Bancos ponen candados para inhibir el “lavado”

Con el fin de evitar ilícitos, las medidas de seguridad de las instituciones financieras estadounidenses han incrementado las trabas, lo que causa que los procesos se alarguen para los mexicanos.
Durante el 2014 se podían realizar acciones en un día hasta por 500 mil dólares, en 2015 no superan los 200 mil dólares.
Durante el 2014 se podían realizar acciones en un día hasta por 500 mil dólares, en 2015 no superan los 200 mil dólares. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Aunque la fiscalización de clientes y cuentas se observa como moneda de uso corriente entre ejecutivos de cuenta y gerentes de entidades bancarias, debido a las disposiciones del gobierno de los Estados Unidos, que pretenden inhibir transacciones relacionadas con el lavado de dinero desde el año 2012, las remesas que se envían a México han bajado, de acuerdo a un ejecutivo bancario quien pidió omitir su nombre.

"Hemos tenido que estar cambiando relación con bancos extranjeros por lo mismo. El sistema financiero mexicano se encuentra a la vanguardia, pero aún así se siguen aplicando candados donde se rechazan documentos a pesar de que son girados por la banca en los Estados Unidos".

La explicación ante las disposiciones del gobierno de los Estados Unidos, de acuerdo al suplemento semanal Mercados Milenio, entre otras cosas, se enfoca en el año de referencia cuando el Senado estadounidense dio a conocer un informe sobre el presunto papel que tuvo HSBC en el lavado de dinero del narcotráfico en México, banco que fue multado a finales de ese año con mil 900 millones de dólares.

El reportaje de Financial Times firmado por Jude Webber y Gina Chon y publicado en Milenio estableció que Peter Skinner, ex fiscal federal que trabajó en casos de lavado de dinero apuntó:

"Muchos bancos extranjeros están cancelando cuentas de las personas físicas de México por presunción de lavado de dinero y evasión fiscal".

"Teniendo en cuenta las recientes multas, dada la dificultad de realmente conocer a tu cliente cuando estás en la frontera, es difícil decir que los grandes bancos reaccionan de forma exagerada dado el entorno regulatorio".

A pesar de ello los ejecutivos mexicanos afirman que no existe una explicación concreta toda vez que los bancos en los Estados Unidos no quieren ser puente de transferencia, lo que frena las transferencias de remesas de trabajadores legales e ilegales, aplicándoles candados financieros en tanto se observa de dónde proviene el dinero.

De esta manera se limita a los bancos mexicanos el tipo de documentos que deben emitir, lo que inhibe el flujo de transferencias.

Así mientras durante el año anterior se podrían realizar acciones en un día hasta por 500 mil dólares, en 2015 no superan los 200 mil dólares al mes y la mayoría de los bancos especialistas en remesas ya no opera ni siquiera con personas físicas.

Sin embargo el entrevistado dijo que las medidas son justas, puesto que en el caso de efectivo en dólares puede aparecer el fenómeno del lavado de dinero (impulsado no sólo por el crimen) y también la evasión fiscal y el desvío de recursos públicos que gobiernos bajan sin declarar, utilizando empresas ficticias que entran como outsourcing, simulando el apoyo a pseudoempresas para bajar fondos que se regresan por otra vía para tener recursos.