Beneficios por reformas, hasta próximo sexenio: Cidac

Menores tarifas, un mejor servicio eléctrico y la creación de empleos, se podrán dar en un horizonte temporal menor, según un análisis del Centro de Investigación para el Desarrollo AC.

Monterrey

Los beneficios de menores tarifas, un mejor servicio eléctrico y la creación de empleos pueden darse en un horizonte temporal menor, pero para concretarlo se necesita establecer un programa de capacitación y desarrollo de talento en el sector hidrocarburos, señala un análisis del Centro de Investigación para el Desarrollo AC (Cidac).

Luis Serra, investigador de Cidac, destaca los detalles que no deben perderse de vista de cara al debate de las leyes secundarias.

Para el investigador, los beneficios esperados por la explotación de los yacimientos de aceite y gas en aguas profundas del Golfo de México no serán percibidos en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Y aseguró que tampoco parece que sea posible establecer una industria de gas shale como la estadunidense durante su gestión.

"Ponemos énfasis en las letras chiquitas, que verdaderamente definirán el éxito o el fracaso de esta reforma".

En un análisis elaborado sostiene que en algunos casos, como el de la gasolina, no habrá reducción en precios. En los demás casos, la reducción de los precios no es un proceso inmediato.

La gasolina, dijo, es un combustible de origen fósil cuyo consumo dispendioso tiene que ser disuadido para minimizar su contribución a la emisión de gases de efecto invernadero.

Por ello, la reforma social y hacendaria estableció un impuesto al carbono para desincentivar en alguna medida el consumo de gasolinas.

El investigador señaló que en el caso del gas, el precio tampoco disminuirá en tanto no se cuente con la infraestructura necesaria para satisfacer la demanda.

Actualmente, la demanda está limitada al transporte de cinco mil millones de pies cúbicos diarios, cuando la demanda sobrepasa ya los ocho mil millones.

"Esto vuelve necesaria la importación de gas natural licuado, cuyo precio es de 4 a 6 veces más alto que el del gas transportado por ducto. Este exceso de demanda de gas natural, aunado a la obsoleta e insuficiente infraestructura del sistema eléctrico nacional, evitarán la disminución del precio de la electricidad, sobre todo si se pretende eliminar la ineficiente subvención que ahora mismo prevalece", indicó.

Consideró necesario establecer un programa de capacitación y desarrollo de talento para este sector.

En cuanto a los posibles impactos medioambientales, consideró que se tendrá que tener especificaciones técnicas especiales que evalúen los altos riesgos de proyectos en aguas profundas y gas shale.

En cuanto a éste, se deberá tener cuidado con el manejo del agua, insumo principal en el proceso de explotación y recurso escaso en las zonas donde se encuentran los yacimientos de dicho gas no convencional.