Banxico lleva 556 mdd para apuntalar el peso

Entre miércoles y viernes la moneda nacional recuperó 1% de su valor frente al billete verde; fue la única divisa que terminó con saldo positivo.
Luis Videgaray y Agustín Carstens, quienes presiden la Comisión de Cambios.
Luis Videgaray y Agustín Carstens, quienes presiden la Comisión de Cambios. (Octavio Hoyos)

México

Por tercer día consecutivo el Banco de México vendió 52 millones de dólares para contener la depreciación del peso frente al dólar. La medida logró que la moneda nacional terminara con un saldo semanal de ligera apreciación de 0.07 por ciento, es decir, de 1.09 centavos.

Esta inyección de dividas fue antecedida por dos subastas de 200 millones de dólares cada una, realizadas por el banco central el 11 de diciembre de 2014 y el 6 de marzo pasado.

La estrategia de la Comisión de Cambios, conformada por Banxico y Hacienda, de subastar 52 mdd sin importar el tipo de cambio, surtió un efecto inmediato, ya que en tres días el peso recuperó más del uno por ciento que perdió respecto al billete verde la semana pasada.  

El tipo de cambio se colocó el viernes en 15.48 pesos por dólar contra los 15.58 pesos del martes. “Con ello, fue la única divisa entre los principales cruces que terminó en saldo positivo esta semana”, dijo Gabriela Siller, jefa de análisis de Banco Base.

El peso cerró la jornada de ayer  viernes con una depreciación de 0.62 por ciento o 9.72 centavos en comparación a la jornada anterior.

Según Siller, el mecanismo de subastas aplicado por la Comisión de Cambios “facilitó al mercado recortar la mayor parte de pérdidas que llevaron al tipo de cambio a un máximo histórico de 15.6679 pesos por dólar, permitiendo a la divisa cerrar con una apreciación moderada”. 

A las 10 de la mañana se activó la venta de 52 millones de dólares diarios sin precio mínimo, cantidad que se asignó a cinco postores a un tipo de cambio ponderado de 15.5081 pesos por dólar.

Poco antes de las tres de la tarde las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 15.4877 pesos por dólar, mientras que el euro tocó un mínimo de 1.0463 y un máximo de 1.0907 dólares.

El euro se vendió al mayoreo con un precio mínimo de 16.2337 y un máximo de 16.8600 pesos.

El tipo de cambio Fix que determina el Banco de México para operaciones al mayoreo se colocó en 15.4892 frente a los 15.4003 del jueves.

El martes, antes de que se decidiera la venta adicional de dólares con el mecanismo de desacumulación de reservas internacionales, el tipo de cambio Fix estaba en 15.5837 pesos por dólar, lo que significó una depreciación de 0.08 por ciento, equivalente a 13 centavos.

El miércoles 11 de marzo se determinó una intervención mayor en el mercado con una subasta adicional sin precio mínimo por 52 millones de dólares, lo que le dio un respiro a la paridad, al registrarse una apreciación de 0.9 por ciento, al cerrar con una cotización de 15.4455 pesos por dólar.

Incluso el tipo de cambio ponderado al que se vendieron los dólares adicionales se situó 0.8 por ciento por debajo del Fix del día anterior.

El 12 de marzo nuevamente el mercado demandó 52 millones de dólares vía la puja establecida, con lo cual se consiguió que el tipo de cambio quedara al cierre en 15.4003 y el ponderado al que se asignaron los dólares fue 0.6 por ciento menor al de un día antes.

La Comisión de Cambios destacó que México cuenta con un buen nivel de reservas internacionales, a las que se agrega la línea de crédito flexible contratada con el Fondo Monetario Internacional por cerca de 70 mil millones de dólares

Por eso determinó recurrir a la desacumulación de reservas por medio de subastas de dólares, que no se usaba desde 2009, cuando el tipo de cambio se presionó por la incertidumbre en los mercados provocada por la crisis financiera que derivó en una recesión mundial.

En la semana, el titular de Hacienda, Luis Videgaray, fue explícito al decir que el gobierno utilizará todos los recursos disponibles para enfrentar la volatilidad monetaria global. 

Reunión del CESF

El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF) exhortó a las empresas privadas no financieras que “internalicen los riesgos” a la luz de un entorno financiero volátil y sensible ante diversos choques.

El consejo, conformado por funcionarios de Hacienda, Banco de México, CNBV, CNSF, Consar y otros, dice que el principal riesgo para la economía es la posible alza en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El CESF concluyó que ante la complejidad del entorno global no se debe bajar la guardia y mantener la coordinación entre las políticas fiscal, monetaria y financiera del país.