Carstens apuesta por las reformas y que EU crezca

El gobernador del Banco de México señaló que el país se encuentra en medio de una transición y que las reformas estructurales ayudarán a distinguirlo de otras economías.
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. (Banxico)

Ciudad de México

Se espera que en 2016 se acentúe la volatilidad internacional, debido a que la economía mundial enfrenta diversas "transiciones", consecuencia de la crisis financiera de 2008, por lo que la recuperación de Estados Unidos y la profundización de las reformas estructurales ayudarán al país a enfrentar choques económicos como la caída de las materias primas, aseguró Agustín Carstens, gobernador del Banco de México en entrevista radiofónica.

Una prueba de la recuperación de la unión americana es el primer aumento de su tasa de interés en diciembre pasado, por lo que se esperan aumentos graduales, conforme se consolide un mejor rendimiento económico.

"Necesitamos esa consolidación en Estados Unidos para que crezca la economía por el lado de las exportaciones, pero también que se consolide la mayor productividad y competitividad, y eso vendrá mediante lo que hagamos en lo interno, y ahí el marco de referencia de las reformas estructurales es importante", señaló.

El gobernador Carstens dijo que para evitar una mayor depreciación del peso, el Banxico aumentó su tasa en línea con la Reserva Federal de EU, además de las subastas de dólares que el banco central realizó en los últimos meses, y adelantó que es probable que sigan subiendo la tasa al mismo ritmo que la Fed.

“La economía más grande del mundo, Estados Unidos, se está recuperando, y es nuestro principal socio comercial. Si va a subir su tasa de interés yo creo que va a ser de manera muy gradual, y eso también debería hacerse, que subamos las tasas gradualmente”, agregó.

Carstens dijo que una de las transiciones en el mundo son las crisis de economías desarrolladas, entre ellas EU, Europa y Japón. En los dos primeros casos sufrieron la peor parte de la debacle de 2008, mientras que el país asiático trata de revitalizar su economía, la cual se ha mantenido estancada por varios años.

“Estados Unidos parece ser que ya levanta la cabeza, va mejor y eso es un buen dato. Pero por otro lado todo este ciclo negativo de la economía mundial ha contaminado a países emergentes y entonces ahora viene la situación compleja en varios, entre ellos Brasil y China”, señaló Carstens.

A escala mundial “no hemos terminado de ingerir la crisis que inicio en 2008, pues seguirá trayendo bajas tasas de crecimiento y bajos precios de mercancías básicas”, advirtió.

Carstens señaló que México se encuentra en medio de esa transición y que las reformas estructurales ayudarán a distinguir al país de otras economías, y también contribuirán a cruzar el periodo de volatilidad internacional.

El gobernador indicó que observa más riesgos externos que internos, ya que México ha logrado consolidar una estabilidad macroeconómica que incluye una inflación controlada por debajo de 3 por ciento anual.

Admitió que 2016 será un año en el que continuará la volatilidad mundial, pero afirmó que México está preparado para enfrentar choques económicos, a diferencia de décadas anteriores.

"Va a ser un mundo dominado por la incertidumbre y que tanto el gobierno como el Banco de México intentarán mitigar esa incertidumbre, con políticas sólidas apropiadas", señaló.

"Nos hemos preparado bien y eso nos debería de ayudar a disminuir sustancialmente las posibilidades de que a nosotros se nos presente una crisis", agregó.

El gobernador insistió en que a pesar de la volatilidad internacional existen factores positivos para México, como la recuperación de Estados Unidos, por lo que prevé que el país marque un avance económico respecto a 2015.