Calificación de México, en riesgo por crecimiento

“(La desaceleración) es un reto adicional al que se enfrentan las autoridades en su plan de consolidación fiscal”, indicó el analista Jaime Reusche.

México

Ante un escenario de menor crecimiento durante la segunda mitad del año aumenta el riesgo para la calificación crediticia de México, debido a que fue uno de los factores que afectaron la decisión de la agencia Moody’s de cambiar la perspectiva de estable a negativa este año, señaló Jaime Reusche, analista de la calificación soberana de México en Moody’s. 

“(La desaceleración) es un reto adicional al que se enfrentan las autoridades en su plan de consolidación fiscal”, indicó Reusche al ser cuestionado sobre el tema.

“A comienzos de año y en el contexto de la revisión de la calificación, mencionamos que nuestra proyección de crecimiento era de 2.5 por ciento, que en su momento parecía conservadora, pero que hemos mantenido mientras que el consenso entre analistas financieros sobre la expectativa de crecimiento ha ido disminuyendo gradualmente hasta 2.2 por ciento”, añadió.

En caso de experimentarse esta desaceleración económica —ante el débil comportamiento de la producción industrial en Estados Unidos, principal destino de las exportaciones mexicanas—, el especialista dijo que aumentará el riesgo que los ingresos presupuestarios para este año sean menores a los esperados.

Esta situación dificulta el proceso de consolidación fiscal, reducción de deuda y déficit, ante un entorno de menor captación de divisas por la caída de los precios del petróleo.

El analista de la calificación soberana de México indicó que esta situación puede ser compensada con la disposición de continuar en la senda de recortes adicionales al gasto público. Al haber cambiado la perspectiva de estable a negativa, Moody’s puede otorgar un largo tiempo para evaluar este tipo de riesgos.