Baches son por baja calidad y falta de mantenimiento: especialista

El ingeniero civil, Arnold Pacheco, comentó que en el estado las calles las realizan con material diferente al concreto, lo que las vuelve más fáciles de que se dañen.
Los baches ponen en riesgo a los automovilistas.
En el estado no se practican los mantenimientos que se le tienen que dar a las vialidades periódicamente, indicó el ingeniero civil. (Foto: Raúl Palacios )

Monterrey

Los materiales que se utilizan actualmente en la zona metropolitana de Monterrey para construir las vialidades no sólo son de baja calidad, sino que se le da poco mantenimiento, esto ocasiona que se quiebre, se creen baches y se deslaven calles como sucedió en los últimos días en la ciudad, señaló el ingeniero civil, Arnold Pacheco.

En entrevista con MILENIO Monterrey, Pacheco, quien ha realizado investigaciones sobre el tema en colaboración con ex alumnos de la misma carrera del Tec de Monterrey, aseguró que a diferencia de otros estados de la República, en Nuevo León no se toman precauciones para cuidar las calles y arterias por las que transitan miles de carros diariamente.

"Actualmente, se realizan las calles de Monterrey con un material que se llama FM3. La pregunta que nos hacemos más de uno es: ¿por qué no se construyen las calles con concreto? Este tiene un periodo de vida de 25 o 30 años... La respuesta es, porque así es más barato", apuntó Pacheco.

Señaló que este es un tema que ha molestado a los profesionales de dicha área, ya que si se realizan comparaciones con el tipo de materiales que se utilizan en otras entidades federativas, no es difícil darse cuenta que no se están haciendo bien las construcciones en Nuevo León.

"En otros estados, como en el sur del país, le ponen un agregado y entonces el pavimento no queda tan lisito. Cuando ruedan los coches aquí en Monterrey no se escucha el ruido de la llanta porque la calle es lisita, cuando se rueda en las carreteras o vialidades del sur del país, si se puede escuchar un ruido. Esto es por lo rugoso del pavimento. Esto hace que cuando se frene aquí, se resbale", argumentó.

Explicó que la rugosidad de ese tipo de materiales que se usan para el pavimento en carreteras hace que incremente el coeficiente de fricción entre la llanta y el pavimento. Esto, de igual manera, hace que dichas arterias sean más resistentes ante las inclemencias del clima.

Además, en el estado no se practican los mantenimientos que se le tienen que dar a las vialidades periódicamente.

"Es natural que por la temperatura que tenemos en Monterrey se generen grietas en las calles. Cuando empiezan a aparecer estas grietas, se debe de sellar para evitar que no entre el agua y cause estos baches que luego vemos porque se pierde la compactación de la terracería", comentó Pacheco.

Y es que, según investigaciones hechas por Carlos Fonseca, director de la carrera de ingeniería civil del Tecnológico de Monterrey, mejorar el tipo de materiales que se utilizan en la construcción de las vialidades, no solo evitaría el derrumbe de puentes o la creación masiva de baches durante la época de lluvia, sino que disminuiría además el número de accidentes automovilísticos.

"Al ser la capa de rodamiento del pavimento la responsable en parte de la seguridad, su construcción debe ser hecha con materiales que presenten una buena adherencia entre el neumático y la superficie de rodamiento, alta macro textura, baja reflexión de la luz, buena absorción del ruido interior y exterior del vehículo por rodamiento, baja proyección del agua por lluvia, bajo desgaste de neumáticos y reducción del envejecimiento y consumo de combustible de vehículos".

De acuerdo a los datos de dicha facultad, Nuevo León tiene la tasa más alta de accidentes viales en el país: 250 accidentes por hora durante lluvias.