Caen ganancias en alimentos y bebidas

Los problemas se muestran en un informe que advierte que el sector de alimentos enfrenta enormes riesgos relacionados con el agua en muchos países.
En volumen de ventas en México, Coca-Cola disminuyó 6%, y en Centroamérica aumentó 2.7%.
(Mark Lennihan/AFP)

Un estudio señala que la sequía y otros problemas de abastecimiento de agua afectan los costos económicos de algunas de las compañías de alimentos y bebidas más grandes del mundo.

Campbell Soup Company de Estados Unidos y GrainCorp, uno de los comerciantes de granos más grandes de Australia, culparon a las condiciones de sequía en California y el este de Australia, respectivamente, por la caída en sus ganancias en los últimos seis meses.

Por su parte, el mes pasado Coca-Cola abandonó sus planes de construir una embotelladora de 81 millones de dólares en India luego que los agricultores señalaron que la edificación restringiría los suministros de aguas subterráneas. Y la estadunidense de alimentos JM Smucker, aumentó los precios de su café Folgers tras que la peor sequía en Brasil en décadas golpeó su cosecha de granos.

Los problemas se muestran en un informe que advierte que el sector de alimentos enfrenta enormes riesgos relacionados con el agua en muchos países.

El estudio sobre grandes grupos de bebidas y alimentos que realizó Ceres, grupo ambientalista sin fines de lucro de EU, apunta la creciente competencia por el agua, las débiles regulaciones, la contaminación y el envejecimiento de la infraestructura como riesgos que ya afectan los balances de algunas compañías.

“Los retos paralelos de la escasez mundial de agua y la contaminación contribuyen a una emergencia de la disponibilidad de agua que amenaza las utilidades de las compañías y la seguridad de alimentos y agua en el largo plazo”, dijo Brooke Barton, del programa de agua de Ceres.

El informe, que clasifica la gestión de agua de 37 compañías, encontró que solo unos pocos toman medidas para manejar los riesgos relacionados con el agua en sus operaciones y cadenas de suministro, incluyendo Unilever, Coca-Cola, Nestlé, PepsiCo, General Mills y Kellogg. La mayoría tiene un largo camino por recorrer para lograr un uso más sustentable del agua, lo que plantea problemas para los que operan en países como México, donde la demanda de agua supera por mucho el suministro de agua subterránea, lo que lleva a importantes incrementos en los precios para los usuarios industriales, así como en los nuevos límites de uso y en los costos generales. En la última evaluación de las amenazas para las empresas del Foro Económico Mundial se nombró a la crisis de agua como el mayor riesgo mundial en términos de impacto.