Plantea Carstens líneas de defensa contra entorno económico difícil

El gobernador de Banxico dijo que México debe adaptarse a la cambiante realidad mundial, promover fuentes internas de crecimiento, como las reformas estructurales ya emprendidas.

Acapulco

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, afirmó que para que el país enfrente con éxito la situación económica mundial de volatilidad debe adaptarse a la cambiante realidad global con líneas de defensa sostenibles.

Al participar en la inauguración de la 78 Convención Bancaria, aseveró que el gobierno federal y el sector financiero del país están sumando esfuerzos para tales fines, donde el Banco de México juega un papel estratégico.

Detalló que dicha tarea se realiza en dos grandes vertientes: política monetaria sólida y estable para preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, así como la promoción del sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento del sistema de pagos.

Agustín Carstens puntualizó que tales líneas de defensa y el plan de acción del gobierno ante dicho entorno de volatilidad caracterizado por la fluctuación de la moneda y la caída de los precios del petróleo, consisten en permitir que la absorción de desequilibrios y/o perturbaciones se lleve a cabo a través de ajustes en el mercado cambiario y de las tasas de interés.

Asimismo, ante la ausencia de liquidez adecuada en el mercado cambiario o ante la presencia de un comportamiento errático del tipo de cambio se debe intervenir en el mercado por medio de mecanismos transparentes y basados en reglas.

Señaló que para tales fines, México cuenta con acumulación de reservas internacionales desde 2009 que otorgan la libertad suficiente para actuar de dicha manera, además de la línea de crédito flexible que otorgó el Fondo Monetario Internacional por cerca de 75 mil millones de dólares que, sumados, permiten tener un marco macroeconómico sólido.

El gobernador del Banco de México agregó que también la Junta de Gobierno de la institución podría ajustar su postura monetaria mediante aumentos del objetivo de la tasa de interés interbancario a un día.

Ello, en caso de que perciba que está en peligro la consolidación de la convergencia de la inflación relativo al objetivo permanente de mantenerla en 3.0 por ciento.

Más adelante, en su exposición, Agustín Carstens señaló que un complemento indispensable en materia cambiaria y monetaria es que el gobierno federal persevere en tener finanzas públicas sanas, lo que reviste relevancia en un escenario previsible en el que se tendría menor liquidez a escala mundial y mayores tasas de interés externas, cuando menos en dólares.

Añadió que es imprescindible que se garantice la sostenibilidad de la deuda pública, y por ello adquiere importancia el recorte presupuestal anunciado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Ello, dijo, es un claro signo de que el gobierno federal tiene un compromiso real para reforzar la confianza de los participantes de los mercados sobre la economía de México y es congruente con la depreciación del tipo de cambio y el desplome del precio del petróleo.

"En este contexto, no deberemos permitir que consideración a corto plazo nos ciegue y evite que veamos las implicaciones de ciertos fenómenos en el mediano y largo plazos, por lo que el principal riesgo para la estabilidad financiera del país es el proceso de normalización de la postura monetaria en Estados Unidos", puntualizó.

Agustín Carstens sostuvo en conclusión que México debe adaptarse a la cambiante realidad mundial, promover fuentes internas de crecimiento, como las reformas estructurales emprendidas y encaminadas a elevar la productividad y competitividad de la economía.

Manifestó que parte de los efectos positivos de esos cambios ya se empezaron a ver en la caída de precios de ciertos insumos estratégicos para la producción, como la electricidad y telecomunicaciones.

El gobernador del Banco México expuso que es importante seguir impulsando la consolidación del estado de Derecho sólido, la certeza jurídica de los ciudadanos y el abatimiento de los rezagos sociales, así como lograr armonía social.