2016, año complicado para México: Banco Base

La institución prevé que para el próximo año el producto interno bruto aumentará 2.3 por ciento, por arriba del 2 por ciento previsto para 2015, pero lejos de su potencial.
Los productos se encarecen por la inflación.
Al cierre de 2016 la inflación se ubicará en una tasa anual de 4.05%.

Ciudad de México

El próximo año será complicado para México, pues el crecimiento económico se prevé  moderado, la inflación resultará más alta que en 2015, la volatilidad en los mercados financieros y la crisis petrolera continuarán, además es probable que se realice un recorte en el gasto público, de acuerdo con Banco Base.

En conferencia para presentar sus perceptivas económicas del próximo año, la directora de Análisis Económico Financiero de la institución, Gabriela Siller, indicó que para el próximo año estima que el producto interno bruto (PIB) aumentará 2.3 por ciento, por arriba del 2 por ciento previsto para 2015, pero lejos de su potencial.

En cuanto a la inflación, la directiva señaló que se ubicará al cierre de 2016 en una tasa anual 4.05 por ciento, por arriba del 2.65 previsto al finalizar 2015. Explicó que al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC),  ya se ha observado un incremento en el rubro de mercancías no alimenticias, lo cual sugiere un impacto por la depreciación del tipo de cambio; no obstante, considera que la cifra prevista no tendrá un impacto importante en el consumo.

Referente a la volatilidad de los mercados, Gabriela Siller mencionó que ésta provendrá de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, pues mientras la Reserva Federal no determiné cuándo y en qué magnitud se dará el alza en las tasas de interés, la incertidumbre continuará.

Se sumará la preocupación por el desempeño económico de China, ya que se evidencia una desaceleración y el crecimiento de esa nación rondaría el 5 por ciento.

Así, las tensiones tanto de Estados Unidos, como de China, provocarán una mayor fortaleza del dólar, por lo que Banco Base estima que el tipo de cambio cerrará 2015 en un rango entre 16 y 17.4 pesos por dólar, y para 2016 el intervalo estará entre 15.50 y 17.20 pesos.

En el ámbito interno, la institución financiera considera que, a diferencia de otros países de Latinoamérica, existe estabilidad económica y política; sin embargo, la crisis del petróleo es un tema que seguirá afectando a la nación. No solo los precios seguirán bajos, debido al exceso de oferta mundial, sino que la producción también será menor, lo que es probable que obligue al gobierno a realizar un ajuste en el gasto público.