Banxico baja medio punto al pronóstico del PIB 2015

Lo que ha destacado es la caída en la producción de Pemex, que no se prevé que vaya a recomponerse en el corto plazo, dice el gobernador del instituto.
Presentó el Informe Trimestral de la Inflación.
Presentó el Informe Trimestral de la Inflación. (Javier Ríos)

México

Debido a que entre enero y marzo la economía tuvo un desempeño débil, con un avance de apenas 0.4 por ciento respecto al cuarto trimestre de 2014, que se acentuó con la caída de la producción de petróleo, el Banco de México (Banxico) rebajó sus pronósticos de crecimiento para este año y el siguiente.

Agustín Carstens, gobernador del banco central, detalló que la producción industrial ha mostrado cierto estancamiento, las exportaciones y la inversión tuvieron un ritmo moderado y el consumo se “aflojó”, por lo que advirtió que subirá la tasa, a pesar de que afectará el crecimiento en el corto plazo, a fin de evitar que se ponga en riesgo la meta de inflación.

Informó que la nueva proyección es de entre 2 y 3 por ciento, desde un rango de entre 2.5 y 3.5 por ciento. Para 2016 el recorte fue de un rango de 2.5 a 3.5 por ciento, cuando antes era de entre 2.9 y 3.9 por ciento.

Explicó que la estimación del PIB para el primer trimestre también fue modificada, de 0.7 por ciento que se tenía previamente a 0.4 por ciento respecto a los tres últimos meses del año pasado.

“Hemos visto un desempeño de la economía americana más lento de lo que se esperaba; en México también un crecimiento económico menor; de hecho algo que ha destacado es la caída en la producción de Pemex, que no se prevé que se vaya a recomponer en el corto plazo; la inversión también ha mostrado una dinámica menor. Al tomar en cuenta todos esos factores la Junta de Gobierno ha decidido revisar su pronóstico de crecimiento”, argumentó.

Al presentar el Informe Trimestral de la Inflación, advirtió que es ineludible mejorar el estado de derecho y la seguridad pública y la jurídica, a fin de generar un entorno favorable para el crecimiento.

El Banxico reconoce “un inicio de año más lento en la actividad económica y se está moviendo muy en línea con lo que el mercado ya había realizado; si vemos la última encuesta del banco central, ya el promedio traía 2.88 por ciento para 2015 y para el siguiente año 3.4 por ciento”, dijo el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa, institución que tiene una estimación económica de 2.6 por ciento para este año y de 3.1 por ciento para 2016.

Para el director de análisis y estrategia de Actinver, Ernesto O’Farril, llama la atención que el nuevo rango establecido por el banco central es muy amplio, ya que es síntoma de que se espera una mayor debilidad.

Lo anterior sin duda obligará a la Secretaría de Hacienda a revisar a la baja su meta para este año, una vez que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dé a conocer el dato oficial del primer trimestre el jueves, y que en Actinver están calculando que fue de 2.6 por ciento en relación con igual periodo de 2014.

Del entorno externo, expresó que sigue bastante complicado, pues “nos encontramos en una circunstancia para sopesar adecuadamente tanto los factores internos como los internacionales que podrían afectar la inflación”.

Mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos puede aumentar sus tasas de interés, Europa y Japón tienen una política monetaria extremadamente laxa, lo que ha contribuido a una mayor volatilidad.

Esas posturas asimétricas se han reflejado en una apreciación del dólar respecto a la mayoría de las monedas durante casi todo el primer trimestre.

Toda esa dinámica cambiaria, explicó, ha sido por la expectativa de las tasas, por lo que el escenario para México es mantenernos en ese nivel o ajustes al alza.

Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, señaló que ha influido el debilitamiento del mercado interno, la baja en los precios del petróleo y el recorte del gasto.

Agregó que se requieren de medidas que pueden reactivar de manera rápida el mercado interno, como son las compras de gobierno, el pago a proveedores a los estados que ha sido un gran problema y acelerar las obras de infraestructura.

DEMANDA LA IP OTRO MODELO DE DESARROLLO

Ante el bajo crecimiento económico, de solo 2.4 por ciento observado en las últimas tres décadas, es preciso cambiar el modelo de desarrollo del país, afirmó la Confederación Patronal de la República Mexicana.

“Este año esperamos crecer entre 2.8 y 3 por ciento, pero el objetivo es lograr un mayor dinamismo”, afirmó Juan Pablo Castañón, presidente del organismo.

Dijo que la idea de cambiar el modelo es fortalecer el mercado interno y la competitividad global del país mediante el impulso decidido a las pequeñas y medianas empresas, en todas las regiones del país; innovar y elevar la productividad con base en el uso de las nuevas tecnologías.

Con el modelo actual la economía depende en gran medida de los ciclos económicos de Estados Unidos, adonde México exporta 80 por ciento de los productos que salen al mundo.

Castañón afirmó que en las últimas décadas las nuevas tecnologías han transformado de manera exponencial la forma en que se relacionan las personas, de generar conocimiento, de hacer negocios y de crear valor a través de las empresas.

En ese sentido, el dirigente dijo que es preciso reducir las iniquidades entre las personas, en especial las grandes diferencias productivas de las regiones. (Luis Moreno/México)