Solicitud revela anomalías en expedición de licencias

Existen negocios que cuentan con permiso de restaurante-bar y carecen de cocina, informó Jesús Uresti, vocero de los vecinos del Distrito Colón, quien realizó la petición de información.
Jesús Uresti dio a conocer los documentos que le entregó Transparencia.
Jesús Uresti dio a conocer los documentos que le entregó Transparencia. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Jesús Uresti, vocero de los vecinos inconformes del Distrito Colón, hizo la petición para conocer el status de varios nuevos antros que molestan a sector, en específico del "El Chalet 345" y "La Bonita", ubicados en avenida Abasolo 345 y 257 de la colonia Centro.

Fue la Unidad de Transparencia Municipal, a cargo de Jorge Arturo Palomo, quien respondió conforme lo establecido por la Ley de Acceso a la Información Pública.

"Se optó por hacer la solicitud vía transparencia, para conocer si estos negocios operan conforme a la ley, encontrando varias sorpresas".

"El Ayuntamiento no atendió las quejas de los vecinos que siempre han vivido en ese sector, donde su tranquilidad, además de su actividad diaria, ha sido trastocada desde el arribo de negocios".

"Oficialmente son restaurantes-bar, a pesar de no contar con una cocina en físico y en realidad operan como bares o antros".

Estos documentos que están disponibles a través de la página http://www.torreon.gob.mx/transparencia/ en el apartado estrados electrónicos.

Revelan más anomalías en varias direcciones municipales, que están vinculadas en la expedición de licencias de funcionamiento.

Destacan la falta de licencia de alcoholes actualizada, las licencias son expedidas como restaurante-bar y no tienen cocina, además de no cumplir con la distancia reglamentada para colocar otro negocio del mismo giro y no contar con cajones de estacionamiento.

Esto, según lo estipulado por la Dirección de Urbanismo, donde se marca que por cada 7.5 metros cuadrados de construcción, deberá haber un cajón de estacionamiento.

Según el oficio número 02716 correspondiente al formato único de licencia de funcionamiento de "La Bonita", señala que es una superficie de 400 metros cuadrados y manifiestan que tienen únicamente 3 cajones de estacionamiento, en completo desacato de la norma que tiene Urbanismo.

Lo mismo sucede con "El Chalet", quien manifiesta una superficie de 440 metros cuadrados y cuenta con 3 cajones de estacionamiento.

Además en los documentos disponibles en el portal de transparencia, se puede observar que cuentan con una inspección de Protección Civil donde marcan que El Chalet no tiene con extintores, ni ruta de evacuación, ni salida de emergencia, ni plan de contingencia bajo el folio 201502088.

Mientras el 10 de agosto de 2015, el Director de Protección Civil notificó como POSITIVO el dictamen del mismo folio, ante el director de Ventanilla Universal.

La Bonita sí cumple con los dictámenes de Protección Civil, sin embargo en la información proporcionada por Transparencia, se observa el pago de la licencia de alcoholes del 2015 por un monto de 7,536.59 pesos con el folio 513649 de la Tesorería Municipal, con la fecha del 30 de enero de este mismo año.

A pesar de que la solicitud se realizó en el mes de febrero, no se proporcionó la renovación de la licencia de alcoholes, sin la cual no tendría que estar operando el negocio a finales del mes de febrero de 2016.

Por su parte "El Chalet" no cuenta con licencia de alcoholes, ya que el documento con fecha del 02 de septiembre de 2015 de la Dirección de Inspección y Verificación Municipal en su dictamen técnico de Alcoholes, deja al descubierto que no cuenta con la licencia y sí cuenta con la licencia de funcionamiento VU-001176-15 con refrendo en 2015.

"Oficialmente son restaurantes-bar, a pesar de no contar con una cocina en físico y en realidad operan como bares o antros".

Si bien los 2 negocios cuentan con un listado de anuencia vecinal, donde se da a conocer el nombre del vecino que avala el lugar, Jesús Uresti advirtió que los nombres corresponden a vecinos, pero no cercanos al inmueble en cuestión.

Los vecinos de la misma acera y de enfrente no fueron consultados, es decir, los que viven día a día los problemas que estos lugares les ocasionan, tales como inseguridad, saturación de lugares de estacionamiento, invasión de cocheras, daños a bienes, problemas de salud pública, ruido excesivo, entre otros.