“Bancomext, clave en la reforma energética”

Queremos convertirnos en el banco de la productividad. Nos vemos fondeando la importación de plataformas, barcos e infraestructura petrolera, afirma el directivo.
Enrique de la Madrid, Director general de Bancomext.
Enrique de la Madrid, director general de Bancomext. (Javier Garcia)

México

Ante el difícil escenario del fin de la explotación barata de los hidrocarburos, la reforma energética será el motor del crecimiento económico, afirmó Enrique de la Madrid, director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext).

En entrevista con MILENIO, el banquero aclaró que antes de ver un impacto en el producto interno bruto, el proceso de implementación debe concluirse, dado que será a partir de ese momento que llegará el grueso de inversionistas interesados en desarrollar energía.

Asimismo, aseguró que Bancomext jugará un papel clave en el desarrollo e impulso del sector mediante sus planes de financiamiento, los cuales, si bien no tienen un monto definido,  irán enfocados en apoyar la importación de plataformas petroleras, barcos e infraestructura para desarrollar energía eólica, renovable y fotovoltaica.

En el contexto de las reformas aprobadas, ¿cuál será el papel de Bancomext?

Queremos meternos en todo lo que aumente la competencia y convertirnos en el banco de la productividad. Bancomext tiene mucho que aportar; estamos enfocados en financiar los segmentos de maquila y naves industriales, turismo, automotriz, energético, eléctrico-electrónico, transporte y logística, minero, telecomunicaciones y aeroespacial, todos ellos son más o menos 50 por ciento de los créditos que damos en el primer piso.

Concretamente en el ramo energético, ¿cuál será su papel, qué tanto financiamiento destinarán?

No tenemos fondos definidos, sabemos por dónde viene el crecimiento de la demanda y tomamos precauciones, si un sector toma más dinamismo, ahí vamos. Nos vemos financiando la importación de plataformas petroleras, barcos e infraestructura petrolera; ya financiamos la parte eólica, pero las energías renovables están creciendo de manera importante; también nos miramos en la parte fotovoltaica, pues ya estamos en el sector, por ejemplo, estamos financiando a la empresa que produce el tubo para Los Ramones.

El sector energético implica riesgos, ¿la reforma financiera les ayudará a tomarlos?

El objetivo es que los bancos de desarrollo se vuelvan precisamente instituciones que promuevan, por medio del financiamiento, el desarrollo de los sectores donde hay más potencial, el hecho de que el crédito no sea suficiente ha sido un freno al crecimiento. Antes, las restricciones excesivas de Hacienda y la Función Pública inhibían la toma de riesgo, ahora cada banco tendrá más autonomía para decidir el riesgo que corre, lo que no significa que podemos ser irresponsables.

Pese a las reformas, la economía no se ha recuperado y sigue la incertidumbre; ¿será la energética realmente la clave?

Para mí la más importante de todas es la de energía. México durante muchos años ha vivido del petróleo, porque nos encontramos un yacimiento maravilloso como Cantarell, pero ya va a la baja, los tiempos de la exploración barata del petróleo ya terminaron. Por qué no se ve aún el impacto, porque las cosas llevan tiempo, el año pasado se hizo la reforma y apenas entraron las secundarias, aún no pueden llegar esas inversiones, eso llevará tiempo, pero pasará y entonces la energética se volverá el motor del crecimiento económico. El país tiene una posición macroeconómica estable, ubicación geográfica envidiable, mano de obra barata y bien calificada, y además tiene energía, eso es lo que se está construyendo.

Tras las reformas, ¿cuál es el siguiente paso para el país?

Lo siguiente que se tiene que hacer es eslabonar sectores de la economía con base en fortalecer las cadenas de proveeduría, me refiero concretamente a lograr la integración de empresas medianas y pequeñas con cadenas globales de suministros; para ello se puede aprovechar la experiencia y los contactos que tiene Bancomext con las grandes empresas y así desarrollar una verdadera cadena de proveeduría en el país. Si esos proveedores crecen importaremos menos y exportaremos más.

Ese es el objetivo cualitativo del banco, ¿cuál es el cuantitativo planteado para el sexenio?

Nos hemos propuesto la meta de crecer 20 por ciento anual, lo que nos llevará al final del sexenio con un balance de 200 mil millones de pesos en crédito; es decir, más del doble de lo que teníamos al inicio, porque pasará de 73 mil a 200 mil millones. No nos ha hecho falta dinero para prestar, pero esperamos una ampliación de capital por parte de Hacienda, y venderemos algo de cartera para tener más flujo de capital y así seguir creciendo al ritmo que esperamos.