Caixa analiza vender sus acciones en Repsol

La firma energética representa liquidez para la empresa financiera española.
Isidro Fainé, el presidente del grupo financiero español.
Isidro Fainé, el presidente del grupo financiero español. (Quique García/AFP)

Madrid

La española Caixa dio la señal más clara a la fecha de que está lista para optimizar sus activos industriales, una medida que puede incluir la venta de su participación de 12 por ciento en Repsol y la cotización de la mayoría de sus participaciones.

“Podemos decidir vender la participación de Repsol”, dijo Isidro Fainé, presidente de Caixa y su división de banca.

Llamó a la participación del grupo de gas y petróleo “un activo sólido y líquido que proporciona ingresos y diversificación”, pero señaló que “no es estratégico”.

Fainé sugirió que busca trazar una línea más clara entre el grupo Caixa y otras participaciones industriales. Bajo la estructura actual, las participaciones en Repsol y de 5 por ciento de telefónica son directamente parte de Caixabank, mientras que el resto de participaciones industriales del grupo se encuentran como propiedad de la fundación Caixa, que controla una participación mayoritaria del banco.

El portafolio industrial de Caixa es por mucho el más grande de España. Incluye 34 por ciento de Gas Natural, con una valoración de 7 mil 500 millones de euros; 19 por ciento de Abertis, con una valoración de 3 mil 100 millones de euros; y participaciones en la francesa Suez y varios grupos españoles más pequeños.

Fainé dijo: “Siempre tuve la idea de colocar la participación en el mercado de valores… ese es un proyecto que está en mi cabeza, pero dependerá de la decisión de la junta”.

Aunque señaló que no hay una decisión inminente, una reestructuración como esa marcaría el movimiento más importante a la fecha para desenredar la compleja red de participaciones que acumuló Caixa durante años. La venta de la participación de Repsol también sería una importante medida para convertir a Caixabank, que todavía depende fuertemente del ingreso de los dividendos de sus participaciones, en un banco meramente minorista.

La participación que tiene Caixabank en Telefónica probablemente quede exento de cualquier reestructuración, lo que refleja la convicción del banco sobre la tendencia a la banca digital que le permitirá aprovechar la sinergia de la participación en uno de los grupos móviles más grandes de Europa.

Fainé no descarta nuevas adquisiciones en su mercado doméstico. “Soy como el gato que espera frente al agujero del ratón. Todo es posible”.