Bancos grandes y pequeños, en qué se parecen

Tanto la banca de nicho como la banca comercial nacional deben seguir las mismas reglas que impone el Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, así como la Secretaría de Hacienda.
Entre 1993 y 1994 surgieron los bancos de nicho. La crisis del 94 terminó con muchos de ellos.
Entre 1993 y 1994 surgieron los bancos de nicho. La crisis del 94 terminó con muchos de ellos. (Especial )

Ciudad de México

En México existen aproximadamente 47  bancos de nicho, de acuerdo con el padrón estadístico de la Comisión Nacional Bancaria de Valores.

El viernes pasado Banco Bancrea inició operaciones, y tiene como segmento de mercado a la micro, pequeña y mediana empresa de Monterrey.

La diferencia entre un banco de nicho como Bancrea y Banorte, institución de carácter nacional es el alcance y penetración que tienen en el territorio nacional, explicó el doctor Raymundo Tenorio, director de las carreras de economía de la Escuela Nacional de Negocios del Tecnológico de Monterrey.

“El tamaño de la infraestructura en cuanto a sucursales, cajeros, empleados, y productos financieros, marcan la diferencian entre un banco de nicho y la banca comercial nacional”, explicó.

“Los bancos de nicho, por ejemplo, pueden estar dirigidos a un sólo sector por ejemplo, el pesquero, el ganadero, al de servicios, o al industrial. Su cobertura y alcance está limitada. Sus ahorradores son de un único sector”.  

Pero, sin importar el tamaño del banco, todos, grandes y chicos deben seguir la regulación del  Banco de México, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, así como de la Secretaría de Hacienda. Del mismo modo, el fin de ambos sectores de la banca es captar y prestar capital de ahorro.  

Entre 1993 y 1994 , la Secretaría de Hacienda autorizó la creación de 17 bancos de nicho. Dos años después el capital de esta banca representaba 3.1 por ciento del total del sistema bancario.

“Ninguno de estos bancos se ha propuesto atacar el mercado masivo todos pueden definirse como bancos de alcance masivo”, se explica en la página de la Asociación de Bancos de México.  

En 1995, después de la crisis económica de 1994, muchas de estas instituciones desaparecieron. De este grupo, a la fecha sobrevive del Bajío, Banregio, Interacciones, Afirme, Invex, Mifel e Inbursa.