Cámaras dejaron de representar a los empresarios

Las imputaciones en los procesos electorales de la Canacintra en enero de este año y del CLIP esta misma semana, vuelven cuestionables las acciones de algunos de sus integrantes.
Las Cámaras son formas de representatividad empresarial que han perdido la esencia de su formación, afi rman industriales.
Las Cámaras son formas de representatividad empresarial que han perdido la esencia de su formación, afi rman industriales. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Analistas y empresarios de la región expresaron sus opiniones sobre la actividad de las Cámaras de la iniciativa que tienen sede en la ciudad y representan a industriales, comerciantes, agricultores y profesionistas de diversas ramas en la Comarca Lagunera, agrupados en el GEL, el CLIP o Canacintra.

Para ellos las Cámaras son formas de representatividad empresarial que han perdido la esencia de su formación, ofrecen más y mejores servicios que antes y para otros son organismos donde no existe democracia, no hay voto directo y tampoco funcionan más allá de cuidar los intereses de grupos reducidos de agremiados.

Las imputaciones en los procesos electorales de la Canacintra, en enero de este año y del CLIP esta misma semana, vuelven cuestionables las acciones de algunos de sus integrantes mientras que socios con mucha antigüedad se quejan de que las organizaciones fueron creadas por ciudadanos que eran amigos entre sí, con el único fin de mejorar como industriales, comerciantes o profesionistas, sin afán político o lucrativo y que ahora las cosas han cambiado.

Algunos socios acusan una relación de conveniencia entre las Cámaras y Colegios con el Estado en sus diversas facetas.

"Hablan de que Torreón va a ser una de las zonas más importantes de la economía en el norte de México, pero ¿con qué calidad moral pueden garantizar esas declaraciones?”.

Algo que no les parece correcto y que cambia sobre los hechos, los principios sociales de las organizaciones civiles de la región.

Mientras tanto, otros socios de cámaras que agrupan a muchos de los sectores económicos de Torreón, mencionan los beneficios que han traído estas agrupaciones a todos los agremiados que gozan de capacitaciones, apoyos económicos y proyección social con el solo hecho de estar agremiados, asistir a las juntas y estar al día en el pago de sus cuotas.

Dos visiones en una región que pese a la crisis tiene una gran actividad industrial y comercial, que está creciendo a un ritmo atractivo y en cualquier momento puede despegar como destino de inversiones nacionales y extranjeras.

Cámaras y colegios de profesionistas que viven los cambios propios de estos tiempos y que sin poder evitarlo, son reflejo de la situación política, económica y social que vive el país.

"LA POLÍTICA QUE LOS RIGE NO ES LA DEMOCRÁTICA"

Para el empresario Fernando Royo “las Cámaras no son representativas de sus agremiados y su vida interna, la política que las rige, no es democrática. De ninguna manera trabajan por el bien de los socios. Hay personas que intentan mejorar las cosas en esas agrupaciones, pero están muy coptados”.

Al hablar sobre el papel que juegan, no solo en la vida gremial, sino política regional y estatal, Royo ejemplificó: “Ahí está el surgimiento del Grupo Empresarial Lagunero en 2012, sin duda fue una jugada del gobierno de Humberto Moreira con la política en juego de divide y vencerás, se le apoyó para dividir al Consejo Lagunero de la Iniciativa privada”, ese fue el objetivo.

Dice que ahora carecen de alguna representatividad, además para completar el cuadro, nadie se quiere oponer a ellos, a los que están en la dirigencia y en los grupos que gobiernan las Cámaras y "al gobierno no le gusta escuchar opiniones contrarias a ellos”.

Al responder sobre el destino de las críticas que se hacen desde dentro a la vida de las organizaciones privadas y desde ahí hacia las políticas públicas del gobierno, señaló que “al gobierno no le gusta escuchar otras voces, a todas las voces, no permite que cada quien se exprese, nos puede gustar o no, podemos estar de acuerdo o no, pero en una democracia todos podemos opinar y todos tenemos la obligación de escuchar con respeto a los demás”.

Dijo que todo se puede lograr en democracia, todos salen ganando con la participación de otros, se tiene que dejar hablar a la gente, en su lugar mejor se
maicea a la gente.

"Se les da un contrato por aquí, otro por allá, una palmada en el hombro, una frase agradable, y pretenden que se olvide que hay treinta y seis mil millones de pesos que no terminan por aparecer”.

"Hablan de que Torreón va a ser una de las zonas más importantes de la economía en el norte de México, pero ¿con qué calidad moral pueden garantizar esas declaraciones?”.

Para concluir Fernando Royo reflexionó y dijo “me encantaría apoyarlos, estar con todos esos líderes empresariales que están en las Cámaras y creer con ellos que vamos a ser una zona importante en esta región del país”.