La mujer que gastó 3 mil 500 millones de dólares

Silvia Migueles es la directora de compras en el consorcio petroquímico Braskem Idesa, ella se encargó de hacer las compras para la construcción del complejo Etileno XXI en Veracruz.
Silvia Migueles, directora de compra y suministro Braskem Idesa
Silvia Migueles, directora de compra y suministro Braskem Idesa (Cortesía )

Ciudad de México

Silvia Migueles es brasileña y directora del área Procura, encargada de compras en la empresa petroquímica Braskem Idesa. Ésta es una asociación entre una empresa brasileña y una mexicana, se asociaron para construir en Veracruz el complejo petroquímico Etileno XXI.

La producción de Etileno XXI servirá para la fabricación de bolsas del mercado, botellas de agua, y embalajes para los empaques de la industria de alimentos.

Aunque  este complejo entrará en operaciones en 2015, ya es considerado el más grande de América Latina, al tener capacidad de producción de un millón de toneladas de etileno.

Para la construcción de este complejo, Silvia viajó a 20 países para comprar la tecnología, suministros de materia prima, cables eléctricos, tubos, estructuras metálicas, concreto y otros requerimientos. En total, gastó tres mil 500 millones de dólares.

-A ti te toca la parte agradable, gastar el dinero, ¿ya habías hecho algo así?

No, nunca había trabajado en un proyecto tan grande. El viajar a tantos países para comprar y buscar fue un desafío a pesar de que he vivido en muchos países: Estados Unidos, Singapur, Bélgica.

Este es un proyecto importante para todos, para México, para Brasil, para las empresas, inclusive para un estado, en este caso para Veracruz porque seguro está cambiando el estilo de vida de ese lugar.

Cuando veo el avance de la planta me doy cuenta de la importancia que tuvo haber trabajado en todas las negociaciones.

-¿Cómo te definen en Braskem Idesa?

Cuando una está en un área comercial se tiene que ser una persona dura. Soy una persona agresiva para negociar con los proveedores.

La razón es que cuando yo voy a comprar con los proveedores, a veces estoy en una posición difícil porque ellos están en una escala menor que en la nuestra (refiriéndose a las necesidades de compra de la empresa).

En el tiempo en que nosotros salimos a comprar tuvimos la coyuntura a nuestro favor, porque el mercado estaba “deprimido”, era el momento de la crisis financiera internacional. Entonces, aprovechamos los momentos del mercado y pudimos hacer muchas compras.

¿Cómo identificaste los mejores países para comprar los suministros para el Etileno XXI?

La compra se realizó en 20 países.  Compramos equipos en todas partes del mundo: Alemania, China Italia, Japón.

En ese entonces tuvimos la opción de elegir entre cuatro o cinco países, en aquel momento los países de Europa nos ofrecieron precios competitivos porque era el momento de la crisis financiera.

-¿Cómo llegaste a esta posición en Braskem Idesa?

Soy la primera mujer en el comité ejecutivo de Braskem Idesa y en la dirección de compras. Ya tengo 30 años de experiencia en la industria petroquímica, soy ingeniera de profesión.

Para este proyecto la empresa necesitaba una persona con conocimientos de la industria, con experiencia internacional, con valores y ética, además de haber desempeñado varias posiciones.  

Yo tengo una gran capacidad de negociación, se me facilita interactuar con toda la gente, trabajé en varios países de Europa y en Estados Unidos.

-¿Qué te ha sorprendido al estar en este cargo, aquí en México?

Me sorprendió ver a varias mujeres en cargos de dirección general, por ejemplo cuando tuvimos que comprar 160 millones de dólares a General Electric tuve que negociar con Gabriela Hernández (ex directora general).

Después me tocó negociar la compra de 95 millones con Louise Goeser, directora general de Siemens Mesoamérica.    

Me impresionó ver a varias mujeres en empresas que son muy masculinas. Aquí también me tocó desarrollar la habilidad de relacionarme con brasileños, franceses, argentinos.

¿Qué caracteriza el ejercicio de tu dirección en la empresa?

Mi capacidad de escucha, de relacionarme con personas de todas las culturas, porque en esta empresa tenemos italianos, mexicanos, franceses, mexicanos.

Para mi éxito profesional fue importante esta habilidad de generar sinergias entre personas de diferentes culturas.

Pienso que las mujeres tenemos más habilidad para entender y hacer empatía con las personas.

-¿Cómo equilibras tu vida personal con el trabajo?

Es muy difícil hablar de equilibrio. No hay un equilibrio, a veces tienes que elegir entre dedicarle más tiempo al trabajo o a tu familia.

Ahora tenemos que construir una empresa en México porque en este país vamos a estar siempre.