Braskem Idesa invierte 5,200 mdd por reforma

Con el complejo petroquímico en Nanchital, la empresa busca que el país sea autosuficiente en la producción de polietileno, resina utilizada en empaques plásticos para distintas aplicaciones.
Planta de Braskem Idesa en Nanchital, Veracruz.
Planta de Braskem Idesa en Nanchital, Veracruz. (Nelly Salas)

Nanchital, Veracruz

Al arrancar operaciones el mayor complejo petroquímico productor de polietileno del país, que requirió la inversión de 5 mil 200 millones de dólares, Braskem Idesa apuesta a una mayor disponibilidad de materia prima que traerá la reforma energética, ante la posibilidad de extender la generación de electricidad y por una mejor infraestructura que soporte el crecimiento de la planta.

Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa, dijo que la reforma energética debe generar a mediano y largo plazos disponibilidad de materia prima competitiva; con ella se pueden hacer inversiones en el país y atender la demanda doméstica, que hoy es cubierta con importaciones.

El complejo petroquímico de Braskem Idesa, de 200 hectáreas, transforma el gas etano, la materia prima para producir polietileno, que es una resina muy utilizada en empaques plásticos en distintas aplicaciones.

El mercado de polietileno en México es cercano a 2 millones de toneladas, de las cuales dos terceras partes se importan. Así, el proyecto del consorcio brasileño-mexicano pretende beneficiar la balanza comercial, al reducir las compras externas de plásticos o incrementar las exportaciones.

“Va a impactar alrededor de mil 500 millones de dólares, es un producto muy relevante”, comentó Bischoff en entrevista con MILENIO.

El complejo, localizado en Nanchital, Veracruz, constituye un parteaguas en la producción de polietileno en el país, pues se prevé la producción de 1 millón 50 mil toneladas anuales de polietileno de alta y baja densidad.

Aunque la construcción de la petroquímica se acordó antes de la reforma energética, con una subasta de etano realizada por el gobierno en 2008, Bischoff señaló que el cambio en el marco regulatorio abre oportunidades y hasta prevé ampliar la planta al disponer de materia prima.

Entre otras oportunidades se prevé incrementar la capacidad de generar electricidad. En la planta opera una unidad productora de energía de 150 megavatios destinada al consumo interno, disponible para la venta de energía.

El excedente de energía se vende a la Comisión Federal de Electricidad, por lo que con la reforma energética se tendrá oportunidad de entrar a nuevos segmentos.

“Braskem Idesa ve alternativas, desde alianzas con empresas tradicionales del mercado eléctrico hasta ampliar la generación y adecuarla a la nueva realidad”, refirió Bischoff.

La perspectiva a cinco años es que haya disponibilidad de materia prima adicional generada por la reforma energética. “Ojalá ya tengamos más infraestructura de abasto en la región, para que se tenga una Braskem Idesa más grande, que pueda soñar con ampliaciones”, explicó.

Operaciones en marcha

La petroquímica para la producción de etileno concluyó su etapa de construcción iniciada hace tres años. El gran reto fue que en su momento de mayor demanda de mano de obra involucró a 17 mil personas y el arribo de 350 camiones diarios. Con una logística muy compleja.

Para su operación, el complejo está conformado por un cracker y dos plantas de polietileno de alta densidad y una de baja densidad, que producirán 750 mil y 300 mil toneladas anuales, respectivamente.

El cracker, que transforma el etileno mediante un proceso térmico mecánico en polietileno, ya opera a 85 por ciento de su capacidad, sostuvo el directivo. En abril arrancó la producción una planta de alta densidad y a finales de ese mes inició la segunda. Estas dos ya rebasaron su capacidad nominal y la tercera está en la etapa final para iniciar su operación, por lo que esperamos lograr el ciento por ciento de capacidad muy pronto.

En la planta trabajan 500 personas directamente y otras 200 en la Ciudad de México. En tareas financieras, comerciales, logísticas y administrativas, entre otras, se generan cerca de 2 mil 300 empleos indirectos. Un 50 por ciento del equipo operativo es conformado por ingenieros recién egresados y entrenados por tres años. Algunos de esos profesionistas tuvieron la oportunidad de convivir en fábricas en Brasil.

Logística y comercialización

Para atender los mercados nacional y externo, la estrategia de Braskem Idesa fue iniciar hace tres años un programa de premercadeo, que le permitió conocer más de 350 clientes mexicanos y comercializar más de 100 mil toneladas.

Para distribuir el producto cuenta con una plataforma logística multimodal, multiflexible, que requirió una inversión de 700 millones de dólares para la adquisición de mil 300 ferrotolvas y la construcción de un patio ferroviario.

Su plataforma logística tiene capacidad de transportar producto al mercado interno vía férrea o por el ferrobuque que conecta Coatzacoalcos, con Mobile, Alabama.

También transporta el producto en contenedores a través del puerto de Veracruz, y para atender Centroamérica anticipan la ocupación de autotransporte. La plataforma se maneja con cinco operadores logísticos, encabezados por la empresa Katoen Natie.

El complejo petroquímico se localiza en el municipio de Nanchital, al sureste del país, y forma parte del desarrollo de  zonas económicas especiales. Al respecto Roberto Bischoff señaló que Braskem Idesa tiene la condición de anclar una región de exportación muy relevante, muy enfocada en plásticos y atraer inversión local, por lo que será necesario contar con mejor infraestructura logística y más capital.