El BCE y Santander aumentan la presión en los bancos europeos

El mes pasado se les informó a los bancos sobre la actualización de los objetivos de relación.
Una de las sucursales de la financiera ibérica.
Una de las sucursales de la financiera ibérica. (Javier Ríos)

Londres

Los bancos más grandes de la zona euro tienen una nueva presión para recaudar capital adicional, después de que el Banco Central Europeo estableció nuevos objetivos individuales y el banco español Santander respondió la semana pasada con la venta de acciones con un valor de 7 mil 500 millones de euros.

El BCE, que en noviembre asumió la regulación de los 130 bancos más grandes de la zona euro que tenían supervisores nacionales, le dio a las instituciones de crédito hasta finales de esta semana para apelar contra las relaciones de capital que cree que necesitan. El mes pasado se les informó a los bancos sobre la actualización de los objetivos de relación, que reflejan la creciente presión regulatoria para que los bancos fortalezcan sus niveles de capital.

Incluso después de que las autoridades realizaron pruebas de estrés en las instituciones de crédito más grandes de Europa en octubre, los escépticos creen que muchos todavía tienen demasiada deuda y muy poco capital en sus balances. Los analistas de Berenberg proyectan que los bancos en la zona de la moneda común tienen un déficit de capital de alrededor de 230 mil millones de euros.

Dos personas familiarizadas con la emisión de acciones de Santander dijeron que el cambio de la responsabilidad regulatoria para el banco español más grande, de Banco de España al mecanismo único se supervisión del Banco Central Europeo jugó un papel importante en la ampliación de capital.

El banco más grande de la zona euro por capitalización de mercado negó que la venta de acciones fuera influenciada por el Banco Central Europeo.

Los banqueros de inversión tienen la esperanza de que la recaudación de capital de Santander del jueves pasado abra las puertas para surjan más ampliaciones de capital. Entre los bancos que se cree que tienen niveles de capital relativamente débiles y que pueden tener que seguir el ejemplo de Santander se encuentran el italiano UniCredit y el austriaco Raiffeisen. En la lista también están los franceses BNP Paribas y Société Générale, y Deutsche Bank y Commerzbank, de Alemania.

Los bancos de la zona euro enfrentan muchos riesgos, que incluyen los temores de una posible salida de Grecia de la moneda común, ya que el país tendrá una elección anticipada: un lento crecimiento, aumento de las tensiones en Rusia y la caída de los precios del petróleo. “El creciente escepticismo en Europa permanece como el riesgo financiero (riesgo de cola) clave en un año de múltiples elecciones… y probablemente hará que sea un viaje más volátil”, dijo Citigroup en una nota de investigación sobre bancos.

No se revelaron los requisitos de capital que exige el Banco Central Europeo, aunque algunas instituciones hicieron públicas sus relaciones. Monte dei Paschi di Siena, el tercer banco más grande de Italia, dijo el viernes que posiblemente necesite una relación de capital ordinario Tier 1, una medida clave de la fortaleza financiera, de hasta 14.3 por ciento. El promedio europeo es de 11 por ciento.