Banco de México mantiene tasa de interés en 3.75%

El Banxico destacó que la expansión económica local en el primer trimestre estuvo sustentada en un dinámico consumo privado.
La sede del Banco de México.
La sede del Banco de México. (Juan Carlos Bautista)

Ciudad de México

El Banco de México mantuvo intacta en 3.75 por ciento su tasa referencial de interés, tal y como esperaba el mercado. El Banxico destacó que la expansión económica local en el primer trimestre estuvo sustentada en un dinámico consumo privado.

De acuerdo con el anuncio de política monetaria del organismo,  el balance de riesgos para el crecimiento mundial se deterioró, pues la recuperación de la mayoría de las economías avanzadas y de algunas emergentes ha sido menor a la anticipada, aunado a que existe desbalance entre oferta y demanda de crudo, y persiste la posibilidad de un desorden ante la normalización de la política monetaria de Estados Unidos, por lo que se no se descartan nuevos episodios de volatilidad que afecten al país.

El Banxico refirió que las autoridades del país deben mantenerse vigilantes para continuar reforzando los fundamentos macroeconómicos del país, ya que esto contribuiría a distinguir a México de otros países emergentes, de tal forma que el componente de riesgo soberano en las tasas de interés, al igual que otras primas de riesgo, permanezcan estables en niveles bajos.

En cuanto a la economía nacional, el instituto central destacó que el crecimiento del primer trimestre del año se sustentó en el dinamismo del consumo interno, pues la demanda externa tuvo un comportamiento desfavorable, la inversión fija continúa débil y la producción industrial mantiene un escaso dinamismo, por lo que prevalece holgura en la economía.

Dijo que las condiciones inflacionarias siguen siendo favorables, pues la inflación general se ubica por debajo de la meta de 3 por ciento y la subyacente –que excluye el precio de bienes y servicios más volátiles, como agropecuarios y energéticos- mantiene una moderada tendencia al alza, como consecuencia de la depreciación del tipo de cambio que se registró desde finales de 2014.

Dado que el escenario central sobre el comportamiento de la inflación para el corto y el mediano plazo es congruente con la meta permanente de 3 por ciento, la Junta de Gobierno no modificó el objetivo para la tasa de interés de referencia, pero seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de ésta, en especial del tipo de cambio y su posible traspaso a los precios al consumidor, así como la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, indicó el Banxico.