hace más grande; hay más riesgo, pero también mayor oportunidad de rendimiento y eso es porque el spread en tiempos de volatilidad se hace más grande”, explicó Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base.

De todos tamaños

Según las cifras de la CNBV, de las nueve casas de cambio que operan en el país, Divisas San Jorge es a la que mejor le ha ido con la volatilidad del mercado, dado que al cierre de septiembre pasado registró una ganancia neta de 19 millones de pesos; muy cerca le sigue Globo Exchangue, que obtuvo una utilidad de 18.1 millones de pesos.

Otras firmas de este sector con jugosas ganancias son B&B, con una ganancia acumulada de 7 millones 600 mil pesos; la casa de cambio Sterling, ganó casi 4 millones 800 mil pesos; Imperial registró una utilidad de 2 millones 300 mil pesos, mientras que Order Express ganó solo 400 mil pesos.

Hubo un par de casas de cambio que pese al entorno no pudieron generar ganancias. Tiber tuvo una pérdida de 7 millones 200 mil pesos y Casa de Cambio única, una de 3 millones 200 mil pesos. Cabe apuntar que Prodira Casa de Cambio estuvo dos años fuera del mercado y acaba de regresar a operar por lo que aún no reporta resultados a la CNBV.

Pese a reconocer que un ambiente volátil beneficia al negocio cambiario, Rafael Castellot advirtió que un peso demasiado depreciado, a la larga puede ser contraproducente para las casas de cambio, toda vez que eso provocaría que las personas reduzcan su compra de dólares por considerarlos caros, mientras que aquellas personas con dólares no querrán venderlos, esperando que su valor siga en aumento.

“Tiene que ver mucho la expectativa del mexicano. Supongamos que una persona quiere cambiar 500 pesos por dólares porque quiere comprar en la frontera, al llegar a la casa de cambio ve que son pocos los dólares que le dan, eso le genera una sensación de disminución, entonces, al no tener esta certidumbre, las casas de cambio comienzan a tener menor demanda de intercambio”, apuntó el catedrático.

Para el especialista de la Universidad La Salle, en el mediano y largo plazo se estabilizará el negocio de las casas de cambio en el país, por lo que aseguró “no ponen en jaque al sistema financiero”, dado que su ganancia está supeditada a la expectativa y por el momento están aprovechando una oportunidad para acrecentar sus respectivos negocios.

Beneficio

La volatilidad internacional ofrece una mayor utilidad en el negocio de intercambios de moneda.

Rentable

Durante épocas de incertidumbre aumenta el spread, el porcentaje de ganancia entre la compra de una moneda y su venta.

Riesgo

La expectativa de que siga aumentando el precio del dólar puede evitar que la gente se acerque a los centros cambiarios.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]