Carstens: estamos preparados ante tormenta externa

El Ejecutivo está obligado a ajustar el presupuesto de 2015 ante el tipo de cambio y la pérdida de ingresos petroleros, advierten senadores.
Si la depreciación del peso contamina la inflación el banco central se ajustará tasa de interés.
Si la depreciación del peso contamina la inflación el banco central se ajustará tasa de interés. (Octavio Hoyos)

México

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, aseguró que el país está bien preparado para enfrentar la tormenta que viene del exterior, al referirse a la volatilidad del peso frente al dólar en el mercado cambiario y a la caída en el precio del petróleo.

México dispone de un nivel récord de reservas, así como de una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional y de otros instrumentos de política adicional como las tasas de interés, agregó Carstens en entrevista con Joaquín López Dóriga para Radio Fórmula.

“Para poder enfrentar esta tormenta que viene del exterior sí estamos bien preparados, aunque tenemos que estar vigilantes”, insistió.

El mecanismo de intervención anunciado el lunes en caso de que el peso perdiera 1.5 por ciento de su valor ante el dólar “funcionó”, dijo, evitando con ello una subasta en caso de una depreciación  adicional de la moneda nacional.

A pesar de que en una de las jornadas cambiarias más observadas en años recientes el peso perdió 0.08 por ciento en su referencia contra el dólar estadunidense, no fue necesario subastar los 200 millones de dólares de las reservas internacionales para garantizar liquidez y evitar la volatilidad en el tipo de cambio.

Carstens, aseveró que el anuncio de intervención y subasta de dólares funcionó como estrategia, pero advirtió que si la depreciación del peso llegara a contaminar la inflación el banco central tendrá que ajustar la tasa de referencia.

En diversas entrevistas radiofónicas, Carstens justificó que usar las reservas internacionales es parte del blindaje financiero que sirve para mitigar los problemas y poner “grava” a la depreciación; es decir, generar una mezcla más sólida. Con ello, se espera que el tipo de cambio no se debilite más, ya que el peso en su opinión está subvaluado, pues su valor real debería estar más fuerte.

“Tanto la secretaría de Hacienda como el Banco de México estamos comprometidos en mantener los fundamentos macroeconómicos sanos, y si esta depreciación empieza a afectar el desempeño de la inflación, pues tendremos que ajustar las tasas de interés”, señaló.

Recordó que, a fin de cuentas, las reservas internacionales “las tenemos”. En este sentido, el indicador supera los 192,718 millones de dólares.

“Es una inversión precisamente para asegurar el mejor comportamiento posible del tipo de cambio y lo que nos ha dado buenos resultados en los últimos 20 años es no empecinarnos en un nivel específico al tipo de cambio”, dijo el funcionario.

Destacó que es oportuno que la autoridad mande señales donde diga que el tipo de cambio ya se depreció demasiado y en forma desordenada; para eso las autoridades “tenemos instrumentos para intervenir en el mercado y meterle cierto orden, tenemos las reservas, también tenemos la línea de crédito flexible del Fondo Monetario que nos acaban de renovar por 70 mil millones de dólares”.

Durante la jornada del martes, el peso siguió debilitándose y se cotizó, según el dato oficial de Banxico, en 14.39 pesos por dólar. En algunas casas de cambio de la Ciudad de México, en el aeropuerto capitalino y en algunas ciudades del norte del país, el billete verde llegó a venderse al público hasta en 14.50 pesos.

La OCDE y la Cepal advirtieron que seguirá la volatilidad internacional, y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, dijo que no solo el peso mexicano se ha debilitado, sino todas las monedas de la región, porque en estos momentos el dólar está ganando terreno.

A pesar de que el peso ha sufrido una depreciación de 10.6 por ciento en lo que va del año, expertos en valores aseguran que la moneda mexicana ha dado la batalla en un contexto global en que el dólar ha cobrado inusitada fuerza.

Según David Oray, especialista en transacciones de DailyFX, un sitio de compraventa de moneda, el  dólar ha avanzado contra casi todas las monedas de economías emergentes y ha recuperado valor ante la libra esterlina, el euro, el dólar canadiense y el yen. Sin embargo, afirma que la moneda de EU ya se acerca a su máximo nivel.

SENADO RESPALDA

El Senado respaldó la medida adoptada por el Banco de México para frenar la caída del peso, aunque legisladores de izquierda advirtieron que el Ejecutivo está obligado a ajustar el presupuesto de 2015 para buscar ahorros por la pérdida de ingresos por la caída en el precio del petróleo.

En entrevista, el presidente del Senado, Miguel Barbosa (PRD), reconoció que la subasta de 200 millones de dólares en el mercado cambiario permitirá estabilizar al peso, que se encontraba subvaluado y sujeto a presiones externas. Sin embargo, el gobierno tiene que ajustar el presupuesto del próximo año.

En ese sentido, vicecoordinadora de la bancada perredista, Dolores Padierna, llamó a no vender el petróleo al precio que se paga en el exterior y mejor refinarlo para vender gasolinas más baratas en el país.

A su vez, el panista y ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo que la subasta de dólares es una medida correcta para impedir que el peso siga depreciándose, sobre todo cuando el fenómeno no es único de México.

Los senadores Raúl Pozos Lanz  y Jesús Casillas, del PRI, confiaron en que esta política del Banco de México permitirá en el corto y mediano plazo estabilizar el tipo de cambio.

DIPUTADOS APLAUDEN MEDIDA

El presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, emplazó a las autoridades hacendarias y económicas a hablar con la verdad y explicar oportunamente la situación financiera para evitar consecuencias mayores, mientras el líder parlamentario del PRI, Manlio Fabio Beltrones, calificó de “rápida y positiva” la decisión de subastar 200 millones de dólares cada día y atajar así la especulación cambiaria.

“Va a ser muy importante que (el Banco de México y la Secretaría de Hacienda) precisen para que nos den confianza a los ciudadanos en general, a los inversionistas: sí es muy importante que con oportunidad la autoridad precise de qué se trata y más vale que nos hablemos con la verdad y no digamos una cosa y esté pasando otra, porque al rato las consecuencias son mayores”, advirtió.

Por separado, Beltrones se declaró seguro de que la economía mexicana tiene salud financiera y, sobre todo, expectativas de crecimiento, gracias a las reformas aprobadas durante los últimos dos años.

Calificó, además, de “rápida y positiva” la decisión del Banco de México de subastar 200 millones de dólares cada día y atajar así la especulación en el mercado cambiario.

“Confío en que los números que tenemos previstos y fueron dados a conocer para el cierre de este año nos hablen con claridad de que teneos una economía muy sólida, políticas públicas sanas y, sobre todo, una perspectiva de crecimiento económico con la reformas estructurales que hemos hecho en los últimos dos años”, puntualizó el sonorense.

El coordinador de los diputados federales del PAN, José Isabel Trejo, sostuvo que la subasta de dólares es la medida correcta en un entorno difícil, por lo cual respaldó las decisiones tomadas por el banco central encabezado por Agustín Carstens.

A contracorriente de sus homólogos del PRI y del PAN, el coordinador panista Miguel Alonso Raya sostuvo que el escenario económico es “serio y delicado”, por lo que representa una amenaza para el país. Instó por ello al Banxico a intervenir con más decisión en el mercado cambiario.

El perredista Pablo Gómez calificó a las autoridades financieras como “bastante miedosas” por tomar decisiones tardías que son elementales para el país, como la subasta por 200 millones de dólares que debió haberse empezado desde hace 15 días.

(Con información de: Angélica Mercado, Omar Brito, Fernando Damián, Daniel Venegas y Elba Mónica Bravo)