Banqueros de la UE advierten sobre amenaza estadunidense

Barclays propone una fusión para una defensa regional y contener el creciente avance rival.
Una de las sucursales de Barclays.
Una de las sucursales de Barclays. (Shutterstock)

Londres

El presidente de Barclays dijo que los bancos europeos de inversión deben considerar una fusión a fin de crear una defensa regional para competir con los rivales estadunidenses, y destacó la preocupación de los altos banqueros de Europa por el futuro del sector.

“Si quieres crear un defensor de la banca de inversión para Europa tienes que combinar las divisiones de banca de inversión de los principales participantes, pero tendrás que tragar saliva y necesitarás el respaldo político”, dijo John McFarlane a Financial Times.

Al subrayar las preocupaciones, Frédéric Oudéa, presidente ejecutivo de Société Générale de Francia y presidente de la Federación  Bancaria Europea, escribe en el Financial Times de ayer que un pequeño grupo de “robustos” bancos universales estadunidenses “ganan participación de mercado en el extranjero mientras fortalecen su posición en casa”.

Los planes europeos para introducir un impuesto sobre las transacciones financieras y las reformas estructurales, que separan las actividades de los bancos minoristas de las de la banca de inversión, “limitarán la capacidad en la que los bancos europeos pueden operar en los mercados de capitales”, escribe.

“Eso es insensato, e injusto, ya que los bancos estadunidenses con grandes actividades de banca de inversión que se encuentran en Londres estarán exentos de las reglas”.

Los comentarios de dos de los bancos más prominentes de Europa destacan la creciente angustia en la industria sobre su rendimiento y sus perspectivas. Los bancos europeos recortan miles de puestos de trabajo, venden miles de millones de euros en activos y reparan sus balances, mientras que los rivales de EU se expanden y cada vez son más fuertes.

En su artículo, Oudéa escribe que los cinco principales bancos de EU aumentaron su participación en el mercado mayorista de 48 a 59 por ciento en los últimos cinco años, mientras que los cinco principales bancos europeos cayeron de 35 a 31 por ciento.

Se restringe la fusión de los grandes bancos por la escala móvil de los requerimientos de capital para los bancos globales sistémicamente importantes, escribe. “No creo que la respuesta sea una reestructuración estratégica o una fusión, porque mientras más grande eres tienes más desventajas en términos de requisitos de capital”.

McFarlane, quien se unió en mayo a Barclays como presidente y asumió el control total después de destituir a su director ejecutivo en julio, dijo: “Los estadunidenses tienen posiciones más fuertes que cualquier otro, y todavía no se termina el juego, pero es muy duro”.

“Si los políticos europeos y los bancos son realmente serios no se pueden simplemente sentarse a esperar, tienen que hacer algo al respecto”, dijo. “Incluso puede ser Barclays, pero no creemos que sea una realidad (la creación de un defensor regional), y esa es la razón por la que no presionamos agresivamente”.

Los nuevos jefes de Deutsche Bank, Credit Suisse y Standard Chartered se preparan para recortar miles de puestos de trabajo y retirar a sus bancos de varias líneas de negocio, con lo que realizan reestructuraciones parecidas a las de Barclays, HSBC Royal Bank of Scotland y UBS.