Avanza Uber en su lucha contra barreras regulatorias en Europa

La Comisión Europea analiza reglamentar la aplicación de taxis dentro del ámbito continental en lugar de hacerlo a escala nacional.
En algunas naciones se ha prohibido la aplicación.
En algunas naciones se ha prohibido la aplicación. (Pfaffenbach/Reuters)

Bruselas

La lucha que sostiene Uber contra las barreras regulatorias en Europa recibió un impulso después de que la Comisión Europea dio la señal más clara de que considera las formas para regular la aplicación de taxi al ámbito europeo en lugar de hacerlo a escala nacional.

Los planes de que se realice un estudio más detallado en el mercado europeo de taxis para “proporcionar los antecedentes para que la comisión pueda decidir la necesidad —y la posible personalidad— de cualquier acción adicional a escala Unión Europea surgieron en una carta privada que envió la comisionada del transporte.

La comisión, que recibió quejas contra Francia y Alemania, dijo que en el año fiscal se apoyó el desarrollo de servicios de movilidad nuevos e innovadores. Mientras que los servicios como Uber no deben burlar las leyes nacionales, los Estados miembros tienen que respetar los principios generales de derecho de la Unión Europea, como la proporcionalidad, la no discriminación y la libertad de establecimiento, dijo la comisión.

Uber soporta un difícil entorno regulatorio desde que se lanzó en Europa en 2012, mientras que se multa a sus conductores o se confiscan sus coches.

Aunque Uber es legal en algunos países, como en Reino Unido, en otros opera en un mercado “gris”, donde su legalidad no está clara. En algunos casos, como en España, se prohibió la aplicación para solicitar taxi.

La carta la envió Violeta Bulc, quien supervisa la regulación de transporte, al presidente de la comisión del transporte del Parlamento Europeo. En ella, la comisionada dijo que ahora las regulaciones de taxis se tratan a escala nacional, lo que conduce a diferencias en los costos y en los servicios de taxis, así como normas inconsistentes para Uber dentro de un solo mercado.

Bulc escribió: “Como resultado, la regulación y la situación de mercado difiere de un Estado miembro a otro, e incluso de una ciudad a otra”.

El mes pasado, en Ámsterdam, la sede de Uber en Europa, las autoridades allanaron las oficinas de la aplicación de taxis e interrogaron al personal por más de seis horas.

UberPop, el servicio de bajo costo que permite que los conductores utilicen sus autos particulares para recoger a los pasajeros, se prohibió en el país, lo que llevó a Uber a acumular multas hasta por 100 mil euros, el nivel máximo que permite la ley holandesa.

En distintas ciudades en toda Europa surgen violentos conflictos entre conductores de Uber y taxistas con licencia, y en algunas ciudades atacan a los conductores de Uber.

En Bruselas, donde UberPop es ilegal, algunos conductores se niegan a recoger a los pasajeros cerca de los sitios de taxis, ya que hay casos en que los taxistas destrozan sus autos o los reportan con la policía.

El grupo, con sede en San Francisco, contraatacó en los últimos meses y presentó denuncias ante la comisión contra los gobiernos de Francia, Alemania y España, que intentan limitar o prohibir el servicio.

La semana pasada, en Francia un tribunal le garantizó a Uber un aplazamiento al remitir el asunto al tribunal de apelaciones más alto del país, lo que significa que los conductores de UberPop pueden seguir con sus operaciones de manera provisional.

En los últimos meses aumentó el escrutinio sobre las regulaciones para los grupos estadunidenses de tecnología en Europa, después de que el presidente Barack Obama acusó de proteccionismo a los reguladores europeos.

100 mmde

Multa que acumula la empresa en Holanda, la máxima cantidad en ese país.