Carstens urge a aplicar la reforma energética

El titular de Banxico dice que hay que hacerlo por el petróleo, por los ingresos que han dejado de llegar y por el impacto en la producción industrial, la minería y el efecto en las exportaciones.
Agustín Cartens exponente principal de la 25 Convención de Aseguradores de México.
Agustín Cartens exponente principal de la 25 Convención de Aseguradores de México. (Octavio Hoyos)

México

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), urgió a implementar la reforma energética porque dijo que aunque la economía sigue creciendo, no lo hace al ritmo esperado.

Al participar en la 25 Convención de Aseguradores de México, el funcionario destacó que el bajo dinamismo económico se explica por la falta de una mejor recuperación en dos rubros: la construcción y la minería.

De la construcción detalló que ya había mostrado una recuperación, pero recayó en los últimos meses; de la minería explicó que lo más relevante es la caída en la plataforma de producción de Pemex y en todas las actividades relacionada con la extracción de crudo.

"Esto claramente indica la urgencia de que se implemente lo antes posible y se instrumente la reforma en el sector petrolero", advirtió el encargado de salvaguardar el valor adquisitivo de la moneda mexicana.

El ex secretario de Hacienda recordó que se han desplomado las exportaciones petroleras del país, como consecuencia de un doble efecto: la caída del precio del petróleo y la disminución de la plataforma de producción de la petrolera mexicana.

"El tema petrolero ha sido muy importante, tanto por los ingresos que ha dejado de percibir el gobierno como por el impacto que tiene en la producción industrial, en la minería y el efecto en las exportaciones", señaló Carstens.

Estos sectores, dijo, son los responsables del crecimiento moderado del país, de ahí la relevancia de materializar las reformas estructurales, las cuales deberían mejorar el comportamiento de la inversión privada.

Un factor externo que también afectó el desempeño de México en los primeros tres meses del año, dijo, es el hecho de que Estados Unidos no creció lo esperado debido al clima y a algunas huelgas que se registraron.

Sobre la inminente alza a las tasas de interés en ese país, destacó que en un inicio habrá una fuerte volatilidad en los mercados financieros; sin embargo, en el mediano y largo plazos será benéfico para México, dado que significará que la nación vecina se ha recuperado.

Con respecto a la inflación, afirmó que mantiene en 3 por ciento su objetivo anual; por ende, si detectan que las expectativas comienzan a deteriorarse actuarán de manera inmediata, con el propósito de preservar la estabilidad de precios y del sistema financiero.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que con la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas se tiene un nuevo marco normativo con el objetivo de crecer y proteger a más familias en todo el país.

Durante la 25 Convención de Aseguradores de México el mandatario dijo que en el país se debe impulsar aún más la cultura de los seguros y de la previsión.

Acompañado por Mario Vela Berrondo, presidente de la AMIS; Recaredo Árias Jiménez, y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, el Ejecutivo destacó que solo 15 por ciento de la población económicamente activa (PEA), ha adquirido un seguro de vida, 8.5 por ciento cuenta con un seguro médico y menos de 5 por ciento de las viviendas se encuentra asegurado.

Pesimismo entre empresarios

El pesimismo entre los empresarios se acentúa, ya que la confianza de los directivos de los sectores manufacturero, construcción y comercio cayó en abril, principalmente en la evaluación de las perspectivas económicas del país y en el momento adecuado para invertir.

De acuerdo con el reporte del Inegi, la confianza empresarial de las manufacturas cayó 3.1 puntos en abril respecto al mismo mes de 2014. Este retroceso es el quinto que se presenta de manera continua y el más alto en 10 meses.

Al interior, los directivos reflejaron una postura negativa en los cinco componentes evaluados, pero en el que se observó una perspectiva más pesimista fue en el rubro que mide si el actual es el momento para realizar inversiones, seguido del relacionado con la situación económica del país en los próximos meses, con caídas anuales de 5.1 y 3.7 puntos, respectivamente.

En el sector manufacturero también se observó que dentro de las expectativas empresariales, los rubros que presentaron una evaluación desfavorable fueron los relacionados con inversiones en planta y equipo, inventarios de productos terminados y precios de venta.

Los empresarios del sector de la construcción sumaron cuatro meses con perspectivas más negativas, pues el índice de confianza retrocedió 4.5 puntos respecto a abril de 2014.

En la construcción, los rubros peor evaluados fueron los que hacen referencia a la situación económica del país, presente y futura, ya que arrojaron disminuciones de 5.8 y 9.2 puntos cada uno de estos componentes.

En abril la confianza en el sector comercio sumó seis meses con disminuciones consecutivas, la mayor incertidumbre se observó en el momento adecuado para realizar inversiones, pues este indicador presentó un retroceso de 13 puntos. (Silvia Rodríguez/México)