Banxico pronostica un PIB menor al previsto para 2015

La reducción se debe a la caída del precio internacional del petróleo, la cual ha generado mayor volatilidad en los mercados y ha afectado algunas inversiones, explica Carstens.
El entorno macroeconómico previsto es menos favorable, explicó el gobernador de Banxico.
El entorno macroeconómico previsto es menos favorable, explicó el gobernador de Banxico. (Nelly Salas)

México

El Banco de México (Banxico) recortó el pronóstico de crecimiento económico para este año a un rango de entre 2.5 y 3.5 por ciento, abajo del previo, de 3 y 4 por ciento.

Agustín Carstens, gobernador del banco central, externó en conferencia de prensa que "el entorno macroeconómico previsto es menos favorable al que teníamos en el informe anterior, por lo que la Junta de Gobierno decidió revisar a la baja los intervalos de crecimiento del PIB en 2015 y 2016".

Es de resaltar que el impacto es de medio punto porcentual, justo la cifra que estiman diversos especialistas le costará al dinamismo de la nación el recorte al gasto público.

El ex secretario de Hacienda detalló que la disminución a su estimado es consecuencia, principalmente, de la depreciación del precio internacional del petróleo, la cual ha generado mayor volatilidad en los mercados, misma que ha afectado algunas inversiones.

Aunque no es el único factor, continuó el titular del Banxico, toda vez que también repercute el hecho de que no se ha podido revertir la tendencia a la baja que tiene la producción petrolera mexicana y el consumo aún no da señales de una mayor aceleración.

Para 2016 el panorama tampoco deja ver un fuerte repunte en la actividad económica, por ello el instituto central modificó el estimado de entre 3.2 y 4.2 por ciento a un rango de 2.9 a 3.9 por ciento.

Aun así, dijo Carstens, los dos años siguientes serán mejores que el pasado, dado que estima que 2014 cerró con un crecimiento de 2.1 por ciento. Precisamente, mañana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dará a conocer el dato oficial.

Una vez que la cifra sea publicada, la Secretaría de Hacienda dará un mensaje en el que se espera anuncie un recorte a su pronóstico de PIB para este año, que hasta ahora se ubica en un intervalo de 3.2 a 4.2 por ciento.

La revisión del Banxico fue de medio punto porcentual, pero Carstens advirtió que aún puede haber una nueva disminución, debido a riesgos como el menor dinamismo global, precios más bajos de petróleo y persistente percepción de inseguridad.

Sobre este último punto, el encargado de la política monetaria del país resaltó que sin lugar a dudas es una inquietud que está latente en las diferentes encuestas que realizan entre los empresarios, que reflejan cómo ven que afecta a sus diversas actividades.

"Sí se ha dado, lo vemos de manera muy grafica, por ejemplo en lo que reportan los comerciantes o los hoteleros, o bien en la baja de turismo en Oaxaca. En diferentes encuestas nos reportan eso como una afectación a su actividad", destacó.

Asimismo, manifestó que también hay posibilidades de que la economía crezca más de lo esperado, pero para eso Estados Unidos deberá tener un mayor dinamismo al previsto, y sobre todo si el gobierno logra implantar de una manera más ágil el conjunto de reformas estructurales.

Cuestionado sobre las tasas de 5 por ciento de las que se hablaba hace un par de años, Carstens afirmó que "la probabilidad de que se alcance ese nivel en estos momentos es menor. La realidad es que para que eso se lleve a cabo faltan más o menos cuatro años".

Aun así, aclaró que por el momento es algo que no descartaría del todo, dado que hay reformas que representan un beneficio importante, por eso es fundamental que se implanten de forma adecuada y comiencen a dar resultados.

En este sentido, destacó que tanto la reforma en telecomunicaciones como la energética juegan un papel relevante y su efecto se verá poco a poco.

Sobre esta última, aceptó que el ambiente de bajos precios petroleros es un obstáculo, pero el deterioro no es sustancial, pues recordó que los participantes importantes realizan inversiones a muy largo plazo y es difícil pronosticar qué pasará hacia adelante.

AUMENTA INFLACIÓN

Por otro lado, el Banxico dio a conocer que al término de 2014 la inflación general se colocó en 4.08 por ciento, cifra ligeramente arriba de 3.97 por ciento registrado en 2013.

En la presentación del informe trimestral correspondiente al último periodo del año pasado, el banquero central explicó que el alza fue consecuencia de los choques fiscales que se dieron a inicios de 2014 con la entrada en vigor de la reforma hacendaria.

No obstante, el gobernador del Banxico destacó que los efectos de la ley comienzan a disiparse, y como muestra señaló que los reportes indican que la inflación de enero se encuentra en solo 3.07 por ciento.

La vertiginosa caída, apuntó el funcionario público, es debido a que ya no se ve el efecto inflacionario de alimentos, bebidas y tabaco, aunado a que ha sido ayudada por la baja en los precios de las gasolinas y en las tarifas de los servicios de telecomunicaciones.

Por esos motivos, el banco central mantuvo intacta su expectativa de inflación, en un rango de 3 por ciento, más/menos un punto porcentual. "Nuestro pronóstico se mantiene anclado, vemos una reducción importante en la inflación y convergerá en 3 por ciento", concluyó Carstens.