Inflación traerá efectos secundarios: Banxico

El Banco de México advirtió que el aumento en la tasa de inflación traerá efectos de segundo orden en la economía; además considera que de continuar la volatilidad, podría depreciarse el peso.
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México. (Notimex )

Ciudad de México

En la última reunión de política monetaria, todos los miembros de la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico) coincidieron en que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado, pues algunos de ellos enfatizaron el riesgo al alza de que la reforma fiscal tenga impactos mayores a los originalmente previstos.

De acuerdo con las minutas de la reunión de política monetaria del 31 de enero pasado, publicadas por Banxico, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno señaló la posibilidad de que los recientes ajustes en precios relativos pudieran dar lugar a incrementos en las expectativas de inflación para horizontes de mediano plazo que conduzcan a efectos de segundo orden.

No obstante, uno de los integrantes de la Junta de Gobierno argumentó que hasta este momento no hay evidencia en esa dirección y que no es probable que ello suceda, dado el grado de holgura que existe en la economía.

Asimismo, la mayoría de los miembros de la junta destacó como riesgo adicional al alza la posibilidad de que, ante nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, se observe una depreciación del tipo de cambio, lo cual incidiría sobre la inflación.

Adicionalmente, algunos integrantes indicaron que no pueden descartarse presiones adicionales del subíndice de precios no subyacente, las cuales podrían derivarse de choques que han probado ser recurrentes en nuestro país, como los de los precios de los productos agropecuarios.

Además, uno de  los miembros de la junta añadió que es probable que durante el presente año no se cuente con el efecto positivo de recortes significativos en los precios de las telecomunicaciones, los cuales en el pasado contribuyeron a mantener la inflación subyacente por debajo de 3 por ciento.

Así, la Junta de Gobierno de Banxico decidió por unanimidad mantener en 3.50 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, en virtud de que estima que la postura monetaria es congruente con la convergencia eficiente de la inflación a la meta de 3 por ciento.