Bonos de Argentina generan ofertas por más de 50 mil mdd

El viernes la agencia Moody’s mejoró el grado de calificación de crédito del país.
La Bolsa de Buenos Aires mostró optimismo.
La Bolsa de Buenos Aires mostró optimismo. (Marcos Brindicci/Reuters)

Londres y Buenos Aires

Argentina aseguró uno de los regresos a los mercados más esperados en la historia reciente, con lo que puso fin a 15 años de exilio con una venta de deuda que atrajo ofertas por más de 50 mil millones de dólares (mdd).

La exitosa emisión representa un notable cambio para el país latinoamericano, que quedó fuera de los mercados de deuda mundiales desde que cayó en un impago por cerca de 100 mil mdd en 2001.

Los primeros indicios colocan el rendimiento de la nueva deuda argentina a 10 años a menos de 8 por ciento, inferior a lo que se esperaba, y los bonos con fechas de vencimientos menores de tres y cinco años tienen un rendimiento de aproximadamente 6.6 por ciento y 7.4 por ciento, respectivamente. Los bonos a 30 años deben producir un rendimiento de 8.75 por ciento. Se espera que el país recaude hasta 15 mil mdd en total.

El tamaño de la venta de deuda de Argentina y la cantidad de tiempo que pasó fuera de los mercados lo distinguen de países como Costa de Marfil y Ecuador, que emitieron deuda después de caer en impagos.

Incluso Grecia, que vendió bonos en 2014 después de la mayor reestructuración de deuda en la historia, tuvo una emisión, pequeña en comparación, de 3 mil millones de euros.

Argentina tiene que recaudar una suma mucho mayor para poder llegar a un acuerdo en una disputa de largo tiempo con los acreedores y financiar su déficit presupuestario.

Después del incumplimiento de pagos de 2001 y la negativa de algunos acreedores a aceptar un acuerdo de reestructuración, Argentina estuvo inmersa en un duro pleito de largo tiempo en los tribunales internacionales, lo que llevó a un esfuerzo para rediseñar la forma en que los países solicitan préstamos.

En 2014, Argentina cayó por segunda vez en incumplimiento de pagos como resultado de la lucha legal, que impidió que le pudiera pagar a los acreedores a menos de que también le pagara a los acreedores holdout (no aceptantes).

Sin embargo, la elección del gobierno orientado al mercado del presidente Mauricio Macri a finales del año pasado reanudó el interés de los inversores en la tercera mayor economía de América Latina.

“Argentina cuenta con uno de los mejores equipos de política económica en los mercados emergentes y tienen el potencial de transformar la economía”, dijo Anthony Simond, analista de inversión de Aberdeen Asset Management.

El viernes, la agencia Moody’s, mejoró el grado de calificación de crédito de Argentina, y señaló las mejoras de la política económica y los posibles acuerdos con los holdouts. Aunque la calificación B3 deja la deuda en el territorio de “basura”, se considera que la mejora es un apoyo para la venta, por lo que el peso argentino aumentó más de 2 por ciento su valor en comparación con el dólar estadunidense.