BM reduce perspectiva de crecimiento para México en 2017

La economía mexicana tendrá una expansión de la misma magnitud que este año, el pronóstico del organismo se mantuvo en 2.5 por ciento para 2016.
Economía mexicana.
El INEGI informó que la economía mexicana creció 2.5%, en el trimestre octubre-diciembre de 2015 con relación al mismo trimestre de 2014. (Reuters)

Ciudad de México

El Banco Mundial redujo su previsión de crecimiento para México para 2016 y 2017. Para este año se prevé una expansión de 2.5 por ciento, una disminución desde el 2.8 por ciento de su pronóstico anterior, de acuerdo con su informe Perspectivas Económicas Mundiales.

El Banco Mundial espera que, para el próximo año, la economía mexicana se acelere a 2.8 por ciento, lo que representó una disminución en su perspectiva de 0.2 por ciento, con respecto a su último informe de enero pasado. 

El Banco Mundial indicó que México ha logrado mantener un crecimiento estable, así como otros países en Centroamérica y el Caribe, que se han beneficiado por una expansión en sus exportaciones, así como en la actividad turística. 

A pesar de este escenario, el pronóstico de crecimiento permaneció sin cambios en 2016 en comparación con el año pasado, debido al proceso de consolidación fiscal, y solo se espera un repunte hacia 2017-2018, por la depreciación del peso frente al dólar, lo que puede repuntar las exportaciones, y con el fortalecimiento de la economía de Estados Unidos. 

El Banco Mundial indicó que la diversificación en la exportación de productos de países como México –el cual disminuyó su dependencia de exportaciones petroleras– apunta a la importancia de impulsar nuevas tecnologías para aumentar la competitividad. 

Además, el crecimiento de las exportaciones no petroleras también se relaciona con la cercanía económica de México con Estados Unidos, así como “una mayor competitividad por la depreciación (del peso frente al dólar) y un consumo apoyado por un incremento en el ingreso real en medio de la caída del desempleo y la inflación”. 

“Sin embargo, los bajos precios del petróleo se han traducido en una significativa pérdida de ingresos, lo que obligó al gobierno mexicano a repetidamente recortar el gasto fiscal especialmente en inversiones gubernamentales”, advirtió el Banco Mundial. 

El Banco Mundial recordó que México experimenta una caída en su inflación por la caída de los precios del petróleo –y por consiguiente de energéticos– así como la reforma en telecomunicaciones que disminuyó el costo de distintos servicios. 

“Mientras la debilidad regional se mantiene en 2016 y con una expectativa de una nueva contracción severa en Brasil, la economía de Latinoamérica y el Caribe espera una contracción de 1.3 por ciento”, señaló el documento del Banco Mundial. 

Este entorno de bajo crecimiento económico no es exclusivo de la región, ya que el Banco Mundial también disminuyó su pronóstico de crecimiento mundial a 2.4 por ciento en esta actualización de sus perspectivas en junio, con respecto al 2.9 por ciento de enero pasado. 

“Los mercados emergentes y las economías en desarrollo exportadores de productos básicos han tenido dificultades para adaptarse a la disminución de los precios del petróleo y otros productos básicos clave, y esto representa la mitad de la revisión a la baja”, señaló el BM en un comunicado. 

“Este crecimiento lento subraya las razones por las cuales es crucialmente importante que los países apliquen políticas orientadas a impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de vida de las personas que subsisten en la pobreza extrema”, señaló Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.