Cadenas de farmacias acaparan el mercado

Este formato tiene una participación de 65 por ciento en México y crece a doble dígito, mientras que las independientes se rezagan.
Comercio.
Los grandes espacios comerciales y nuevos servicios favorecen la preferencia de los consumidores en las cadenas por sobre los comercios independientes. (Shutterstock)

La expansión de las grandes cadenas farmacéuticas en el país ha hecho a muchos voltear a ver el éxito que estos modelos de negocios tienen frente a las farmacias pequeñas o cualquier otro formato que intenta ganar un poco de este mercado.

Este impulso se nota con la presencia de firmas como Farmacias del Ahorro, San Pablo, Benavides, las de Femsa Comercio, Medi-Mart, entre otras.

De acuerdo con Susana Lechuga, consultora asociada del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (Idea), dentro de este concepto de cadenas de farmacias existen tres grandes grupos en cuanto a canal de distribución: los supermercados o autoservicios, las cadenas de farmacias y las farmacias independientes.

“A lo largo de los últimos años, sin duda, las que más crecen son las cadenas de farmacias; se espera que en este año dichas cadenas crezcan 13 por ciento”, consideró.

La especialista sostuvo que estos formatos representan 65 por ciento de las ventas a nivel nacional; otro 14 por ciento viene de los supermercados y un porcentaje similar de las farmacias independientes.

“Sin duda las cadenas de farmacias son el sector más grande, hoy representan 65 por ciento, cuando hace 2 años era 60”, aseveró.

En relación a los puntos de venta, calculó que las farmacias independientes siguen siendo los más fuertes en cuanto a unidades, con 22 mil, mientras que las cadenas representan 7 mil 500 unidades aproximadamente, y las farmacias de supermercados, alrededor de 3 mil 500.

“Las farmacias independientes son muchísimas, sobre todo si te vas a zonas menos urbanas, comunidades un poco más pequeñas, pero la distribución, el grupo de productos que tienen no es tan innovador ni tan variado”, consideró.

Para Roberto Andrade, director jurídico en Farmacias del Ahorro, si bien existe oportunidad para seguir creciendo en el mercado mexicano, uno de los retos es precisamente la competencia con las pequeñas farmacias.

“En México el negocio de farmacias es competirle a las pequeñas en las diferentes regiones y ofrecer un mejor surtido, mejor atención, entre otros elementos”, consideró.

Actualmente esta compañía cuenta con mil 400 farmacias y 20 mil trabajadores, con presencia en casi todos los estados de la República Mexicana, a excepción de Durango, Baja California Sur, Colima y Sonora.

La meta para este año es abrir alrededor de 200 farmacias y para el próximo esperan incrementar a una cifra superior a esta. “En 2016 con la meta de aperturas tenemos un avance de entre 40 y 60 por ciento”, refirió.

La apuesta de esta compañía farmacéutica es ofrecer un surtido amplio para el cliente, además de precios competitivos.

Por su parte, la División Salud de Femsa Comercio alcanzó ingresos totales por 9 mil 512 millones de pesos al cierre del primer trimestre de este año, comparados con los 988 millones en el mismo periodo de 2015; en términos orgánicos representó un aumento de 20.6 por ciento.

Dicho negocio sumó un total de mil 935 puntos de venta en sus territorios que incluyen México, Sudamérica, Centroamérica y Filipinas, y reflejó la reciente integración de Socofar, operador líder de farmacias en Sudamérica, así como la apertura neta de 35 tiendas en el trimestre.

“Las cadenas de farmacias, siguen creciendo por su modelo de negocio, donde ahora son más tiendas de conveniencia, más parecido al norteamericano, lo que permite un concepto de one stop shopping, donde la gente va y no nada más compra la medicina; además, cuentan con planes de lealtad y por supuesto el alcance de distribución”, expresó Lechuga.

De 2009 a 2014 la industria farmacéutica creció 2.5 por ciento en promedio, sin embargo, en el último año se ve una recuperación interesante y en 2016 se estima un crecimiento de 4.8 por ciento, así como tres para los próximos años.

Actualmente, se calcula que el mercado farmacéutico en México tiene un valor de 210 mil millones al cierre de 2015, del cual 60 por ciento pertenece al mercado del retail o privado; mientras que 40 por ciento son las compras que realiza el Gobierno para instituciones como IMSS e Issste.

De esta parte del mercado privado, 50 por ciento son productos genéricos o genéricos de marca.

Si bien la especialista mencionó que la industria farmacéutica mexicana sufrió una desaceleración, muestra mejoría.

Entre los factores a considerar son el envejecimiento de la población; para 2050 se piensa que 24 por ciento de la gente será mayor de 50 años, cuando en 2010 era solo 17 por ciento.

Entre 2012 y 2016, el presupuesto de salud que se asigna por parte del Gobierno cayó 3 por ciento.

Además, el mercado no crece tanto por nuevos lanzamientos o por productos que se pongan a disposición de la gente, sino por el aumento de precios.

Aunque en México se estima una proyección de crecimiento de 4.8 por ciento para la industria farmacéutica, dicha cifra está por debajo de la proyección que tienen países como Brasil y Colombia, que crecen a un ritmo más acelerado.

“Las tres economías dentro de la industria farmacéutica son Brasil, México y Colombia, y siendo estos dos primeros países los líderes en América Latina”, expresó.

La especialista consideró que entre los retos para las farmacias independientes están el renovar su modelo de negocios, en tanto para estas como para las grandes cadenas, el tema del acceso de medicamentos para la población, así como la inseguridad, un punto en el que el directivo de Farmacias del Ahorro coincidió.

“Un factor que afecta muchísimo al negocio es la inseguridad, constantemente nos roban, no son los grandes montos, pero afecta en toda la República Mexicana y no solo en un estado en particular; además de las pérdidas económicas se pone en riesgo la seguridad de los empleados”, destacó.

Estrategia por segmento

Para mantenerse activos en el mercado y revertir las pérdidas que generan ciertos retos como la competencia y la inseguridad, estos negocios se valen de estrategias que fortalezcan las ventas.

Andrade detalló que una de las estrategias que la cadena implementó desde hace un año fue dividir el negocio farmacéutico en cuatro bloques: el preventivo, el correctivo, el emotivo y el impulsivo.

El preventivo, se refiere a aquellos productos que previenen las enfermedades; sin azúcar y sin gluten, productos derivados de la avena, es decir, aquellos que están disponibles en una tienda especializada, entre otros.

El correctivo que se enfoca a las medicinas; el emotivo se refiere a productos como cremas, bloqueadores, o bien, cosmético, y finalmente, el impulsivo tiene que ver con champús y desodorantes.

Por su parte, Susana Lechuga, sostuvo que uno de los puntos clave de éxito en las grandes cadenas son sus planes de lealtad; con las cuales se benefician los pacientes que requieren de tratamientos prolongados como en las enfermedades crónicas.

“Una de las más importantes en México por el nivel de obesidad que tenemos es la diabetes, y prácticamente todas las cadenas de farmacias grandes, en conjunto con los laboratorios, tienen planes de lealtad para que el paciente dure más con su tratamiento”, especificó.

Dominan

Los formatos independientes son muchos, sobre todo en las zonas menos urbanizadas.

Retos

Si bien existe la oportunidad de crecer, un reto es competir con las pequeñas farmacias en distintas regiones.

Innovan

El crecimiento del negocio se da a raíz del one stop shopping, en las tiendas de conveniencia, donde no solo se compran medicamentos.

4.8%

Es la proyección de crecimiento de la industria farmacéutica en México, por debajo de Brasil y Colombia.

24%

de la gente en 2050 será mayor a 50 años, una estimación por arriba del 17 por ciento que se calculó para 2010; lo que mejoraría el crecimiento de la industria.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]