Caintra pide en Senado tarifas ferroviarias competitivas

Por su parte, la Canacero acusó a las concesionarias de trenes de aplicar un sobrecosto por los incrementos en los combustibles.

Monterrey

El costo logístico para las empresas mexicanas asciende al 33 por ciento siendo más caro en relación a sus similares en Estados Unidos, de ahí que la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra), pidió ante el Senado de la República tarifas competitivas tanto en el transporte de carga ferroviario como en los servicios adicionales.

Guillermo Dillon Montaña, director de la agrupación empresarial comentó que Caintra participó en los foros de consulta sobre la reforma a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, ahí se expuso que hay una escasa ampliación de la red ferroviaria que viene desde el momento en que este medio se concesionó, aunado a los altos costos y condiciones para la interconexión hacen que el valor de este medio de transporte sea caro.

En la exposición de los industriales frente a los legisladores e integrantes de la Comisión de Transporte de la Cámara Alta del Congreso, se dijo que en México el costo logístico para las empresas es 33 por ciento más caro que en los Estados Unidos, inclusive al contar con una limitada capacidad instalada en infraestructura de medios de transporte y su tendencia incremental de costos.

Caintra reitera que continuarán insistiendo en un sistema ferroviario más competitivo, eficiente, amplio y con competencia efectiva.

Esta iniciativa de reforma a la ley ya fue aprobada por el pleno de la Cámara de Diputados y turnada al Senado para su revisión y votación, proceso en el cual se encuentra con la implementación de los foros de consulta entre los involucrados.

Por su parte, la industria siderúrgica señaló que los concesionarios ferroviarios generan costos desproporcionados a las empresas con gran impacto en su crecimiento.

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) acusó a las empresas ferroviarias de aplicarles a los usuarios un sobrecosto por concepto de los incrementos en el combustible, que en los últimos 7 años ha aumentado 347 por ciento en algunos tramos.

Salvador Quesada Salinas, director general de la Canacero, solicitó al poder legislativo que faculte a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para intervenir cuando concesionarios o permisionarios y usuarios no lleguen a un acuerdo satisfactorio en las tarifas a cobrar, dado el poder monopólico de las compañías ferroviarias.

En un comunicado difundido por la agrupación empresarial, el directivo explicó que un caso concreto es el llamado "Fuel Surcharge", cargo adicional e independiente a la tarifa ferroviaria normal, mediante el cual el concesionario transfiere el precio incremental del combustible a los usuarios.

Subrayó que dicho cobro ha tenido un crecimiento exponencial y desmedido.

Ejemplificó que mientras de 2007 a la fecha en la ruta Manzanillo-Monterrey el combustible tuvo un incremento de 117 por ciento, en igual lapso el valor del "Fuel Surcharge" aumentó 347 por ciento.

Además de demandar que aumenten las facultades de la SCT en el sector ferroviario, en segunda instancia Quesada Salinas pidió al poder legislativo que en las rutas que involucren servicios de interconexión no participen más de un usuario, y se permita al mismo acordar con el permisionario de origen las tarifas independientemente de la porción que corresponda.

El director general de Canacero indicó que sólo 13 por ciento de los tráficos en México se dan por interconexión entre los tres principales concesionarios (Ferromex, Ferrosur y Kansas City Southern), lo que representa un uso limitado de la red ferroviaria por el ejercicio de monopolios regionales.

Asimismo, demandó a los legisladores que se obligue a permisionarios y concesionarios a reportar indicadores de operación y servicio para evaluar su nivel de eficiencia, tal y como se aplica en otras partes del mundo.

Quesada Salinas recordó que el sector siderúrgico aporta alrededor de 25 por ciento de la carga transportada mediante ferrocarril, por lo cual requiere de un sistema ferroviario competitivo en términos internacionales y apoyar a la reforma impulsada en ese sector.