Baja número de tarjetas de crédito bancarias

La incertidumbre de los usuarios ante la situación económica del país, el principal motivo, argumentaron expertos.
BBVA Bancomer presentó una caída en la colocación de plásticos, y Banamex un alza.
BBVA Bancomer presentó una caída en la colocación de plásticos, y Banamex un alza. (Sara Escobar/Archivo)

México

La debilidad económica del país resgistrada el año pasado generó dudas sobre el uso de las tarjetas de crédito, lo cual provocó que en 2013 el número en circulación tuviera una caída de 2.5 por ciento respecto al cierre de 2012.

De acuerdo con los reportes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al término del año pasado la cantidad de plásticos bancarios ascendió a 23 millones 403 mil, sin embargo, esta cifra es menor en 604 mil, en comparación con los 24 millones 7 mil que había un año atrás.

Carlos Lomelí, director general de Banca de Consumo de Scotiabank, explicó que en todo el año pasado hubo incertidumbre entre los tarjetahabientes, lo que se sigue viendo en este primer trimestre; sin embargo, prevé que conforme avance el año esta herramienta se recuperará.

BBVA Bancomer es el intermediario con la mayor cantidad de tarjetas de crédito colocadas en el mercado; no obstante, tuvo una caída anual de casi 6 por ciento, tras haber pasado de un total de 7 millones 782 mil a 7 millones 323 mil.

Por el contrario, Banamex —segundo mayor participante— registró un aumento de 3.65 por ciento, al avanzar desde 5 millones 552 mil tarjetas en 2012 hasta 5 millones 755 mil en 2013, lo que significa que sumó a su cartera alrededor de 203 mil plásticos nuevos.

Para Carlos Lomelí, las diferentes reformas estructurales que ha impulsado el gobierno desde el año pasado deben traducirse en un aumento de la economía formal, lo cual se reflejará en una mayor base de contribuyentes, y como un proceso natural las tarjetas de crédito retomarán fuerza.

"Hay una gran apuesta de los reguladores y de la banca en la formalización, creemos que habrá una mayor base de contribuyentes pagando impuestos y esto entrará en un proceso natural, mi expectativa es que las tarjetas retomarán fuerza y la gente las siga utilizando, dado que es un buen instrumento si se sabe usar", dijo el directivo.

Contrario a lo que se ha visto en otros segmentos del crédito al consumo, en el caso de las tarjetas de crédito su índice de morosidad ha mostrado una disminución debido a que en el transcurso del último año, según datos de la CNBV; bajó de 5.57 a 4.97 por ciento, aunque aún está por encima del 3.06 por ciento que registra todo la carteara de crédito.

Por ello, Carlos Lomelí de Scotiabank resaltó la importancia de que las instituciones financieras sean cuidadosas en el análisis para el otorgamiento de crédito, de tal forma que se vea la capacidad de endeudamiento que tienen los clientes para que no sobrepasen su límite y caigan en algún tipo de problema.

Asimismo, aseguró que el nivel de morosidad de este segmento es relativamente bajo, por lo que no considera que haya encendido ningún foco rojo: "Seguimos con cuidado todo lo que son los indicadores, ha habido algunos créditos en el mercado que han subido, como préstamos personales, pero seguimos ayudando a nuestros clientes con planes de mitigación si es el caso", puntualizó.