ENTREVISTA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Carlos Fernández Gómez Productor lechero

En el ejido La Popular en Gómez Palacio, 140 productores lecheros se han unido para desarrollar este proyecto, en donde se procesarán 500 toneladas de estiércol de vaca diariamente, produciendo 16 millones de kilowatt hora.

“La Laguna tiene el biodigestor más grande de América Latina”

Carlos Fernández Gómez, productor lechero.
Carlos Fernández Gómez, productor lechero. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Considerando el esquema de asociación entre inversionistas y gobierno federal, más de 100 productores lecheros de la Comarca Lagunera construyeron el proyecto de biogeneración de energía eléctrica más grande de América Latina.

De acuerdo con Carlos Fernández Gómez, productor de ganado lechero, esto es ya una realidad en el ejido La Popular, ubicado en el municipio de Gómez Palacio, Durango.

Ahí está un mega biodigestor en el que se aprovechan más de 500 toneladas de estiércol de vacas, obteniendo así un importante insumo para la generación de electricidad que proyectan de igual manera, poder comercializar a corto plazo.

"Una buena parte del transporte de estiércol con agua es en base a ocho kilómetros de tubería que está enterrada, pero también tenemos unos dispositivos que importamos de Francia para que del mismo corral, levantar el estiércol".

Este anuncio se dará de manera oficial en voz del propio Fernández Gómez este jueves, dentro de los trabajos que se desarrollarán en el Primer Symposium "Realidad Energética 2015", realizado por Grupo Milenio, en la Ciudad Universitaria de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC) Unidad Torreón.

¿Qué potencial ven los ganaderos lecheros hacia la generación de energías renovables?

Nosotros le vemos mucho potencial, sobre todo de las energías que se están obteniendo con biogás con las excretas del ganado y una de las cosas que vamos a anunciar en este Symposium “Realidad Energética 2015”, es la construcción de un mega biodigestor que se desarrolló en La Popular y le vemos bastantes posibilidades.

¿Cuáles son las características que destacan de este proyecto?

Es un biodigestor que va a generar dos megas de energía y consta de 14 tanques de un millón y medio de litros cada tanque.

Tiene más de cinco kilómetros de recolección de excretas por tuberías con bombas, de igual manera tendrá separadores de sólidos y absolutamente toda la tecnología de medición que permita estudiar el nivel de sólidos totales volátiles que deba tener el agua para generar ese biogás.

Está ubicado en cuatro hectáreas de la pequeña propiedad Santander, en donde concurren cercanamente dos establos que tienen 20 mil vacas entre los dos.

Se van a procesar 500 toneladas de estiércol de vaca diariamente, produciendo 16 millones de kilowatt hora y vamos a capturar entre 20 y 30 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2), pensando obtener ocho mil bonos de carbono por la generación de esta energía.

¿Desde cuándo se viene planeando este mega biodigestor?

Desde noviembre del año pasado, estamos en este momento en base de prueba y en esta semana se estarán realizando las pruebas correspondientes.

Este proyecto se concretó con recursos privados en un 60 por ciento y en 40 por ciento del Fideicomiso de Riesgo Compartido (Firco). En total se invirtieron 70 millones de pesos con ambas participaciones presupuestales.

¿El tema de generación de energía verde es una idea nueva entre el sector agropecuario?

No es un aspecto nuevo. Finalmente para concretar este proyecto nos mueven varias cosas, entre ellas nos mueve la contribución al tema medioambiental, así como el tema de la generación eléctrica.

Pero finalmente son proyectos que desafortunadamente si no tienen un componente de apoyo, es difícil que se puedan financiar.

Lo que queremos es que tal vez con este proyecto se logre el despegue para que haya un financiamiento derivado de la venta de energía eléctrica del biodigestor.

¿Buscarían pasar esta energía a la Comisión Federal de Electricidad o venderla directamente?

Sí. Pero nosotros estamos intentando con las nuevas reglas del mercado eléctrico, que las podamos vender y que de ahí tengamos flujo para seguir haciendo proyectos, lo que pudiera aprovecharse incluso este mismo mes en que es factible que se abran las subastas de energía eléctrica y ya estamos listos para ello.

¿En qué etapa se encuentra el proyecto del biodigestor?

La obra está terminada al 100 por ciento.

Estuvimos ya haciendo una inspección en el lugar, la obra está impresionante y en este momento lo único que estamos esperando es que la gente de Cummins venga a hacer las pruebas con el generador de última generación.

Yo tengo más de 10 años generando energía en mi establo, no es algo nuevo, pero queríamos hacer una obra que fuera lo suficientemente retadora para que se pudiera desarrollar un círculo virtuoso.

¿Qué tan arraigada está la conciencia entre los productores?

Claro, como siempre hay productores de todo tipo, algunos de ellos que tienen bastante conciencia y otros con los que cuesta más trabajo, dependiendo de su idiosincrasia y de sus recursos. Son proyectos en donde se tiene que meterle recursos.

¿Qué considera que ha aletargado el que se concreten desarrollos de esta naturaleza en la región?

"Se van a procesar 500 toneladas de estiércol de vaca diariamente, produciendo 16 millones de kilowatt hora y vamos a capturar entre 20 y 30 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2), pensando obtener ocho mil bonos de carbono por la generación de esta energía".

Creo que teníamos que dar nosotros como productores confianza para la obtención de esos recursos en hacer una obra de este tamaño.

Ya que lo cumplimos, creo que es una excelente carta de presentación para que no tengamos problemas en un futuro para nuevos proyectos. Este proyecto se hizo a manera de coparticipación.

Son dos pequeñas propiedades con dueños diferentes pero participamos 104 productores. La asociación ha estado sugiriendo. Inclusive la inversión es tripartita, ya que los productores que están cerca del biodigestor van a poner el estiércol, a cambio le vamos a dar biofertilizante que es el estiércol digestado.

Y los 104 productores que estamos asociados en un fondo de aseguramiento ganadero que fue quien puso la aportación, es un esquema de asociación y de triple hélice.

¿Cuál será la logística de operación de este mega biodigestor?

Una buena parte del transporte de estiércol con agua es en base a ocho kilómetros de tubería que está enterrada, pero también tenemos unos dispositivos que importamos de Francia para que del mismo corral, levantar el estiércol.

En este caso, antes de entrar a los biodigestores y con todo el equipo de laboratorio que se consiguió, se hará una mezcla correcta que permitirá que se produzca la mayor cantidad de biogás por metro cúbico.

El equipo importado de Francia son una especie de aspiradoras que succionan el estiércol del corral. Este es el biodigestor más grande de América Latina, sólo nos gana uno que está en Chicago, sobre el mismo esquema con excreta de ganado lechero.