No se puede estar tranquilo, la gran enseñanza de 2014

Para Banamex, el año pasado fue especialmente difícil: Oceanografía la defraudó con casi 500 mdd, pero meses después se reveló un nuevo caso, el de una empresa de seguridad privada, lo que provocó ...
“Entre nuestros servicios consideramos prioritaria la Afore”.
“Entre nuestros servicios consideramos prioritaria la Afore”. (Octavio Hoyos)

México

La principal enseñanza que dejó 2014 al Grupo Financiero Banamex es que, pase lo que pase, nunca se puede estar tranquilo en lo que a procesos de control se refiere, porque siempre hay algo en lo que pueden mejorar, aceptó su director general, Ernesto Torres Cantú.

Si para alguna institución fue particularmente difícil el año pasado, fue para Banamex. A principios de 2014 se destapó que la naviera Oceanografía lo defraudó con casi 500 millones de dólares; meses después se reveló un nuevo caso, ahora de una empresa de seguridad privada, situación que provocó la salida de Javier Arrigunaga de la dirección general.

De estos y más temas conversó con MILENIO Ernesto Torres Cantú, quien afirmó tajantemente que aunque los rumores sean cada vez más fuertes, definitivamente Banamex no está en venta.

La entrevista se realizó con motivo de la 78 Convención Bancaria, que arranca hoy en el puerto de Acapulco, Guerrero.

Llegó a la dirección del grupo en un momento clave, ¿cuál fue el reto inmediato?

Llegué con una gran responsabilidad, pero también con un gran privilegio de dirigir al grupo más antiguo y con mayor tradición de nuestro país; pero el punto más importante en ese preciso momento era asegurarnos de que aprendimos las lecciones y hacer los cambios que fueran necesarios para que algo similar jamás nos vuelva a suceder, digamos que eso era lo urgente.

¿Cuál es su propósito?

En términos de lo importante hacia adelante es, sin duda, ser el mejor grupo financiero de México, y eso lo mides de diferentes maneras; primero, siendo el preferido de nuestros clientes, eso es la base de toda la estructura, pero también debemos ser el mejor lugar para trabajar y, por supuesto, continuar siendo la institución más comprometida con el país.

El caso Oceanografía los marcó, ¿qué lección sacaron?

Son varias enseñanzas que nos dejó aquello, pero creo que la primera y la más importantes es que nunca puedes estar tranquilo respecto a los procesos de control, siempre hay algo que mejorar, siempre hay algo que debes checar, y siempre hay algo que puedes hacer mejor. Sin lugar a dudas, esa es una lección importantísima que aprendimos el año pasado, siempre debes seguir mejorando y exigiéndote más como tal.

Fue un tema que les trajo una sanción de la CNBV y un llamado a corregir ciertos procesos, ¿cómo los asimilaron?

Efectivamente, hubo señalamientos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, los cuales los tomamos, obviamente, muy bien y prácticamente ya terminamos de implementar todas las recomendaciones que nos hizo la autoridad que nos regula.

El juez desconoció a Banamex como uno de los acreedores, ¿cómo va la posibilidad de recuperar el dinero de Oceanografía?

En su momento presentamos el recurso legal correspondiente para decir que no estamos de acuerdo con lo que dictaminó el juez, pero en este tema de Oceanografía yo creo que el mensaje verdaderamente importante es que fue algo que nos pasó: en su momento tomamos la pérdida como nuestra, aprendimos nuestras lecciones y ahora es momento de dar el caso por cerrado y seguir de ahí para adelante.

A raíz de todo esto, los rumores sobre la venta de Banamex se han incrementado ¿está en el panorama?

La respuesta ya la dijo Michael Corbat, quien es nuestro presidente a escala global, y parafraseándolo lo dijo más o menos así: ya no sé de qué manera explicarlo, pero Banamex no se encuentra en venta. Entonces, a pesar de esa claridad que se ha manejado, pues hay rumores, pero insisto, la respuesta siempre ha sido categórica.

¿Ni siquiera la venta de una parte del negocio, como la Afore, por ejemplo?

Definitivamente no es algo que tenemos contemplado; la Afore es un negocio clave para nosotros, tenemos años con ella y es un servicio clave para nuestros clientes en términos de su retiro y de lo que ahí pueden ahorrar para una vejez digna, lo cual es una preocupación básica. En ese contexto, lo que digo es que tener a la Afore como parte de nuestros servicios lo consideramos prioritario.

¿Sigue en pie el programa de fondos que lanzaron el año pasado antes de la salida de Arrigunaga?

Así es, el año pasado anunciamos tres cosas: una inversión en tecnología de 20 mil millones de pesos, un fondo de crédito de 130 mil millones de pesos para energía e infraestructura y uno más de 50 mil millones para pequeñas y medianas empresas; esos fueron los tres anuncios que, por supuesto, ratifico y estamos absolutamente comprometidos a entregar este tipo de crecimientos.

¿Ya comenzó la derrama de los 130 mil millones en energía e infraestructura?

En términos de los 130 mil millones de pesos en particular, eso depende más de la implementación de las reformas, y en específico de la energética, pero ya tenemos de nuestros clientes muchísimos proyectos alrededor, tanto de infraestructura como de energía, y sin lugar a dudas vamos a comenzar a ver el uso de esos 130 mil millones de pesos conforme vaya avanzando este año.

Comenta que esta derrama depende mucho de las reformas, ¿la energética sigue teniendo la misma fuerza?

Las inversiones en el sector de energía no son inversiones que haces para recuperarlas en seis meses, sino que las proyecciones son a 10, 15 o 20 años; sin duda, el precio del petróleo es una de las variables y está sujeto a volatilidad, por eso las empresas interesadas en invertir en energía están acostumbradas a tener este tipo de volatilidad en el precio y piensan más bien en los plazos que menciono. Las que se enfocan en ese tipo de proyecto siguen con exactamente el mismo apetito, pero también hay unas cuantas inversiones que son de corto plazo y que dependen del precio del petróleo, esas tienen un plazo más corto y sí pueden detenerse hasta que vean más claridad.

¿Ya ven cambios en el sector?

Creo que la reforma financiera ya empezó a dar algunos resultados. El ejemplo más claro lo vemos en el segmento hipotecario pues el número de clientes que llevó su crédito de una institución a otra para mejorar su tasa de interés no es menor. Son números que no habíamos tenido nunca y es una clara consecuencia de la reforma; aún no están todos los cambios pero, sin duda alguna, los veremos conforme vayamos avanzando.

¿Se presta el plano económico para el avance de la banca?

En lo particular, nosotros esperamos tener este año un mejor crecimiento respecto al año pasado. Y en lo que respecta a la economía, si nos vamos un poquito más atrás, hemos crecido apenas 1 y 2 por ciento, pero para este año creceremos alrededor de 3 por ciento, entonces sí hay una aceleración y en ese sentido ya lo estamos viendo, sobre todo en la parte de consumo, que venía un poco más despacio. El crecimiento de la economía sí será mayor y como consecuencia el crédito que vamos a otorgar también será mayor.

¿Le preocupa el tema de la inseguridad como un obstáculo?

Como todo México, queremos que nuestro país sea más seguro, sobre todo en ciertas zonas, pero en términos de representar hasta ahora un riesgo para las inversiones; la vedad es que hemos visto poca incidencia al respecto, pero eso no quiere decir que como país no debemos estar preocupados por cada vez estar más seguros, esa es una ocupación que debemos tener siempre todos los mexicanos.