Brasil pide a firmas extranjeras cooperar en el caso Petrobras

Testigos del Estado nombraron a numerosos bancos internacionales, muchos de ellos con sucursales en Suiza, cuyos agentes cortejaron a funcionarios corruptos de Petrobras.
La sede de la petrolera estatal en Sao Paulo.
La sede de la petrolera estatal en Sao Paulo. (Paulo Whitaker/Reuters)

Curitiba

Uno de los principales fiscales en el mayor caso de corrupción de Brasil, un esquema de sobornos en la petrolera estatal Petrobras, advirtió a las empresas extranjeras implicadas en el escándalo que se acerquen y cooperen “más temprano que tarde”.

El fiscal en lo criminal, Deltan Martinazzo Dallagnol, advirtió que si bien el Estado no busca activamente un intercambio de información a cambio de un acuerdo de clemencia, las compañías que ya colaboraron con las autoridades pueden tener una consideración más favorable que las que no lo hagan.

“Nos vamos a centrar en las empresas internacionales en una segunda etapa y mientras más pronto se presenten a cooperar será mejor para ellas”, dijo Dallagnol en su oficina en Curitiba, en el estado sureño de Paraná, donde se basa la investigación de Petrobras.

Sus comentarios dejaron en claro que es una investigación que se extiende y que pronto puede tener serias consecuencias para la serie de contratistas extranjeros que mencionaron los testigos del Estado en el escándalo.

Grupos que van desde Rolls-Royce, de Reino Unido, y Maersk, de Dinamarca, hasta empresas de Singapur, como Keppel Corporation y Sembcorp Marine, pueden enfrentar problemas legales en una de las economías más grandes.

En cada caso se acusó directa o indirectamente a los grupos extranjeros de pagar sobornos a través de agentes, corredores o consultores, de acuerdo con los testimonios de ex ejecutivos de Petrobras, que se dieron a conocer a través de la corte federal en Paraná.

Rolls-Royce dijo que “no va a tolerar una conducta de negocios indebida de ninguna clase”, mientras que Keppel, Sembcorp y Maersk negaron su participación.

Los testimonios de los testigos del Estado nombraron a numerosos bancos internacionales, muchos de ellos con sucursales en Suiza, cuyos agentes cortejaron a funcionarios corruptos de Petrobras y los ayudaron a abrir cuentas para lavar los fondos.

Dallagnol dijo que las autoridades ya cuentan con la cooperación de cuatro firmas, tres de ellas brasileñas. Se negó a nombrarlas, pero indicó que el tiempo se acaba para que otras compañías extranjeras se presenten.

“No vamos a hacer acuerdos con todas ellas, vamos a hacer acuerdos con las que lleguen primero”, dijo.

Uno de los investigadores de la Policía Federal que lidera el caso de Petrobras, Luciano Flores de Lima, dijo que espera que cualquier juicio a empresas extranjeras a la que se les acuse de participar en el escándalo siga el modelo de una investigación sobre corrupción en el metro de Sao Paulo.

Ese caso se basó parcialmente en el testimonio de la alemana Siemens, que acordó colaborar con las autoridades tars una auditoría interna. Una vez que construyeron el caso, los fiscales persiguieron a ejecutivos locales de las firmas internacionales interesadas. “El próximo año se convocará a esos ejecutivos (de empresas internacionales que participaron con Petrobras) para que respondan, expliquen o colaboren”, dijo Lima a FT.

Su colega, Márcio Adriano Anselmo, también uno de los principales investigadores en el caso, dijo que el uso de agentes y consultores no necesariamente será una defensa para las empresas extranjeras.

“Es extraño, ¿por qué una compañía le pagaría a un operador solo para distribuir dinero a los directores (de Petrobras) o figuras políticas?”, dijo. “Es difícil para un consejo directivo (de una empresa) afirmar que no lo sabían, porque el valor es muy alto”.