Banxico anticipa menor financiamiento este año

El indicador para 2016, de 6.6% del PIB, será ligeramente superior al registrado en 2015, pero inferior al promedio de 9.7% del último lustro.
Sede del banco central.
(Especial)

México

A pesar de que las fuentes de financiamiento de la economía mexicana, tanto internas como externas, mostraron una ligera recuperación en 2015, el Banco de México espera que la volatilidad en los mercados internacionales disminuya el flujo del crédito este año.

“Dada la atonía en el crecimiento global y la elevada incertidumbre que se prevé prevalezca en el exterior, existen riesgos de que las fuentes de recursos financieros en 2016 sean limitadas”, señaló el Banxico en su informe del cuarto trimestre de 2015.

“En particular, se estima que dicho flujo se ubique en 6.6 por ciento del PIB al cierre del año en curso, cifra ligeramente superior al 5.2 por ciento previsto para 2015, pero inferior al 9.7 por ciento registrado en promedio durante los cinco años previos”, añadió.

El Banxico explicó que la desaceleración en las fuentes de financiamiento de la economía que se experimenta desde 2014 —año en que alcanzaron su punto más alto en la última década— refleja una menor disponibilidad de financiamiento proveniente del extranjero.

“Ante la posibilidad de incrementos en las tasas de interés de Estados Unidos, la mayor aversión al riesgo que se anticipa persista en los mercados financieros internacionales y, en general, las perspectivas de que los flujos de capital canalizados a las economías emergentes sean limitados”, precisó el informe.

Rafael Eutimio García, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco y especialista en temas financieros, explicó que una menor fuente de financiamiento, y un menor flujo de capital hacia el país, puede tener un efecto negativo para la economía.

Según datos del Banxico, las fuentes de financiamiento externas disminuyeron por una caída en el saldo del ahorro financiero de no residentes, que cayó 1 por ciento anual en términos reales en el cuarto trimestre de 2015, después de mantener un crecimiento consecutivo desde 2009.

“A ello contribuyó, en buena medida, la reducción en la tenencia de extranjeros de instrumentos de deuda gubernamental, particularmente de corto plazo, no obstante que su posición en activos de mediano y largo plazos continuó creciendo en términos reales anuales”, indicó el banco central en su informe.

“Por su parte, los recursos externos canalizados a financiar el sector privado se contrajeron 1.7 por ciento a tasa anual en el cuarto trimestre, en un entorno global caracterizado por condiciones de financiamiento externo más astringentes para los corporativos”, agregó el Banxico.

Pero también las fuentes internas de financiamiento disminuyeron por un menor crecimiento en el saldo del ahorro financiero interno, que disminuyó a 3.9 por ciento del PIB en el cuarto trimestre de 2015, desde el 5.5 por ciento registrado en el periodo inmediato anterior.

A pesar de ese entorno, el Banco de México indicó que por el momento la tasa de interés, es decir el costo del crédito, se mantiene relativamente bajo.

“Actualmente estamos viendo volatilidad en los mercados y  esto hace que los inversionistas se muevan hacia la seguridad. Eso puede generar una salida de dinero de México y, por lo tanto, la oferta de dinero disminuye, por lo que hay menos dinero disponible”, advirtió el investigador de la UAM.

García explicó que para observar un aumento en las tasas de interés debe experimentarse un alza en la demanda de dinero o mantenerse constante, ante una menor oferta monetaria.

“Es decir, que se siga necesitando la misma cantidad de dinero, pero en realidad hay menos en la economía. Si ese es el caso, puede existir una tendencia a que las tasas se incrementen”, explicó.

Pero ahora se ha observado un aumento en la oferta de dinero, con la expansión de la base monetaria, por lo que aún existen suficientes recursos disponibles en la economía, lo que puede explicar parcialmente las tasas de interés relativamente bajas, señaló García.

Sin embargo, el crecimiento de la base monetaria “se moderó durante el periodo que se reporta, al pasar de 18.3 a 16.6 por ciento anual en términos reales entre el tercer y el cuarto trimestre de 2015”, según el Banxico.

Reducción del déficit

El Banco de México señaló que la reducción del déficit en el sector público contribuyó a mantener un crecimiento en el financiamiento al sector privado, en medio de un “complejo” entorno de volatilidad internacional.

Los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicaron en 4.1 por ciento en 2015, una reducción respecto al 4.4 por ciento del año inmediato anterior, lo que indujo a que se destinaran más recursos a financiar a las empresas no financieras del sector privado.

“En efecto, ante el complejo entorno externo persiste la posibilidad de que las fuentes de recursos sean aún menores a lo esperado, por lo que la menor absorción de recursos por parte del sector público implícita en este ajuste preventivo alivia posibles presiones a los mercados de fondos prestables en México”, señaló el informe.

El Banxico advirtió al gobierno mexicano que es “fundamental” el proceso de consolidación fiscal del sector público para que la economía mexicana pueda “transitar de manera eficiente y ordenada en un entorno externo con condiciones menos favorables”.

“Ello, además de garantizar la sostenibilidad de la deuda pública, facilitaría que se mantenga la canalización de recursos al sector privado y que los mercados de crédito, especialmente las tasas de interés, no se vean presionados”, aseguró.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]