Barclays pierde al vender banca en España

Mientras que el banco inglés busca enfocarse en sectores estratégicos, el catalán Caixa se convertirá en el más grande del país ibérico.
500 millones de libras esterlinas (830 millones de dólares), la pérdida.
500 millones de libras esterlinas (830 millones de dólares), la pérdida. (Toby Melville/Reuters)

Londres

Barclays dijo que perderá 500 millones de libras esterlinas (alrededor de 830 millones de dólares) con la venta de su negocio español ya que el banco londinense busca eliminar activos no estratégicos, vendiendo su negocio de banca minorista en los Emiratos Árabes Unidos.

El domingo 31 de agosto por la noche Caixabank dio a conocer que compraría las operaciones de Barclays en España por 800 millones de euros (más de mil dólares), avanzando en su rápida consolidación en el sector bancario del país.

Caixabank comprará los negocios de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, pero no el negocio de tarjetas de crédito e inversiones.

Antony Jenkins, consejero delegado de Barclays, dijo que el banco busca recortar rápidamente los costos al deshacerse de las operaciones no estratégicas y eliminar puestos de trabajo en su búsqueda por reforzar el capital y restaurar la confianza de los inversionistas.

El banco anunció el lunes 1 de septiembre que completó la venta de su negocio de banca minorista en los Emiratos Árabes Unidos —un portafolio de hipotecas, crédito sin garantías y depósitos— al Banco Islámico de Abu Dhabi con una ganancia antes de impuestos aproximada de 119 millones de libras.

Con la adquisición, Caixabank tendrá 250 nuevas sucursales y agregará 550 mil nuevos clientes al grupo con sede en Barcelona. Consolidará la posición del banco catalán como el banco minorista más grande de España.

Al parecer la adquisición fortalecerá la tendencia de un mayor dominio de los bancos más importantes de España —Banco Santander, BBVA y Caixabank— sobre el mercado bancario de ese país, en un momento en el que aumenta el optimismo de que España está listo para un periodo de crecimiento mayor a lo esperado.