Bancos estadunidenses se preparan para una crisis

Si bien algunos tienen un buen colchón y todavía pueden hacer reducciones netas, otros están en un “punto de inflexión”.
La sede de la financiera JP Morgan en Nueva York.
La sede de la financiera JP Morgan en Nueva York. (Mike Segar/Reuters)

Nueva York

Los mayores bancos de Wall Street empiezan a construir sus defensas contra la crisis, lo que señala el final de una reducción constante de reservas que ayudó a impulsar las utilidades en los últimos cinco años.

Al aprovechar las reservas que se apartaron para los créditos incobrables se convirtió en una fuente confiable de ingresos para los bancos en el entorno posterior a la crisis, lo que les permite compensar los efectos de la debilidad de la demanda y las tasas de interés ultrabajas. Los reguladores le permiten a los bancos utilizar las reservas de esta manera si pueden argumentar que una mejora en el panorama hacen menos probables las pérdidas.

Pero se espera que en la práctica tenga un impacto limitado en las utilidades del tercer trimestre de los bancos, que comenzaron a presentarse esta semana, porque las reservas cayeron lo más que pudieron.

Si bien algunos bancos cuentan con un buen colchón de reservas, todavía pueden hacer reducciones netas, otros se encuentran en un “punto de inflexión”, dijo Jennifer Thompson, analista de Portales Partners en Nueva York. Los bancos con grandes exposiciones de riesgo a la energía pueden ver aumentos “dramáticos” en las reservas, dijo, mientras que los sectores relacionados con materiales, materias primas e industriales también se ven vulnerables a los aumentos.

“Alcanzamos un punto en el ciclo donde la calidad del crédito ya no puede ser mucho mejor”, dijo Bain Rumohr, director de Fitch Ratings en Chicago.

A medida que se desvanezca el impulso de las reservas, los analistas tendrán un mejor panorama en el potencial de las ganancias estructurales de los grandes bancos que se reforzaron en sus balances, pero que todavía batallan para generar atractivos rendimientos a los inversionistas.

Los analistas esperan que cinco de los seis mayores bancos de EU van a informar caídas en los ingresos trimestrales año con año y solo Wells Fargo tendrá una pequeña ganancia.

JPMorgan Chase, el banco más grande de EU por activos, que abre la temporada de resultados el martes, debe anunciar que el ingreso neto cayó alrededor de 8 por ciento respecto al año anterior, a 5 mil 100 millones de dólares (mdd), de acuerdo con las proyecciones consensuadas.

John Gerspach, el director financiero de Citigroup, dijo en septiembre que el banco puede construir reservas relacionadas con la energía en el tercer trimestre, con lo que suma alrededor de 43 mdd en reservas relacionadas con cerca de 18 mil mdd de exposiciones a la energía en el segundo. Citi tiene reservas de créditos incobrables equivalentes a 2.2 por ciento de los activos, más que JPMorgan, que está a 1.8 por ciento, o Bank of America, a 1.5 por ciento.

Los datos mensuales de la Reserva Federal de EU muestran que, en conjunto, los grandes bancos comerciales aumentaron sus reservas para créditos incobrables a solo poco menos de 1 por ciento en agosto, a 70 mil mdd, después de 10 meses consecutivos de bajas. Ese tipo de asignaciones alcanzaron un máximo de 174 mil mdd en abril de 2010.

Las reservas en todo el sistema se redujeron a menos de 1.4 por ciento de los créditos brutos al final del segundo trimestre, de acuerdo con la Corporación Federal de Seguro de Depósitos de EU, muy por debajo del máximo de 3.5 por ciento en 2010 y el promedio a largo plazo de 1.84 por ciento.

Los analistas dijeron que es probable que la relación no empiece a subir por un tiempo, pero que el nivel absoluto de las reservas puede continuar al alza, con lo que superará la tasa de crecimiento de los préstamos para muchos bancos.

Los sectores de la construcción y ciertas clases de hipotecas multifamiliares, por ejemplo, se ven vulnerables al aumento de reservas, ya que la calidad de crédito reportado es “simplemente demasiado bueno para creerlo, o para que se sostenga”, dijo Chris Whalen, director general senior de Kroll Bond Rating Agency en Nueva York.

“Cuando las valoraciones de activos comerciales y residenciales aumentan más rápido que el ingreso o el PIB, y la relación crédito con el valor aumenta también, la única certidumbre es que los precios no se van a mantener”, dijo.