Con Calderón se disparó el pasivo laboral público

Al cierre de 2012 la deuda del gobierno con los trabajadores que pasaron a retiro sumó 6 billones 288 mil mdp: ASF.
Creciente presión en los presupuestos anuales.
Creciente presión en los presupuestos anuales. (Héctor Téllez)

México

En el sexenio de Felipe Calderón los pasivos laborales del gobierno se elevaron 237 por ciento, al grado de que en el último año superaron en 1.6 veces el presupuesto del gasto público.

Según revela el estudio anual de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la deuda acumulada del gobierno para cuando sus trabajadores dejen de laborar ascendía en 2007 a un billón 865 mil millones de pesos, mientras que al cierre de 2012 llegó a 6 billones 288 mil millones.

El gasto público aprobado para 2007 fue de 2 billones 478 mil millones de pesos, por lo que éste aún era superior a los pasivos; sin embargo, para 2012 el panorama cambió y aunque el gasto creció a 3 billones 915 mil millones de pesos, las obligaciones laborales se triplicaron.

Asimismo, se observa que con el paso de los años los pasivos laborales como porcentaje del producto interno bruto han aumentado de forma paulatina, al grado de que al cierre de 2012 ya representan 40.6 por ciento.

Al cierre de 2007 ese porcentaje era de solo 16.4 por ciento, dado que el PIB ascendió a 11 billones 403 mil millones de pesos, contra el billón 865 mil millones de pesos que se tenían comprometidos en pasivos laborales.

No obstante, con el crecimiento que mostraron estos compromisos del gobierno al término del sexenio —6 billones 288 mil millones de pesos— pasaron a ocupar más de tres terceras partes del producto interno, el cual se ubicó en 15 billones 505 mil millones de pesos.

Estos datos muestran que los pasivos laborales de los sistemas pensionarios no contribuyen a la estabilidad de las finanzas públicas, por lo que incumplen el objetivo de contar con sistemas que sean sostenibles, advirtió la ASF.

“Tras el análisis se constató que hay un incumplimiento de la estrategia que establece contribuir a la transformación de los sistemas pensionarios públicos de reparto, que no reconocen la antigüedad de los trabajadores en sistemas diferentes al propio, en sistemas que sean financieramente sostenibles”.

Al respecto, la Secretaría de Hacienda explicó que varias instituciones que cuentan con sistemas de beneficio definido, como IMSS, Issste, CFE, Nafin y Bancomext, han realizado reformas a sus esquemas.

Estas acciones, detalla la dependencia, han creado un sistema de cuentas individuales que permitirá que los pasivos gubernamentales se tornen más transparentes y predecibles, lo que reducirá significativamente el riesgo.

De acuerdo con la ASF, respecto al endeudamiento neto del sector público, los pasivos laborales pasaron de ser 1,034 por ciento en 2007 a 1,351 en 2012, lo que significa que pasaron de ser 10 veces el equivalente a la deuda neta del país a 13 veces.

“Esto revela que los sistemas pensionarios en el mediano y largo plazos continúan siendo un patrón de gasto que contribuye a la inestabilidad de las finanzas públicas”, aseguró el órgano supervisor.