Baja a 2.4% estimación de crecimiento para México

En marzo, los especialistas del sector privado encuestados por el Banxico dijeron que la causa es la debilidad del mercado interno y el entorno global.
Los especialistas pronostican que la inflación repunte a 3.3% en 2016.
Los especialistas pronostican que la inflación repunte a 3.3% en 2016. (Mónica González)

México

Los especialistas en economía del sector privado redujeron por tercera vez consecutiva en el año su expectativa de crecimiento económico para 2016, al ajustarla a 2.4 por ciento, desde 2.45 por ciento, informó el Banco de México.

Asimismo, redujeron su previsión para 2017, para establecerla en 2.92, desde 2.98 por ciento.

“Para 2016, los especialistas consultados otorgaron la mayor probabilidad al intervalo de 2.5 a 2.9 por ciento, si bien ésta es cercana a la del intervalo de 2 a 2.4 por ciento”, señaló el Banxico como resultado de la encuesta de marzo con especialistas.

“Para 2017, los analistas continuaron asignando la mayor probabilidad al intervalo de 2.5 a 2.9 por ciento”, añadió.

Los especialistas señalaron la debilidad del mercado externo y la economía mundial como los principales obstáculos para el crecimiento económico, seguido del precio del petróleo, así como la inestabilidad financiera internacional. En cuarto lugar nombraron la inseguridad como factor que obstaculiza el crecimiento.

A pesar del ajuste, se redujo el número de analistas que consideró que el clima de negocios en el país empeorará en los próximos seis meses.

También disminuyó la cantidad de especialistas que consideró que las condiciones económicas empeoraron desde hace un año, así como el porcentaje que piensa que es un mal momento para invertir.

Los especialistas del sector privado pronosticaron que la inflación repuntará a 3.3 por ciento en 2016, lo que representó una ligera disminución de 0.04 puntos porcentuales. En tanto, para 2017 el sondeo pronóstico una inflación de 3.41 por ciento, una disminución de 0.03 por ciento respecto a la medición de febrero.

La meta de inflación del Banxico se encuentra en 3 por ciento +/– un punto porcentual, por lo que este pronóstico se alinea a las expectativas, y la inflación se encuentra en 2.71 por ciento anual, de acuerdo con el dato de Inegi de la primera quincena de marzo.

Por lo tanto, la expectativa de los especialistas es que la inflación se mantenga dentro del pronóstico de corto y mediano plazos. Y que el dólar termine el año en 17.66 pesos, una reducción respecto a los 17.89 pesos de febrero.

Los encuestados esperan que el tipo de cambio disminuya aún más el próximo año, al ubicarse en 17.30 pesos por dólar, una reducción respecto a los 17.43 pesos de su pronóstico pasado. Sin embargo, esos niveles aún están lejos del registro previo al ciclo de depreciación de 2015.

A partir del tercer trimestre de 2016 los especialistas anticipan en promedio una tasa objetivo mayor a la actual.

Advierten que la tasa de interés se ubicará en 4.19 por ciento al cierre del año, mientras que en 2017 será de 4.87 por ciento.

Riesgos e incertidumbre

La Junta de Gobierno del Banco de México decidió no elevar su tasa de referencia y mantenerla en 3.75 por ciento en su última decisión, pero un grupo de miembros señaló que no descarta aumentos este año, que dependerán del escenario de riesgos e incertidumbre en los mercados financieros internacionales, así como la tasa de interés en Estados Unidos.

“Por ello prevalece la posibilidad de que se realicen ajustes adicionales en la postura monetaria en México si la situación así lo amerita y en independencia de las acciones de la Reserva Federal, como por ejemplo ante un escenario de expectativas de inflación desalineadas con la meta”, señala la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México.

“La mayoría de los miembros consideró que el balance de riesgos para el crecimiento se mantiene sin cambio respecto de la decisión de política monetaria del 4 de febrero”, indica la minuta.

En cuanto a la inflación, la junta dijo que, aunque ahora se ubica por debajo de 3 por ciento anual, se espera un repunte en los precios al consumidor, principalmente por la fluctuación que se espera en el precio de los combustibles a mediados del año, pero cerrará dentro de la expectativa del banco entre 2 y 4 por ciento anual.