Banca de desarrollo, el “acicate” para catapultar el crédito

La cartera de crédito de ese organismo creció 15% en 2014, y para este año se tiene como objetivo financiar proyectos en los sectores electrónico y aeroespacial; el funcionario dice que el recorte ...
El encargado del organismo financiero en entrevista con MILENIO.
El encargado del organismo financiero en entrevista con MILENIO. (Jesús Quintanar)

México

A raíz de la reforma financiera, la banca de desarrollo busca dejar atrás su etiqueta de conservadora y convertirse en un verdadero “acicate” para los bancos comerciales y así aumentar la derrama de crédito, comentó Enrique de la Madrid, director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext).

En el último año la también llamada banca de fomento aumentó su saldo crediticio en aproximadamente 15 por ciento, mientras que su contraparte privada apenas alcanzó 2.4 por ciento, de acuerdo con cifras del Banco de México.

Al evaluar esos números, comentó el banquero público en conversación con MILENIO, de cara a la 78 Convención Bancaria, se avanza en uno de los objetivos de la reforma, que es presionar a la banca comercial y demostrar que se puede crecer a un mejor ritmo; sin embargo, no significa que busquen sustituirlos, sino solo ser un buen complemento.

Un año importante para Bancomext, creció su cartera más de 40 por ciento, ¿cómo lo lograron?

Fueron básicamente dos acciones: una, la flexibilidad de la reforma financiera nos brindó una autonomía que permitió tomar más riesgos, la prueba es que la banca de desarrollo creció 15 por ciento en 2014; la otra es que apoyamos a sectores que están vinculados al comercio exterior y que son muy dinámicos.

En la banca de desarrollo, ¿los efectos de la reforma financiera alcanzaron su tope?

Los bancos de desarrollo debemos seguir siendo muy agresivos en términos de tomar riesgos, pero cuidando nuestro capital; no se trata de prestar sin sentido, sino con responsabilidad. Aún tenemos muchas áreas de oportunidades y debemos trabajar de la mano de la banca comercial para ir donde no podemos llegar solos. Por ejemplo, Bancomext no puede ir solo a atender a las Pyme, no tenemos el tamaño ni la estructura de la banca comercial, por eso debemos encontrar cómo trabajar juntos y compartir riesgos, a fin de aumentar la penetración financiera.

¿Los bancos de desarrollo no pueden ir solos y así aumentar la competencia?

En nuestro caso no tenemos la fuerza en cuanto a oficinas de representación; eso nos impide ir solos, pero, por ejemplo, Financiera Rural sí las tiene y puede ir sola a nichos de crédito en el campo, pero depende de la naturaleza de cada banco de fomento. Pero la realidad es que nosotros nunca vamos a tener la estructura de la banca comercial respecto a sucursales o sus herramientas de análisis de crédito, entonces, mal haríamos en pensar que podemos ir al mercado sin considerar a la banca privada.

¿Descartan totalmente un sistema como el brasileño, en el que ambas bancas compiten como iguales?

Creo que aquí no aplica; el modelo brasileño es diferente al nuestro. Por mencionar algo, en Brasil la mitad del crédito en su economía proviene del gobierno; es un modelo muy diferente, la nuestra es una economía de mercado, con una banca privada y una de desarrollo que la complementa, a fin de cubrir las fallas, y asistimos a sitios donde consideramos que la banca comercial no entra. Nosotros no nos podemos imaginar como un sistema en el que la mitad del financiamiento venga del Estado, es una concepción filosófica distinta, pero sí somos una banca de desarrollo agresiva, que apoya y que además es un incentivo, y por qué no decirlo, un acicate; es decir, si crecemos a tasas tan altas nos voltearan a ver y se preguntarán cómo lo hemos hecho.

¿Existe el objetivo de meter presión a la banca comercial?

Sí. Tan es así que en la reforma financiera hay una parte en la que se le dan nuevas facultades a la Secretaría de Hacienda para darle seguimiento a la banca comercial y verificar que los recursos estén yendo a los sectores productivos, y es que si bien la banca comercial es un servicio que dan los privados, es de carácter público, por eso no sigue las reglas de cualquier negocio particular, tiene que responder a los intereses públicos, aunque hay que reconocer que deben responder a los accionistas y ahí es complicado encontrar un equilibrio.

¿Qué viene para este 2015?

Por lo que vamos viendo, el año empezó similar, seguimos concretando créditos grandes. El reto para este año, punto en el que queremos seguir trabajando, es cómo vincular a las grandes empresas exportadoras con su cadena de proveeduría; además, así como lanzamos el año pasado un programa dirigido al sector automotor, ya estamos en conversaciones con la Secretaría de Economía para que este año sean lanzados por lo menos dos programas similares que ayuden a impulsar dos nuevos sectores estratégicos para el país.

¿Cuáles sectores tienen en mente para ayudar a despegar este año?

Uno de ellos puede ser el eléctrico-electrónico; se trata de un sector que es un gran exportador, pero que el contenido nacional de sus producciones es bajo; es decir, genera enormes empleos, hay empresas muy grandes que exportan muchísimo, pero su componente nacional aún es muy bajo. El otro sector lo seguimos platicando y será decisión de la Secretaría de Economía, pero lo más probable es que sea el aeroespacial.

Desde el año pasado ha externado su interés por ese segmento, ¿a qué se debe tanta euforia?

Seguimos buscándolo porque es un sector que crece 20 por ciento anual, la realidad es que aún no hemos encontrado cómo meternos de lleno con algún cliente interesante y así fondearlo para que despegue, pero sabemos que ya hay más de 200 proveedores en el sector; hemos tenido acercamientos con la asociación que los aglutina y estamos deseosos de participar en ese sector, nos gusta, queremos entrar y lo vamos a lograr.

Un sector en el que ya están es el energético, ¿lo sigue viendo tan bueno como un año atrás?

Con los recortes, Pemex no podrá realizar algunos proyectos, pero se piensa buscar empresas privadas que los puedan concretar. Entonces, si a la reforma energética le combinas el recorte fiscal creo que eso potenciará las inversiones privadas; por eso estamos muy metidos y fortalecimos nuestra área de energía; lo que queremos es tomar esas oportunidades y para ello estamos trabajando con proveedores de Pemex, buscamos financiarlos y acelerar el crecimiento del sector. Por lo anterior, me parece que el recorte y la caída del precio del petróleo no frenarán la llegada de inversiones.

Mexicana, ¿caso cerrado?

Los derechos de cobro que teníamos sobre Mexicana y de empresas que nos debían los aportamos a un fideicomiso; lo mismo hicimos con los motores dados en garantía. Siento que en ese sentido el trabajo del Bancomext concluyó en su mayor parte y ahora es responsabilidad del fideicomiso. Es preciso apuntar que esos recursos se iban a utilizar para capitalizar el taller de mantenimiento de la aerolínea, y al capitalizar los recursos el fideicomiso se volvió dueño. Bancomext cumplió el compromiso de facilitar y llegar a un arreglo en el concurso mercantil, ya no somos responsables de dar seguimiento a la venta de esos activos, ahí la información es de la SCT y el fideicomiso.

Nosotros ya no tomamos ninguna decisión.