Bancos españoles pasan de la supervivencia a la expansión

La llamada Ciudad Santander, hogar de 6 mil empleados de la institución durante las horas de trabajo, es reflejo de la nueva bonanza.
La sede de la financiera catalana La Caixa en Barcelona.
La sede de la financiera catalana La Caixa en Barcelona. (Miquel Llop/Nurphoto)

A la sombra de Boadilla del Monte  se levanta un complejo que deja en vergüenza a las demás sedes de los bancos... Es la Ciudad Santander, casa de los 6 mil empleados del Banco durante su horario laboral.

Las instalaciones tienen una cancha de futbol Astro Turf que inauguró Pelé, un centro médico y una universidad con 160 salones para alumnos y profesores invitados de Insead, Wharton y London Business School.

Las vans rojas con los logotipos de Santander recorren el complejo, transportan a clientes corporativos y privados entre el campo de golf, las salas de negociaciones y restaurantes, antes de que les regalen una botella conmemorativa de aceite de oliva de uno de los viejos árboles del sitio, que tiene mil 600 años de antigüedad.

El alboroto y la renovada autoconfianza alrededor de la sede de Santander tienen una razón. Los bancos españoles reciben el impulso por el crecimiento económico y una presencia más firme en la Unión Europea, luchan de nuevo tanto en los frentes domésticos como extranjeros, aunque la mayoría aún tienen una mentalidad cautelosa, que se fomentó por las recientes dificultades del país.

“Verás que gradualmente estas instituciones se vuelven más agresivas”, dice Pau Morilla-Giner, director de Inversión de London & Capital Asset Management, y señala la adquisición que realizó Banco Sabadell por el británico TSB, en mil 700 millones de libras.

“Tuvieron éxito al venir a Reino Unido y América Latina y se encuentran en una buena posición para comprar activos de los que salen”.

Los bancos con mala contabilidad y malas prácticas de operación se quedaron en el camino y solo sobrevive puñado de instituciones serias. La mayor parte de los que se mantienen parece estar en el modo de crecimiento, después de una limpieza masiva del sector financiero. Cincuenta y tres bancos se redujeron a solo 14 en cinco años.

“Solo quedan cuatro o cinco bancos serios en España”, dice Morilla-Giner. “Se engulleron a todos los eslabones débiles”.

De hecho, la división de Gestión de Activos de Santander está por fusionarse con Pioneer Investments, propiedad de la italiana Unicredit, para crear un gestor de activos mundial que maneje más de 350 mil mde en los mercados de Europa y AL.

Tanto los bancos privados como las casas de inversión consideran los fondos mutuos como un área de expansión potencialmente masiva, ya que los clientes tienen la preocupación de los malos rendimientos en los depósitos. Los fondos de inversión en España representan solo 9 por ciento de los activos financieros de los hogares, mientras que 45 por ciento se encuentra en depósitos bancarios, y 28 por ciento en inversiones directas, que incluyen acciones y bonos, de acuerdo con Lázaro de Lázaro, presidente ejecutivo de Santander Asset Management España.

Una de las principales razones por las que los bancos y los gestores patrimoniales y de activos españoles pueden cambiar tan rápidamente del modo de supervivencia al de expansión es su reconstrucción total de las plataformas de tecnología de la información. La mayoría de ellos ahora se encuentra muy por delante de sus competidores en los países europeos cercanos.

Se considera ampliamente a BBVA como el líder de la transformación tecnológica, después de tomar la decisión de ofrecer una amplia variedad de servicios digitales hace cinco años, de acuerdo con Alois Pirker, jefe de Investigación de Gestión Patrimonial de Aite Group, una consultora de EU. “Esto lleva a un efecto de montaña rusa”, dice Pirker. “Un banco hizo una declaración totalmente audaz y los otros reaccionaron”.

“Tenemos que ofrecer simuladores, aplicaciones, una comunidad en línea, herramientas que hagan perfiles del riesgo y acceso a las carteras 24 por siete”, dice Alberto Calvo, director de Banca Privada de BBVA. “Necesitas este tipo de oferta para sobrevivir”.

Pero la inversión en tecnología presenta una serie de obstáculos.

“Juntar los diferentes sistemas y lograr políticas comunes, lidiar con todo este tema de tecnología de información tomó más tiempo de lo que esperábamos”, admite Luis Moreno, quien supervisa 160 mil millones de activos como director de Banca Privada Global de Santander.

Su prioridad al integrar las unidades de banca privada de Santander, Banif y Banesto, fue desarrollar lo que llama una serie de “herramientas robustas de tecnología de información”, para dar comodidad a los clientes nerviosos, así como ayudarlos con asesoría de inversiones y productos.

El comprador e integrador más prolífico de todos es Caixabank, de Barcelona, incluso si su plan de convertirse en una marca financiera de la Península Ibérica se frustró temporalmente después de que retiró recientemente la oferta de adquisición por la portuguesa BPI.

Las operaciones españolas de Barclays, que incluyen 5 mil mde en activos de clientes, recientemente se sumaron a la franquicia de Caixa.

Caixabank “se aprovechó” de la consolidación del panorama español mejor que sus competidores, dice Víctor Allende, su director de Banca Privada y Personal. Fue responsable de integrar cinco plataformas diferentes de tecnología en un periodo de nueve meses.

Sus gerentes de relaciones pueden presentar estrategias de inversión a los clientes en computadoras personales Smart PC de edición de la compañía que les permite la firma digital. Las propuestas también pueden completarse a través de un canal seguro de comunicación de nombre Muro, que permite reasignar las carteras en segundos. “Ya no necesitamos enviar e-mails  que contengan información de nuestros clientes”, dice Allende.

Mientras su rival Santander ataca rápidamente los mercados minoristas y patrimoniales en una variedad de países, La Caixa es el primero en extender sus tentáculos a lo largo de los regiones de España lejos de su centro catalán.

“Poco a poco queremos posicionarnos como un banco nacional y después como uno internacional”, dice el directivo.

Para demostrar su dedicación, Allende y sus colegas pasan cada vez más tiempo en la capital española, llevan a sus clientes fans del futbol a ver al Real Madrid, rivales a muerte de su adorado Barça, patrocinado por el banco.

“Nuestro comité ejecutivo ahora cuenta con más seguidores del Real Madrid que del Barcelona”, dice con una sonrisa irónica. “Esta tiene que ser la primera vez en los libros de La Caixa”.

Si bien los bancos españoles se benefician con la mejora de la economía y una mayor certidumbre en la posición del país en la UE, Pictet, el banco suizo, les advirtió que no se dejen llevar.

El país crece a un ritmo mucho más rápido que EU, pero no todo el mundo comparte las ganancias, dice Luca Paolini, director de estrategia de Pictet Asset Management.

“España disfruta de un crecimiento de 3 por ciento, pero el desempleo es de 20 por ciento”.

14

Bancos españoles que sobrevivieron a las dificultades económicas; hace cinco años había 53

1,700 mdl

Monto de la operación con la que Banco Sabadell adquirió al británico TSB

3%

Crecimiento que presenta España; el desempleo es de 20%