Banxico prevé baja en financiamiento externo

Entre 2010 y 2014 el flujo de fondeo proveniente de fuera representó en promedio 9.7% del PIB pero el banco central estima que para 2016 el indicador apenas llegará a 6.9%.

México

La volatilidad mundial y los bajos precios del petróleo disminuirán el flujo de financiamiento en el país, pues el Banco de México espera que se ubique en 6.9 por ciento del producto interno bruto en 2016, un menor ritmo al promedio de 9.7 por ciento registrado entre 2010 y 2014.

“Reflejaría fundamentalmente la acotada disponibilidad de fuentes de financiamiento del exterior, ante la posibilidad de incrementos en las tasas de interés en Estados Unidos, y la mayor aversión al riesgo que se anticipa continúe en los mercados financieros internacionales”, advirtió el Banxico en su informe del primer trimestre del año.

Se estima un financiamiento al sector privado de 2.9 por ciento del PIB en 2016, inferior al 3.1 por ciento que obtuvo en 2015, con una desaceleración principalmente en el crédito interno, advirtió el banco.

Además, con el deterioro de las condiciones financieras a escala internacional y la caída del valor de exportaciones petroleras “se estima que no se observe una acumulación de reservas internacionales en 2016”.

En el documento, el banco central considera que el deterioro de las condiciones de financiamiento para la economía mexicana, ante el entorno de volatilidad e incertidumbre internacional, es uno de los riesgos a la baja para el crecimiento nacional, debido a sus repercusiones en los planes de inversión.

Cautela global

“La volatilidad ocasiona que los inversionistas estén siendo sumamente cuidadosos de dónde colocan su dinero, porque esta misma volatilidad puede ir contra ellos”, señaló a MILENIO Rafael Eutimio García, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco.

“Y si comprometen su dinero a largo plazo y hay un movimiento de tasas de interés, como el que se espera, eso va a significar que van a tener problemas”, indicó el especialista en mercados financieros.

Pese a ese riesgo, el Banxico señaló que aun con el “complicado” entorno internacional y el aumento de la tasa de referencia, que pasó de 3.25 a 3.75 por ciento en febrero pasado, en sincronía con el aumento de la Reserva Federal, el financiamiento al sector privado aumentó en el primer trimestre del año, lo que apoyó a la economía.

“A pesar de que para algunos segmentos del financiamiento al sector privado las tasas de interés aumentaron —en especial las de corto plazo—, éstas aún se ubican en niveles cercanos a los mínimos históricos”, por lo que no se observó un impacto en el costo del financiamiento.

“Al mismo tiempo, la calidad del crédito continuó siendo adecuada y sin mostrar señales de deterioro, lo que sugiere la ausencia de presiones de demanda en el mercado de fondos prestables”, agregó el Banxico.

Las fuentes de recursos financieros de la economía se recuperaron en el primer trimestre de 2016 respecto al inmediato anterior, al aumentar de 7.5 a 8 por ciento.

El banco central observó una mejoría en las fuentes externas, así como una menor volatilidad internacional. Asimismo, la disminución de gasto por parte del sector público permitió que se expandiera el financiamiento al sector privado.

Sin embargo, el Banxico advirtió que los extranjeros disminuyeron su ahorro en el país, debido a que prevalece un entorno de incertidumbre internacional, sobre todo contra países emergentes.

“El saldo del ahorro financiero de no residentes se contrajo por segundo trimestre consecutivo (su variación real anual pasó de -2.6 a -3.7 por ciento), lo que resultó de la reducción del saldo de valores públicos de corto plazo en poder de extranjeros”, indicó el banco central.

“No obstante lo anterior, la posición de extranjeros en valores de mediano y largo plazos continuó aumentando, si bien a un ritmo menor que el observado en el cuarto trimestre de 2015”, agregó.

García dijo que esta es una estrategia de los inversionistas para enfrentar el entorno de incertidumbre internacional, ya que asumen en su balance de riesgos un posible aumento de tasas por parte de la Reserva Federal, y que el Banco de México haga lo propio.

Las mejores condiciones en el mercado laboral han permitido que el crédito en los hogares siga mostrando “elevadas” tasas de expansión, pero con una desaceleración respecto al trimestre anterior.

El financiamiento a los hogares registró un aumento de 6.7 por ciento anual en los primeros tres meses del año, una disminución de 0.6 puntos porcentuales respecto al trimestre inmediato anterior.

“Esta moderación reflejó la desaceleración del crédito a la vivienda —tanto del Infonavit como de la banca comercial—, cuyo crecimiento en términos reales anuales pasó de 6.8 a 5.8 por ciento entre el cuarto trimestre de 2015 y el primero de 2016”, advirtió el Banxico.

Sin embargo, el crédito al consumo se aceleró 8.8 por ciento anual en el primer trimestre del año, un dato superior al 8.2 por ciento registrado en el cuarto trimestre de 2015.

“Las tasas de interés para el consumo permanecieron sin cambios relevantes, mientras que los índices de morosidad siguieron reduciéndose, especialmente para el segmento de créditos personales”, concluyó.  



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]