Bancos alistan por las reformas 50 mil mdd

Pese a que 2014 no fue un buen año, el sector confía en que las reformas estructurales reactivarán la economía.

México

A pesar de que 2014 no fue bueno en términos económicos, el sector bancario cerró el año con una promesa de inversiones por 50 mil millones de dólares, confiando en que las reformas estructurales rectivarán la economía.

Simplemente la semana pasada, los bancos Santander y Scotiabank cerraron el año con anuncios de que inyectarán unos 25 mil  millones  de dólares (mdd) para financiar empresas y proyectos de infraestructura a partir de 2015.

Todo esto se da en un contexto en el que las estimaciones de crecimiento en el producto interno bruto (PIB) se han revisado a la baja, tanto para el total de 2014 como en 2015.

El consenso es que México apenas crecerá entre 2 y 2.5 por ciento este año (según Banco de México), y entre 3 y 4 en 2015.

A pesar de ello, la perspectiva con la implementación de las reformas, sobre todo la fiscal, la energética y la de telecomunicaciones, genera interés del sector bancario por financiar proyectos y empresas.

El anuncio más grande al respecto lo hizo la semana pasada Santander España. Su presidenta, Ana Botín, explicó que en los próximos cuatro años, mediante su banco local, aportará una bolsa de 15 mil millones de dólares; 10 mil mdd para proyectos de infraestructura y 5 mil mdd para apoyar pequeñas y medianas empresas.

En su visita a México, Botín destacó que el monto de inversión es una muestra de la confianza que tiene el grupo en el progreso del país, toda vez que aunque hay problemas al igual que en otras naciones, se tiene el liderazgo del gobierno y de las instituciones para salir adelante.

El año que está por terminar no ha sido el mejor para Banamex; sin embargo, en una muestra de respaldo de Citigroup, su casa matriz, su presidente, Michael Corbat, viajó a México en septiembre para anunciar inversiones y esquemas de crédito por unos 13 mil 500 mdd.

Acompañado por el presidente Enrique Peña Nieto, el banquero global anunció que entre 2014 y 2018 Banamex invertirá 20 mil millones de pesos en mejorar la infraestructura del banco, 50 mil millones de pesos para medianas y pequeñas empresas y 130 mil millones más a proyectos públicos y privados en el sector energético.

“Las inversiones corresponden al crecimiento sostenible que esperamos para México en los próximos años”, dijo Corbat entonces.

De forma más discreta pero muy puntual, Scotiabank se sumó a esta fiebre de inversiones. Primero, Brian Porter, presidente global del banco canadiense, al aprovechar su visita a México, hizo pública una inversión de 3 mil 600 millones de pesos —más o menos 240 millones de dólares—, de los cuales 3 mil 300 millones serán para mejorar la banca en línea y móvil.

Y para no quedarse fuera del negocio energético, luego informó sobre la extensión de sus esquemas de financiamiento en proyectos para el sector. De un monto inicial de 4 mil millones de dólares en los tres años anteriores, se trazó la meta de 10 mil millones de dólares en los próximos cuatro años, para proyectos públicos o privados de energía.

Para la colocación de los recursos, destacó recientemente el presidente de Scotiabank México, Enrique Zorrilla, el banco aprovechará la experiencia y conocimiento de la industria que tienen sus subsidiarias Scotia Waterous, Howard Weil y los Hubs Energéticos de Banca Corporativa que tiene en Houston y Calgary (Canadá).

Por su parte, y antes de dejar la dirección general de Grupo Financiero Banorte, Alejandro Valenzuela anunció la creación de un par de fondos con un valor de 500 millones de dólares cada uno, destinados a impulsar proyectos de infraestructura y energía. Además, en los próximos 10 años invertirán mil millones de dólares en la modernización tecnológica del banco.

La institución regiomontana no ha revelado detalles del par de fondos que suman mil millones de dólares, pero señaló que ya hay reuniones con inversionistas interesados y una vez que comiencen a operar, el siguiente paso será levantar más capital tanto en el mercado local como en los internacionales.

A inicios de año, HSBC fue el primero en manifestar interés por la reforma energética, y en alianza con la banca de desarrollo lanzó un fondo de 26 mil millones de pesos (mil 700 millones de dólares) para capitalizar a empresas mexicanas que participen en la cadena de producción del sector energético.

El grupo financiero más grande del país, el español BBVA Bancomer, se ha negado a anunciar los fondos con los que participará en los proyectos derivados de las reformas hasta que estén aterrizados por completo; sin embargo, previamente anunció una inversión de 3 mil 500 millones de dólares para fortalecer la infraestructura del banco y su plataforma digital.

Finalmente, Grupo Financiero Interacciones es uno de los más interesados en impulsar proyectos energéticos, pues según su director general, Carlos Rojo, ya tienen en la mira cerca de 50 proyectos. En lo que va del año la institución ha destinado cerca de 10 mil millones de pesos a este sector, pero en un lustro, producto de la reforma, espera llegar a 40 mil millones, aproximadamente 2 mil 700 millones de dólares.  



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]