Caen 33% ingresos petroleros en 2015

La tendencia negativa fue compensada por un incremento de 27% en los impuestos tributarios, sobre todo IEPS, ISR e IVA; S&P reduce la calificación crediticia de Pemex.

México

La caída de los ingresos petroleros a consecuencia de la baja en los precios del mercado a escala mundial fue de 33 por ciento durante 2015, revela el informe de finanzas y deuda públicas que dio a conocer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al término del año la dependencia recaudó 380 mil millones de pesos menos por este concepto, razón por la cual la producción de crudo solo aportó 20 por ciento a las arcas del gobierno federal, en lugar de más de 30 por ciento como históricamente lo había hecho. Es decir, en 2015 el petróleo solo aportó 841 mil millones de pesos, en lugar del billón 221 mil de 2014 que en promedio ingresó en los últimos años.

A pesar de este desplome económico que propició un recorte presupuestal en 2015 y 2016, de más de 200 mil millones de pesos, según la propia Secretaría de Hacienda, funcionarios de esta dependencia aseguraron que el estrepitoso descenso del crudo fue ampliamente compensado por el aumento en la recaudación de impuestos a ciudadanos y empresas.

El informe de finanzas públicas registra que los ingresos tributarios ascendieron a 2 billones 361 mil millones de pesos, un aumento de poco más de 27 por ciento respecto al año pasado. El aumento más significativo dentro de este componente fue el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS), que repuntó 210 por ciento anual, principalmente por 220 mil millones de pesos recaudados por el gravamen a las gasolinas y el diésel.

El impuesto sobre la renta (ISR) alcanzó el billón 222 mil millones de pesos, un aumento de 24 por ciento con respecto al año pasado, mientras que el impuesto al valor agregado (IVA) repuntó poco más de 3 por ciento, para ubicarse en 707 mil millones de pesos en 2015.

Según el informe fiscal, los ingresos presupuestarios superaron a lo programado en 134 mil 956 millones de pesos, sin contar 107 mil 512 millones de pesos por las coberturas petroleras que contrató Hacienda el año pasado, que en total sumó un repunte por encima del programa de 242 mil 468 millones de pesos.

Sin embargo, a pesar de este aumento en la recaudación tributaria, que propició un aumento de más de 4 por ciento en los ingresos totales del sector público, los cuales alcanzaron 4 billones 265 mil millones de pesos, el gobierno federal no logró disminuir el déficit con respecto al año anterior.

El déficit presupuestal, descrito como la diferencia entre ingresos y gasto público superó los 640 mil millones de pesos en 2015, un aumento de 15 por ciento con respecto al año inmediato anterior.

Este aumento se debió a que el gasto público continuó en aumento, y se ubicó en 4 billones 892 mil millones de pesos, un repunte anual de más de 5 por ciento a pesar de los recortes presupuestales anunciados por la dependencia recaudadora ante el clima de menores ingresos por la caída del petróleo.

El gasto corriente aumentó a una tasa anual de casi 5 por ciento, y se ubicó cercano a los 2 billones 890 mil millones de pesos. Asimismo en el apartado de servicios personales —salarios a funcionarios— se registró un repunte anual de casi 2.8 por ciento, y se ubicó en billón 78 mil millones de pesos.

Los únicos apartados que disminuyeron en el gasto neto del sector público presupuestario fueron los de materiales y suministros, con una disminución de 6.2 por ciento. Pero la mayor disminución se ubicó en el apartado de inversión física; es decir, la inversión que lleva a cabo el gobierno en bienes para la población y que contribuye al crecimiento del producto interno bruto (PIB), la cual se redujo en 2015 más de 8 por ciento.

Esta inversión pública cayó de 820 mil millones de pesos en 2014, a casi 773 mil millones de pesos el año pasado, un nivel inferior al gasto corriente.

En tanto, la deuda neta del sector público federal el año pasado se ubicó en 5 billones 380 mil millones de pesos, un aumento de 575 mil 610 millones de pesos; es decir, un repunte de 12 por ciento anual.

Mientras que la deuda externa, alcanzó los 161 mil 610 millones de dólares en 2015, un aumento de más de 10 por ciento, con respecto a los 145 mil 617 millones de pesos registrados en 2014.

Calificación a la baja

La calificadora de riesgo financiero Standard & Poor’s informó que redujo a “bb”, desde “bb+” su perfil de crédito individual para Pemex, alegando que los indicadores crediticios de la firma estatal se debilitarán en 2016 ante los bajos precios del petróleo y el gas.

“Los indicadores crediticios de Pemex probablemente sean más débiles en los próximos 12 meses de lo que esperábamos debido a los menores supuestos de precio de los hidrocarburos”, dijo la firma en un comunicado.

La empresa se ha visto debilitada por la caída de los precios del petróleo, aunque el gobierno de México ha dicho que puede inyectarle capital.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]