Banxico baja previsión de crecimiento por cuarta vez

China devalúa por tercera ocasión el yuan; existen más riesgos para la economía nacional: Carstens.
Las reformas ayudaron a que la inflación esté en un mínimo histórico de 2.74% anual.
Las reformas ayudaron a que la inflación esté en un mínimo histórico de 2.74% anual. (Héctor Téllez)

México

El Banco de México (Banxico) revisó a la baja por cuarta vez consecutiva su pronóstico de crecimiento para 2015.

En esta ocasión vaticinó una expansión de entre 1.7 y 2.5 por ciento anual, dato inferior al intervalo de 2 a 3 por ciento anterior.

Desde la segunda mitad del año pasado, el Banxico comenzó a disminuir su previsión para la economía de 2015. En un reporte citó como causas el débil desempeño de la industria, el desplome del petróleo, la desaceleración en la construcción y las manufacturas, y un menor dinamismo de Estados Unidos.

El país experimenta una producción por debajo de su potencial y es afectado por la volatilidad en los mercados, causada por la normalización de la política monetaria de EU, así como el desplome de las materias primas, en especial el petróleo, explicó en conferencia Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.

Las ventas externas no petroleras han perdido parte de su dinamismo. "Si vemos las exportaciones manufactureras, que son las más dinámicas, se ve cómo las automotrices tienen una tendencia ascendente. Pero las no automotrices son las que se han debilitado, a pesar de la depreciación del tipo de cambio", dijo Carstens.

El Banxico también revisó a la baja el número de afiliados al IMSS en 2015. En el segundo trimestre pronosticó que este año se crearán entre 560 mil y 660 mil empleos formales, un intervalo inferior al de su reporte anterior, de 580 mil y 620 mil puestos de trabajo. La previsión del banco central representa una desaceleración respecto a los más de 700 mil afiliados en 2014.

A pesar de ese escenario, Carstens aseguró que la inflación está controlada y que la depreciación del peso frente al dólar tuvo un impacto "limitado" en los precios al consumidor. Aseguró que la inflación se mantendrá cerca del objetivo de 3 por ciento en 2015 y 2016.

Aun con los precios controlados, el funcionario no descartó un aumento en la tasa de interés del Banxico, en caso de un mayor encarecimiento del dólar, o por un aumento en la tasa de la Fed, pero advirtió que ese tipo de movimiento puede afectar el crecimiento económico.

"Sin duda sabemos que sí podría tener un impacto (aumentar tasas). Ahora estamos usando un poco más la intervención cambiaria, pero eso no limita o niega que en algún momento tengamos que actuar en materia de tasas de interés, y dado que nuestro objetivo es la inflación, tendremos que actuar independientemente de otras variables", afirmó.

Carstens aseguró que la depreciación del peso —que perdió más de 20 por ciento de su valor frente al dólar en el último año— se hizo de forma "ordenada", gracias a la subasta diaria de dólares que estableció la Comisión de Cambios, lo que evitó distorsiones.

El banquero central aseguró que ese mecanismo ofrece mayor liquidez a los mercados, por lo que se han logrado absorber "choques", como la reciente devaluación del yuan chino, y la incertidumbre por el posible aumento de la tasa de la Reserva Federal de EU.

El Banxico precisó que la implementación de las reformas estructurales ayudó a que la inflación esté en un mínimo histórico, de 2.74 por ciento anual.

Principalmente por la reducción de tarifas eléctricas, además de la disminución de servicios de telecomunicaciones, por lo que una mayor profundización de las reformas será un factor para mantener precios controlados el próximo año. El Banxico solo ha observado una presión inflacionaria en los bienes durables.

Sin embargo, Carstens apuntó que continúan los riesgos para el crecimiento económico. Agregó que la economía puede sufrir más repercusiones si las exportaciones manufactureras siguen registrando un bajo dinamismo y en caso de que la industria en EU no repunte.

Existen también riesgos si aumenta la desconfianza e incertidumbre, que provoque un escenario de baja inversión, que la producción petrolera en México continúe en declive, además de una mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Carstens indicó que un mayor crecimiento en México dependerá, en buena razón, de que el sector exportador repunte por el aumento en su competitividad y la variación cambiaria, así como por la aceleración de las reformas estructurales.

Golpe al sector productivo

La devaluación de la moneda china (yuan) representa un golpe importante para la competencia del sector productivo mexicano, afirmó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En conferencia de prensa, el presidente del organismo, Manuel Herrera Vega, indicó que con esa medida se reduce el costo de las exportaciones de China a Estados Unidos, mismas que compiten con las mexicanas en el mercado norteamericano.

Eso evidentemente puede impactar de manera muy rápida en el desplazamiento de los productos mexicanos, subrayó.

La situación también repercute en la inestabilidad de los mercados y puede aumentar la volatilidad en la paridad peso-dólar, cuando el sector productivo esperaba señales que dieran certidumbre en los próximos días.

El presidente de la Concamin pidió a las autoridades tomar las medidas conducentes para mantener la competitividad de la exportación mexicana, sin que ello repercuta en una presión inflacionaria.

"En este momento el apalancamiento financiero con créditos blandos, de rápido otorgamiento, para la industria pudiera coadyuvar en un gran respiro, a fin de mantener la competitividad del sector", subrayó.

Nerviosismo en mercados

Horas más tarde el Banco Popular de China devaluó por tercera ocasión consecutiva el yuan. En esta ocasión el deslizamiento fue de 1.11 por ciento.

Esta reducción se suma a las depreciaciones de 1.62 por ciento del miércoles y de 1.86 por ciento del martes como parte de la reforma a su sistema cambiario.

Esta decisión se tradujo en retrocesos en gran parte de los mercados accionarios, con un mayor impacto en las bolsas europeas, mientras que el tipo de cambio presentó altibajos y el petróleo mostró un ajuste al alza tras las pérdidas del martes.

Esta nueva devaluación del yuan llevó a la moneda china a caer a mínimos históricos en cuatro años respecto al dólar.

Además, la Oficina Nacional de Estadística de China dio a conocer que en julio la producción industrial creció 6 por ciento en relación con igual mes de 2014, por debajo del aumento anual de 6.8 por ciento observado en junio y el 6.6 estimado por expertos del mercado.

Asimismo, en China se informó que las ventas minoristas presentaron una ligera desaceleración, al aumentar 10.5 por ciento en julio, nivel inferior al 10.6 por ciento registrado en junio.

El área de análisis de Grupo Financiero Monex señaló que los mercados accionarios mundiales presentaron movimientos negativos, luego de que se dieron a conocer datos económicos débiles por parte de China, lo que mantiene la incertidumbre sobre su crecimiento, así como posibles medidas de estímulo.

En ese contexto, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, presentó un retroceso de 0.78 por ciento respecto al cierre previo, mientras que Wall Street registró volatilidad, pero al final de la sesión el Dow Jones no mostró variaciones, en tanto que el Nasdaq repuntó 0.15 por ciento y el Standard and Poor's, 0.10 por ciento.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]