Banxico ve ventajas en el modelo de la moneda virtual

Este modelo permite potenciar la red de transacciones en el sistema financiero y una mayor inclusión y mejores servicios financieros.
Un hombre en Vancouver, Canadá, utiliza en 2013 el primer cajero automático de Bitcoins, que fue instalado en una cafetería.
Un hombre en Vancouver, Canadá, utiliza en 2013 el primer cajero automático de Bitcoins, que fue instalado en una cafetería. (Reuters)

Ciudad de México

La tecnología subyacente de las monedas virtuales —como el bitcoin— que permite potenciar la red de transacciones en el sistema financiero puede mejorar y hacer más asequibles distintos servicios, lo que aumentaría la inclusión financiera en el país, señaló Miguel Díaz, director de Sistemas de Pagos del Banco de México.

De acuerdo con la encuesta de inclusión financiera del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), casi una tercera parte de la población adulta no tiene un servicio del sistema financiero, un rezago que intenta ser abatido por la actual administración federal con una nueva política dirigida a aumentar su uso.

“La adopción de nueva tecnología podría crear nuevos servicios ofrecidos por las instituciones financieras o incluso entidades no financieras en el país”, aseguró Díaz en entrevista posterior a su participación en la conferencia regional para América Latina del proveedor de servicios financieros Swift.

Las “criptomonedas” son piezas de software encriptado que registran transacciones financieras de un valor determinado. Una de ellas es el bitcoin, que es usado para realizar operaciones de manera anónima, como usar efectivo, pero por medios electrónicos, sin utilizar un banco.

Díaz indicó que la tecnología en ese tipo de transacciones puede ser usada para ofrecer nuevos servicios, pero aclaró que aún es incierto si las divisas virtuales pueden utilizarse a gran escala en el sistema financiero.

Recordó que el Banco de México emitió hace tres años una advertencia de que esas “criptomonedas” conllevan un riesgo de volatilidad alto y, por lo tanto, descartó que sean usadas como un activo de resguardo ante el clima de volatilidad financiera, acentuado recientemente por el Brexit.